Ratas, ratas y más ratas – Desde mi Trinchera
Opinión Política Sociedad

Ratas, ratas y más ratas

Una nueva epidemia que azota al país.

Así es, se entronizaron en las altas esferas de los gobiernos de turno. Se hicieron viral, en ministerios, vicepresidencias, presidencias y demás instituciones del estado,- con las excepciones que confirman la regla-.

El presidente Moreno, destapó algunas “alcantarillas” donde habían logrado establecer sus madrigueras, algunas guardan prisión, otras pusieron sus patas en polvorosa y huyeron a domiciliarse en países donde las ratas son bienvenidas y en ocasiones bien protegidas. pues, al parecer no les interesa cooperar con la justicia ecuatoriana. pese a encontrarse en “alerta roja”. las “ratas” tienen poder mediático y sus escondites escogidos, tienen el apoyo de los “gobiernos rateros” que las protegen-

La fiscalía general del estado, inició un proceso de fumigación, logró meter en prisión a unas cuantas ratas, otros procesos de fumigación, están a punto de ampliar el largo listado de tales abominables especímenes, que utilizaron los poderes del estado para engullirse millones de dólares en los bolsillos, pero siguen pensando que son probos y honestos y no admiten que ya están fichados por la acción de las investigaciones realizadas. sólo los ingenuos, no creen en las pruebas, videos, grabaciones y disposiciones que dictaron desde sus altos cargos. no han faltado los lavadores de dineros mal habidos, que sólo los ingenuos siguen creyendo que son los redentores de la humanidad y sus muchos o pocos ahorros se los entregaron, a cambio de la promesa de impagables intereses.

No sé, si es sólo ingenuidad, o estupidez, o desmedida ambición, de quienes les entregan sus patrimonios por una promesa falsa e im posible de cumplir a corto plazo, esto es, hasta que las autoridades descubran la ilegalidad de sus métodos y empresas , quedándose la mayor parte de los creyentes, sin sus dineros y sin los prometidos intereses, que ningún negocio lícito será capaz de producir.. pero así somos los ecuatorianos cuyos tránsfugas iniciaron sus trapecías por los años 70 del siglo pasado. algunos de estas ratas tenían sus madrigueras en el exterior. después desaparecen por encanto, sin dejar rastro de ellas, ni a quien poderles reclamar sus inversiones.

Las “ratas” ecuatorianas se hacen fuertes en ministerios, e instituciones que manejan los recursos del estado: el petróleo, el oro, las hidroeléctricas, las vías de comunicación. etc.,etc.

Todo parecía años atrás que las ratas salvarían al ecuador y su sostenido desarrollo por trescientos años por lo menos. todo estaba fríamente calculado: constitución pro delincuencial, sobre precios, coimas interesantes y una justicia doblegada, a la que le metieron las manos hasta el fondo de los piolines. el país convertido en un verdadero paraíso para las ratas, donde Adán y Eva, podrían comer las manzanas que querían y repartir las sobras con las serpientes, que los aplaudían.

Se sigue investigando y condenando a las ratas, por sus compras con sobreprecio de mascarillas y fundas de cadáveres en los inicios de la pandemia, de las utilizaciones de los aviones presidenciales, sin ruta conocida a paraísos fiscales, sin pasajeros y con carga desconocida o en jets privados alquilados para huir al exterior, que lo sabemos, gracias a que se estrellaron en el país vecino. en fin, era la era del festín de las ratas y hoy sufrimos las consecuencias los ecuatorianos y siguen las actuales y nuevas autoridades del gobierno descubriendo madrigueras y negociados.

Estas ratas (humanas), se alimentan de una substancia verde, la llaman dólares, tienen forma de coimas, unas,, otras de glosas, otras acompañadas de intentos de abusos sexuales, de femicidios, violaciones, maltratos físicos, que se negocian en el mercado,, con los procedimientos contemplados en el COIP, que resulta un excelente manjar para sus especialidades culinarias y no culinarias, con las que sobreviven . y hasta intentan desde sus madrigueras, seguir disponiendo, mandando y ejerciendo sus “derechos” vulnerados por los fungicidas y fumigadores de la justicia o por las decisiones administrativas, que intentan sanear con sus justas decisiones, las “alcantarillas”, donde se esconden.

Las ratas, han llegado a infectar instituciones otrora solventes que mantenían garantizadas, las inversiones financieras de las instituciones y de los ciudadanos, para mejorar la rentabilidad de sus dineros, sin mayores riesgos, pero que jamás imaginaron que tales intermediarios desviaran los procedimientos legales, de suerte que hoy, tales inversiones están en una especie de limbo, hasta que los responsables de tales procedimientos, paguen con sus cuerpos en alguna cárcel del país o del extranjero. y no se esfume los dineros limpios de las instituciones que confiaron en sus, al parecer torcidos procedimientos.

Las “ratas” (humanas), bailan de gusto, mientras los ratones duermen, hasta que la empresa eléctrica de la justicia les apaga la rockola. es entonce cuando tales ratas, se vuelven ratas reales (animales) y empiezan a deambular por las calles céntricas de las ciudades y hasta en los barrios pelucones, convirtiéndose en un peligro para sus moradores, invadiendo en ocasiones, sus domicilios, tachos de basura y en ocasiones en los automóviles, donde al calor del motor, encuentran también la paz necesaria para escapar de los fumigadores y de las fumigaciones que, de cuando en cuando, realizan las autoridades locales y las direcciones de salud ministeriales

Esperemos que el nuevo gobierno, continúe con las fumigaciones de la ratas, tanto las humanas como las reales, antes que las ratas se apoderen del país, y de nuestros patrimonios.

Recordemos que las ratas son también transmisoras, no de virus, pero si de bacterias, tan mortales como el virus del coronavirus y nuestro sistema de salud y el iees, carentes de presupuestos suficientes y fondos propios, no podrán controlar una peste más, de las ya existentes en el país, peor aún una tan peligrosa y contagiosa como la bubónica.

4 Comentarios

  1. Hernan Zambrano

    Las ratas son animalitos extraordinarios y bajo ninguna consideración se los debe agredir comparandoles con ciertos vergonzantes antropoides putrefactos que deberían guardar prisión perpetua y devolver las inimginables cifras que se robaron.
    Castro, Kim Jong Un, Stalin, Hussein y similares ya los habrían fusilado.

  2. Jorge David Guamán Toscano

    Me imagino se refiere a las ratas, ratones y rateros que se reunian en el cortijo, cierto.
    También se debe referir a los grandes ladrones esos llamados de cuello blanco, que han hecho sus grandes fortunas con las amnistias tributarias, con la evasión y elusión tributaria que sacan a paraisos fiscales.
    Veo que se refiere a las ratas, ratones y rateros socialcristianos, a los bucaram, que bueno que los identifique bien

  3. Fabian Jarrin

    Nuevamente el Guaman Toscano. Un intolerante del criterio ajeno, similar al que practica el intolerante y corruptor Rafael Vicente.

  4. Fabian Jarrin

    Nuevamente el Guaman, intolerante del criterio ajeno, similar al que practica el intolerante y corruptor Rafael Vicente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *