Opinión

En Educación… ¡cuán lejos estamos!

Una de las investigaciones más importantes que se hacen en el mundo sobre los países y la calidad de sus sistemas de educación es el denominado “Program for International Student Assessment” o PISA, el cual se basa en el análisis del rendimiento de estudiantes a partir de unos exámenes mundiales que se realizan cada tres años y que tienen como fin la valoración internacional de los alumnos y alumnos de hasta quince años oriundos de los países seleccionados. Una de las consideraciones más importantes dignas de mencionarse es que PISA no analiza los programas escolares nacionales, sino que revisa los conocimientos, las aptitudes y las competencias que son relevantes para el bienestar personal, social y económico. Para ello no se mide el conocimiento escolar como tal, sino la capacidad de los estudiantes de poder entender y resolver problemas auténticos a partir de la aplicación de conocimientos de cada una de las áreas principales de PISA.

Las pruebas miden esencialmente las competencias en tres variables importantísimas en educación: competencias en el desarrollo de la comprensión lectora, de las habilidades matemáticas y ciencias naturales. En anterior entrega mencionaba que Finlandia ha sido durante los últimas tres mediciones el país con logros –considerados- excepcionales y se ha mantenido entre el primer y segundo puesto cada tres años. Japón y Canadá reciben sus avances con un afán de mejoramiento descomunal y otros países como Corea del Sur, por ejemplo, destacó en el 2003 en los puntajes acerca de “resolución de problemas” –primer puesto-, pudiendo relacionarse a esto su tercer puesto mundial en “número de patentes inscritas” con lo cual pareciera su interés para el desarrollo de la creatividad y la innovación un proceso coherente desde las aulas escolares hasta las universitarias.

Otro aspecto interesante de destacar, es el nivel de inversión que hacen estos países en sus niños y niñas. Finlandia, por ejemplo, invierte en educación un 6,51 % de su PIB –producto interno bruto-, mientras que el promedio total de Europa es de 5,21 del PIB. Corea del Sur, está por encima del 14,00% de inversión de su PIB en educación. ¿Qué nos dice esto?. ¿Acaso una mayor inversión garantiza la calidad?. Parece más lógico entender que la “calidad” de la inversión es un factor muy importante. Otra novedad interesante es la puntuación muy baja que recibe la educación escolar norteamericana, lo cual parece afirmar que las quejas de los padres de familia estadounidenses acerca de los logros de sus chicos y chicas tiene sentido. Aunque… ¡las comparaciones son odiosas!.

El aproximadamente 2,8% anual del PIB que hace Ecuador en su educación –habría que contar también dentro de este rubro a lo que se envía a las universidades y no sólo a las escuelas-  conmueve, pues lo menos que podría decirse es… ¡injusto!. ¿Quién determina lo que vamos a hacer?. Se me dirá que no son factibles las comparaciones pues son realidades distintas. Todo para justificar lo injustificable. ¿Cuándo mediremos a nuestros estudiantes con el afán de mejorar los procesos educativos?. En el tema universitario últimamente ya se habla de un examen de medición de logros de los jóvenes al culminar el Bachillerato –lo cual ya ha despertado airadas protestas y no menos aplausos-.  

Ojo amigos y amigas, la educación es una INVERSIÓN fundamental para que un país salga de la pobreza, de la corrupción y de la tragedia nacional. ¿Cuándo entenderán eso los “padres y madres de la Patria”?. Hasta tanto temas menos importantes y menos urgentes parecen adueñarse de los titulares de los diarios… A  ese ritmo… ¿qué pasará en diez o quince años con los actuales niños, niñas y jóvenes?. ¿Tenemos esperanza o como adultos seguimos repitiendo aquello de que… “en este país del pasado, la gente del presente continúa matando el futuro?

0 Comentarios

  1. Avatar
    Carlos Polastri

    Muy buena informacion mi Dr. Le cuento que estamos en proceso de conformacion de la Confraternidad de nuestra promocion, para lo que ya se realizo la primera reunion formal con los nuevos directivos del CEES, algo que quisimos hacer cuando Ud estaba, y que lamentablemente no lo hicimos, espero que esta ve lo finalicemos. Lo mantendre al tanto, esta pendiente la invitacin a mi casa no crea que me olvidado, sino que estado un poquito complicado de salud, un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *