14 abril, 2024

El país que queremos los ecuatorianos

Yo lo llamo  el país de Manuelito, pero  la gente honesta que somos la mayoría, queremos un país  sin heridas  ni fronteras  abiertas,  un país  con  políticas públicas  para  nuestros principales problemas que son la inseguridad   ciudadana, la inseguridad  jurídica, la inseguridad  social , el desempleo  ,el libre acceso a la administración de  justicia, a la educación de calidad, a la salud   etc., para tener un país próspero, seguro, de libertad económica, financiera, de inversión, de comercio, de producción diversificada; de libertad para hacer negocios lícitos, para trabajar, para investigar, con zonas francas; sin  el perverso sistema  electoral,  cuya seguridad descanse en el Estado y en el ejercicio del derecho de sus ciudadanos, a defender su integridad personal, su libertad y su propiedad, debidamente capacitados  con  fuerzas  armados, disciplinadas,  con suficiente decisión y munición para repeler todo abuso del narco tráfico internacional y de las mafias políticas  al interno del país.

Para lograrlo, debemos reorganizar las funciones del Estado, crear  el equilibrio de poderes  a fin de evitar la cubanización del Ecuador, mantener la dolarización de mercado, fortalecer el republicanismo, el nacionalismo, desterrar los  falsos patrioterismos ,devolviendo la independencia a las tres funciones del Estado, la autonomía a los órganos de control y los fueros y autonomía, a la fuerza pública; sobre la base del respeto irrestricto a la vida, a la libertad, a la familia, a la propiedad y a la Patria altiva digna y posible

Urge   a los ecuatorianos la comprensión del verdadero valor de la unidad nacional en la diversidad, salir del narco-Estado plurinacional, es decir, con la decencia de asumir con responsabilidad las consecuencias.

El actual modelo inmoral, dilapida los recursos de la Nación, para sembrar votos, lealtades y consolidar el narco-Estado de ratas, rateros y ratones incrustados en todos los movimientos y partidos políticos tradicionales y  de alquiler   que propician  fraudes electorales

En lo normativo, debenos efectuar una reforma estructural parcial de la Constitución para eliminar la Función de Transparencia y Control Social; la Función Electoral; el CNE.

Para atacar la obesidad del Estado en la Función Legislativa debe haber solo 24 senadores y 51 diputados. En la Función Ejecutiva se debe eliminar   50 entidades públicas que su única función es burocratizar el estado, reactivar el turismo con el sueño de Alfaro convertido en chatarra y solo deben quedar nueve ministerios:

1) Gobierno.

2) Relaciones Exteriores, Agricultura, Ganadería, Acuacultura, Pesca, Comercio e Integración.

3) Economía y Finanzas.

4) Defensa.

5) Interior.

6) Recursos Estratégicos.

7) Desarrollo de la Inteligencia.

8) Salud Estatal.

9) Desarrollo Social.

En la Función Judicial debe devolverse a las Cortes su capacidad sancionadora; el Consejo de la Judicatura debe restringirse a administrar servicios y bienes judiciales; regresándole a dicho órgano, el Registro de la Propiedad que hoy está en poder de Alcaldes y Prefectos vinculados al narcoterrorismo internacional, enemigos de la libertad y la propiedad privada, lo cual es altamente peligroso, nuestros bienes, a merced del hampa política.

Parte de este análisis consta en la exposición de motivos del proyecto de reforma parcial de la Constitución de la República del Ecuador mediante consulta popular liderado por el doctor Orlando Amores Terán y otros, de agosto del 2019 signado con el Dictamen de la Corte Constitucional No 7-19-RC-2019

Artículos relacionados

¿Gobierno de los Pobres o Gobierno caro?

Si usted contrata a una persona y a su equipo de trabajo para que administren sus bienes y sus ingresos, y esta persona y su equipo gastan todos los ingresos anuales que usted recibe, venden sus activos (pertenencias) y hacen gastos de inversión con deuda, ¿usted estaría contento con esos administradores o pensaría que han resultado muy caros?

Es un gobierno caro el que consume todos los ingresos de sus ciudadanos, correspondientes a sus impuestos y a la venta de sus recursos naturales. En 2014, el Gobierno consumirá todos los ingresos y la inversión se hará con deuda. 0% de los ingresos serán invertidos.

¿Una democracia Presidencialista?

Este criterio, para los momentos del siglo que corre, como que no va más! El
estado-nación, que ha venido procesando su estadía política, desde mediados
del siglo XVII, hoy, casi 4 siglos después, ha colmado definitivamente las
funciones de la estructura republicana. Más aun… Con esta situación, aunque
gestionando algunas alternativas para subsistir en su accionar democrático,
puede decirse que ha sido rebasado. Por propia diligencia en la búsqueda de
solución a sus graves contradicciones. Es cierto que lo nuevo no siempre es
sinónimo de lo mejor. Pero está!

Hoy, sin embargo, con las fronteras del estado nacional quedadas del
tiempo, y avasalladas por la tecnología comunicacional sin esperanzas de
recuperación, de facto la exigencia de más alternabilidad social, más
libertad individual, más participación por derecho, resalta en prioridad.
Negar este hacer es invocar la toma del poder de cualquier forma del
autoritarismo político, definitivamente en desuso. Algo que, ciertamente,
genera en su manifestación socio cultural, inestabilidad jurídica, deterioro
de los derechos sociales, dependencia política de los valores y normas
institucionales… Es que el presidencialismo en una democracia contradice su
esencia misma, al dar paso a la existencia de una dictadura camuflada. Claro,
aparentemente protegida por los mismos criterios constitucionales que la
denuncian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×