De acuerdo a la información, el Canciller Patiño viajó a la República Islámica de Irán, donde cumplirá una extensa agenda de trabajo, durante la visita al país persa, se tiene previsto que se reúna con el Presidente iraní, Ahmadineyad; entre los temas a tratarse, según la Cancillería, es “la transformación integral del Sistema de Naciones Unidas”, esto a más de pretencioso, más parece una broma.

Irán es un país donde gobierna una dictadura teocrática férrea, no existe respecto a los más elementales derechos humanos, no hay libertad de prensa y cualquier atisbo de oposición es reprimida brutalmente. Irán es un país donde aún se puede condenar a muerte a una mujer por adulterio; además, se mantiene la llamada Ley del Talión o Código de Hammurabi aquella del “ojo por ojo, diente por diente”, de hace casi 4 mil años. Entre las declaraciones desafiantes e irresponsables de Ahmedineyad, están las que dijo que “Israel debe ser borrado del mapa”, además aseguró que el genocidio de más de seis millones de judíos por parte de los nazis nunca existió.

Entre las actividades que realizará el canciller, es la de participar en representación del presidente Correa en la Cumbre: “África y su diáspora: un pasado, presente y futuro compartido” la que se realizará en Johannesburgo, capital de Sudáfrica. Se dice que Patiño tendrá reuniones bilaterales con delegados que visiten ese país por motivo de la Cumbre. El motivo de estos diálogos será la próxima apertura de cinco embajadas del Ecuador en Kenia, Argelia, Nigeria, Angola y Etiopía.

Si bien es cierto que nuestro país soberanamente puede establecer relaciones con los países que el Jefe de Estado, como único responsable de la política exterior, decida; pero es necesario ceñirse a lo que determina la constitución en su Art. 416, que dice “Las relaciones del Ecuador con la comunidad internacional responderá a los intereses del pueblo ecuatoriano”, más temprano que tarde, quienes actualmente manejan las relaciones del Ecuador con la comunidad internacional, como reza el artículo mencionado, “rendirán cuenta sus responsables y ejecutores…”.

Una pregunta suelta: ¿cuáles son los intereses y beneficios de la relación con Irán y con los cinco países que se piensa abrir embajadas?

A propósito de relaciones internacionales; el lunes 21 de mayo, se conmemoró “El Día del Diplomático” y el XXV aniversario de la que en vida fue la Academia Diplomática “Antonio J. Quevedo”. Con seguridad estas conmemoraciones deben haberse celebrado con una solemne misa de réquiem.