30 mayo, 2024

Gobiernos corruptos, no estado fallido

Terminadas las protestas, volvemos a lo mismo que teníamos antes del paro: Matanzas, sicariatos, justicia mal administrada, desorden y caos en todas partes, en las cárceles, en las calles, en los juzgados, pero para el presidente Lasso todo está tranquilo.

El vertiginoso crecimiento del Riesgo País hasta 1.600 (15-7-2022), aún después de terminadas las protestas, junto con un precio de petróleo cuya tendencia hacia abajo podría llegar a consolidarse en semanas próximas, si se acuerda el incremento de la producción petrolera mundial, señalan el precario futuro del Gobierno.

Una minoría que maneja el poder y que manipula todo, trata de aferrarse al poder y muestra su deseo de compartirlo con otros, similares a ellos, aunque sean sus rivales, porque peor sería perder el control total del poder, por lo que irresponsablemente hablan de Federalismo en Ecuador para distraer la atención de los temas nacionales fundamentales. No presentan estudios, pero generan incertidumbre en nuestro caótico y crítico país, aumentando el riesgo país y reduciendo las posibilidades de inversión nacional y extranjera.

Este tipo de propuesta no denota amor por la patria, sino por el poder y el dinero. El falso patriotismo debe ser cuestionado, no es suficiente envolverse bajo la bandera de Guayaquil cuando sus orígenes son de lejos de nuestra patria y discriminan a aquellos cuyas raíces son de aquí.

La protesta reciente descubrió a regionalistas y racistas, cuyas razones son tan dañinas como las que dicen rechazar. No son propuestas sensatas ya que provienen del prejuicio y del odio, de un sentimiento de superioridad que realmente refleja la inferioridad de quienes las emiten.

Es una muestra de desesperación por conservar al menos una parte del poder. Sienten el rechazo a sus desastrosos gobiernos que provocan alternativas que les causa terror, sin embargo, no dejan la mala costumbre de manipular y chantajear y no paran, así vean que el país se hunde.

Ya que al fin se dieron cuenta que culpar a Correa no hizo más que revitalizarlo, ahora culpan al «Estado fallido que produce gobiernos fallidos», como si la estructura del Estado es la culpable de tener gobernantes corruptos. O sea, que al tener Federalismo los corruptos se harán honestos.

Lo que realmente tenemos es un país caótico, no un estado fallido sino un estado gobernado por gente sin escrúpulos. Quienes proponen el Federalismo muestran un desconocimiento tal, que parecen conocer solo la palabra mas no el contenido, su significado, su forma administrativa, ni sus consecuencias.

Justificar gobiernos corruptos diciendo que la culpa es de la estructura del Estado, que ha causado un estado fallido que a su vez produce gobiernos fallidos, es una acción grave. Con esto se quiere decir que los gobernantes corruptos no tienen culpa de ser ladrones, sino que el Estado es el culpable de que se roben la plata.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Este buen artículo escrito por Carlos Sagnay de la Bastida, es realmente un llamado a la conciencia. Por doloroso que sea es la realidad de lo que estamos viviendo día a día en el país, en cada uno de los puntos fundamentales que ha tocado el articulista, como son la incertidumbre en la economía, la indefensión frente a la inseguridad y delincuencia, nueva masacre en las cárceles, encima esta “gran idea”del señor feudal, de convertir a Guayaquil en un estado federal.
    En un sistema donde las elecciones se han comprado, no tenemos democracia sino plutocracia, ellos han hecho lo que su naturaleza les ha dictado: robar todo lo posible. No tenemos gobierno, lo que tenemos es una tiranía política y económica perpetrada por una minoría poderosa. Parecería que somos nada para esta mafia política, que están regodeándose entre ellos, bien apoltronados en sus comodidades, beneficios y placeres. Políticos que han degradado, destrozado, y aniquilado al país, porque les hemos permitido acumular ese poder destructivo.
    Es increíble la facilidad con la que la gran mayoría de ecuatorianos somos mal gobernados por unos pocos y hemos entregado nuestra voluntad a estos delincuentes de cuello blanco. No debemos someternos a estos gobernantes que actúan en secreto, en contubernio y hacen pactos oscuros, debemos sacar a la luz y condenar sus fechorías, así disiparemos su poder, porque él poder se mantiene fuerte cuando actúa en la oscuridad.
    Despertemos nuestras indolentes conciencias y espíritus, pasemos a la unidad y acción colectiva para desmontar el orden establecido y resquebrajar este sistema corrupto, somos nosotros los que debemos obligar al gobierno a actuar con equidad, justicia y sabiduría, ellos no lo harán por sí mismos porque les falta la base moral.
    Cuándo nos vamos a poner del lado de nosotros mismos?
    Fátima Macancela
    Pensar, hacer, ser

  2. Razones por las que no se puede implementar el federalismo con este caciquismo político que tiene tomado Ecuador, Guayaquil y sus dependencias.

  3. Pienso que el estado fallido es un plan concebido para mantener el poder de gente que está tras el poder de los políticos. Unirnos es necesario, pero la gente tiene que haber ganado conciencia y valores. Y la educación política ayuda, pero no es lo único.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×