25 junio, 2024

Ser Bachiller

SER BACHILLER es el título al programa del INEVAL (Instituto Nacional de Evaluación), que aplica el Gobierno de forma estandarizada a todos los chicos y chicas que terminan su secundaria y deberían pasar a la siguiente etapa formativa, la universidad, la profesión que deseen ejercer, entre otros.

SER BACHILLER invita a reflexionar sobre varias cosas: en cómo entregamos a los chicos a la siguiente etapa de la vida, en muchos casos a la sociedad misma, pues comienzan a trabajar. Esperamos de ellos y la sociedad también un mínimo de competencias básicas que debían haber desarrollado, es lo que la palabra bachiller me dice, la etapa formativa específica. Pero la palabra SER habla más de la persona y de la filosofía con que se forma a los chicos. SER BACHILLER por lo tanto debe evaluar más al tipo de personas que tratamos formar quienes estamos en esta misión de educar. El ser apunta a la totalidad, el bachiller a la particularidad de aprendizajes o conocimientos teóricos que los chicos deben dominar para saberlos aplicar.

Es importante hacer una evaluación de este tipo de evaluación (perdón la tautología, repetición). No me quejo de mis chicos, no salieron mal, dieron lo que pudieron, quisieron o lograron. PERO SI DE VERDAD HUBIERAN ESTUDIADO hubieran dado más. Me pregunto, qué mismo evalúan estas pruebas estandarizadas para todo el país, no importa la condición económica, social ni religiosa, sino el conocimiento por el conocimiento. Algo de bueno habrá, ¿medirá la pertinencia del currículo? ¿la seriedad de los colegios al completarlo o no?. Al ver cómo contestaban los chicos, me entran dudas. Unos jugaban a la suerte, al elegir una de las múltiples alternativas, otros hacían el análisis, incluso sacaban hojas en blanco para hacer un ensayo, otros con calculadoras para hacer ejercicios simples, en algunos casos. Por ello repito, me queda la duda ¿qué mismo queremos evaluar con este tipo de prueba?

¿No queda grande el nombre SER BACHILLER que busca o debería buscar cómo entregamos a los chicos a la sociedad? ¿si hemos forjado a la persona en toda sus dimensiones y no solo en la cognitiva? Quienes nos tomamos en serio esta tarea nunca deberíamos dejar de perder el norte y el sentido de nuestras acciones educativas; evaluar es valorar, saber si nuestros chicos saben valorar el conocimiento, aplicarlo y encontrarle sentido para seguir aprendiendo. Y una verdadera evaluación debe abarcar la persona en su totalidad para que sean conscientes, competentes, compasivos y comprometidos. No es una crítica, sino una reflexión la que hacemos, más allá de los problemas que hubo en algunos centros educativos, las ya acostumbradas fallas del sistema, colapso del mismo, falta del técnico o del representante del ministerio. El proceso fue exitoso, desde su aplicación en muchos centros. No está demás la autocrítica para ponderar bien lo que queremos medir con este tipo de pruebas estandarizadas.

“Por haberse graduado de bachiller con unas calificaciones excelentes, los padres le regalaron a su hija un sofisticado aparato. Durante varias horas, intentó en vano armarlo siguiendo las instrucciones del manual. Terminó por darse por vencida, dejó las piezas regadas por la sala, y se fue a visitar unas amigas.

Cuando regresó en la noche, encontró que la muchacha de servicio había armado el aparato y que funcionaba a la perfección. ¿Cómo lo has hecho? preguntó asombrada la joven bachiller. –Verá usted, señorita, a los que no sabemos leer ni tenemos estudios, nos toca usar la inteligencia”(Pérez Esclarín: 2013).

No se trata de saber, sino de saber utilizar lo que se sabe. De ahí la importancia de una educación que desarrolle la inteligencia, es decir la capacidad de leer por dentro (intus-legere), de convertir los conocimientos en propuestas, ideas, productos, soluciones. Ser inteligente implica la capacidad de aprender a desaprender, comprender y emprender.

Artículos relacionados

Cuando no pueda…

El día que esté viejo ten paciencia y compréndeme. Si derramo comida sobre mi camisa y olvido cómo atarme mis zapatos; recuerda las veces que yo te limpiaba y como ataba tu […]

1 comentario

  1. Este artículo me parece EXCELENTE, dá a enter cuál es la verdadera función del aprendizaje logrado, más aún, pone en evidencia que nos es solamente ser muy estudioso, sino que se tienen que ser muy acucioso, me parece una muy buena parábola este ejemplo que pone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×