29 mayo, 2024

Una enfermedad social: la inseguridad

¿Qué es lo peor que puede pasarle a nuestro cerebro cuando nos enfrentamos al peligro, real o imaginado?

Pues que los sentidos le transmitan al sistema límbico el miedo y la angustia… eso va directo a una estructura que se llama AMÍGDALA cerebral que a través de una intrincada relación neuronal con numerosas vías nerviosas y de torrentes de sustancias neuroquímicas en la sangre, culmina con la producción de una respuesta de defensa o de huída… si este estímulo al sistema nervioso es reiterado y constante, se genera lo que llamamos en su forma más “simple” STRESS y en su forma más agresiva ansiedad, depresión y colapso nervioso…

Pero… ¿Qué ocurre cuando esa sensación de temor, de miedo o de peligro sucede cuando debo salir de mi casa y los asaltos en la calle están a la hora del día, o cuando envío a mis hijos al colegio con noticias últimas de secuestro y vandalismo? ¿cómo afecta al sistema nervioso de los ecuatorianos el incremento de los robos de vehículos o los asaltos a entidades bancarias por criminales cada vez más avezados?, o… ¿las noticias que recibimos por las redes sociales acerca de peligros, agresiones, asaltos y riñas intracarcelarias?, ¿cómo influye todo esto en la salud mental de los ciudadanos?

La sensación de inseguridad es fatal para el deterioro del sistema nervioso de los seres humanos y el ESTADO tiene el deber de precautelar por la seguridad social y el equilibrio de oportunidades…

LA INSEGURIDAD SOCIAL no solo es un caldo de cultivo preciso para otros y otros problemas como la drogadicción, la tenencia de armas, la violencia doméstica o la misma corrupción política, es un DECIDIDO FRENO A LA PROSPERIDAD, pues provoca que la voluntad y el ánimo de la población se detenga paralizados por el miedo y no exista productividad en grandes conglomerados humanos… que temen por sus familiares y amigos…

Una sociedad que no tiene seguridad en sus organizaciones ni en su porvenir ESTÁ SECUESTRADA POR EL FRACASO y sin opciones claras de mejorar.,.. NO ES CUESTIÓN DE TENER MÁS POLICÍAS NI DE SACAR EL EJÉRCITO A LAS CALLES, EXCLUSIVAMENTE, es un asunto de fondo que amerita soluciones de fondo en un Ecuador inequitativo e injusto en la propia distribución de sus riquezas…

Cárceles atiborradas de presos en las que se mezclan los más avezados criminales con los que deben una pensión alimenticia a sus hijos… politiquería que muestra verdaderas apologías del delito en quienes elegimos, educación de muy mala calidad para muchos y de buena calidad para pocos, sistema judicial con grandes cuestionamientos, familias destruidas por la falta de oportunidades, pérdida de control de los sistemas penitenciarios… corrupción por donde se mire… EN ESTE PANORAMA ES NECESARIO UN PACTO SOCIAL QUE CONVOQUE A LOS MEJORES CEREBROS DEL PAÍS PARA QUE DESDE NUESTRA PROPIA REALIDAD ASUMAMOS LOS ROLES QUE NOS CORRESPONDAN ORIENTADOS POR LIDERAZGOS ÉTICOS, QUE SÍ EXISTEN EN EL ECUADOR PERO QUE PERMANECEN IMPÁVIDOS ANTE TANTO LATROCINIO…

 

Artículos relacionados

Nos queda la duda (2)

(droga incautada) Continuando con mis “dudas razonables”, sobre la incautación de 1 Ton. de droga de 2 Hdas. de la zona de Puerto Inca, también me llama la atención que el OPERATIVO, […]

3 comentarios

  1. Todo se relaciona, la injusticia es una sola, se manifiesta de muchas maneras pero la raíz está en la falta de presencia del Estado por la ineptitud de los gobiernos. Interesante considerar la percepción de inseguridad como un factor de salud pública por su impacto en la salud emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×