1 marzo, 2024

“Lean mis labios: no nuevos impuestos”*

La riqueza se puede entender de muchas maneras, pero medirla con fines tributarios conlleva algunas aristas que no necesariamente hacen que un contribuyente con amplio patrimonio tenga la suficiente liquidez para satisfacer al erario. Que paguen más quienes más tienen suena políticamente correcto; entre aquellos que más poseen se encuentran los beneficiados de 14 años de prebendas estatales. ¿Acaso están en la primera línea de recaudaciones? ¿Alguna evidencia de que maximizaron la creación de empleos gracias a sus extraordinarios beneficios?

El mercado, doblemente golpeado por la crisis económica y la pandemia, espera señales que apunten hacia una reactivación que de ninguna manera se gestará por la vía impositiva. Si los impuestos resolvieran la insolvencia del Estado, bastaría con aumentarlos, pero aquello ahuyentaría la inversión y asfixiaría la economía. Sin crecimiento económico no existe fórmula alguna que cree empleos, genere consumo y recaude más ingresos para el fisco. Una economía pujante es reconocida por sus libertades transaccionales y el dinamismo de sus oportunidades (laissez fare). Este es el momento de la visión gubernamental del largo plazo; no plantearla significaría limitarnos a gradualistas políticas de inmediatez y remediación económica (subsidios).

Un país siempre será más solvente a través del movimiento de las fuerzas del mercado y producto de la velocidad del circulante derivado. Quien gana $1,000 o 2,000 mensuales no es rico, es apenas menos pobre que quien recibe un salario mínimo.

* “Read my Lips: No new taxes”. Expresión utilizada por George H.W. Bush en la Convención Nacional Republicana de 1988.

Artículos relacionados

Temas que preocupan

Hay temas que preocupan por el contenido que estos tienen, no obstante no se les da la importancia porque no se dimensionan las consecuencias. Trataré algunos intercalándoles pensamientos del libro ‘El Hombre Mediocre”, de José Ingenieros.

La alocución de una de las principales autoridades del país, causó comentarios por su contenido y lo profundo del pensamiento que revelaba sin lugar a dudas su forma doctrinaria. “Compañeros, en nuestra historia pocos han tenido mucho y somos muchos los que no tenemos nada(?), hay que virar la tortilla, que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda, como lo canta el grupo Quilapayun. “ Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad”

Dinero electrónico

Tema muy comentado en los últimos días, que a algunos les preocupa, a otros no les parece viable y muchos ni siquiera lo entienden, menos les interesa. Es común la utilización de […]

1 comentario

  1. Total,ente de acuerdo enviarlos al Presidente que está en manos de cordes y los corifeos capitolinos sería bueno ya que se ha olvidado de sus principios libertarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×