15 abril, 2024

Insomnio

Que intensas que fueron nuestras conversaciones,
cuando solíamos subir a la terraza de la casa de tu abuela Alba y fumar un puro.
Pienso en las horas que compartimos
y cómo nuestros cuerpos se desvanecían empachados de tantos besos.
Todo eso quedo en la nada.
Me pregunto,
¿a dónde va todo eso que existió?
Cada tanto,
me consuela
pensarte
antes de dormirme.
Y volver a sentir esa felicidad plena que viví con vos ese verano del 2012.
Espero no volver a verte más,
Solo siento felicidad al recordarte
así estoy bien.
¿Se puede ser feliz sin los cuerpos?



Artículos relacionados

El renacuajo paseador

RiN rIn ReNaCuAjO

Voy a presentar por unas semanas, una serie de cuentos infantiles en verso de un poeta colombiano del cual ya hemos hablado antes, Rafael Pombo. Veamos ahora la triste historia del Renacuajo paseador:

El renacuajo paseador
Rafael Pombo

El hijo de rana, Rinrín Renacuajo
salió esta mañana muy tieso y muy majo
con pantalón corto, corbata a la moda
sombrero encintado y chupa de boda.
– ¡Muchacho, no salgas! – le grita mamá
pero él hace un gesto y orondo se va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×