25 febrero, 2024

Frontera de Cristal

El fenómeno de la globalización, como lo conocemos, ha formado un impacto en la vida económica de las naciones por ser asimétrico y desigual, y no solo para las regiones sino también para ciertos grupos sociales que se debilitan frente a otros, aumentando las desigualdades preexistentes.

Con las compañías multinacionales apreció otro fenómeno, el de la “deslocalización” de los puestos de trabajo, que es el traslado al extranjero de ciertos trabajadores para reducir costos laborales o para beneficiarse de exenciones tributarias.

En temas laborales siempre ha existido un techo de cristal, que es un límite invisible que tienen las mujeres, que les impide llegar a cargos superiores, destinados solo para los varones.

Sin embargo, hoy algunas empresas ya promocionan a sus altas ejecutivas para ocupar cargos gerenciales en otras naciones, donde tienen presencia, y es allí donde aparece la frontera de cristal.

La frontera de cristal es un tema subjetivo que se da cuando producto de la globalización, las empresas multinacionales ofertan a una mujer una gerencia o un mejor puesto en otro país y ella debe elegir entre cruzar la frontera o su familia.

Cuando a un varón se le presentan este tipo de oportunidades siempre elige la condición económicamente más beneficiosa y su familia (mujer e hijos) lo acompaña, cruzan la frontera.

Con la mujer, casi siempre ocurre lo contrario pues son pocas las parejas que aceptan dejar todo y apostarle a la superación de su compañera trasladándose a otro país. Es entonces cuando la mujer debe ponderar entre su profesión y su familia.

Si bien es cierto que no existen leyes ni códigos que impidan a las mujeres cruzar las fronteras, en la práctica rigen códigos familiares y sociales que tácitamente nos imponen esta limitación, al obligarnos a elegir entre nuestras carreras y la familia, pues todavía somos consideradas las únicas responsables de su cuidado y de la crianza de los niños, razón por la cual nosotras nos imponemos esa frontera de cristal.

¡Es hora de cambiar!

Artículos relacionados

Nuevo Fraude en Ciernes

Fraude. (Del lat fraus, fraudis) m. //2. Acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o terceros. Así lo indica el Diccionario de la Lengua Española en su vigésima segunda edición, año 2001.

El país está a las puertas de un nuevo fraude; hagamos un poco de historia: Año 2006, el economista Correa perdió, frente a Álvaro Noboa, en la primera vuelta de la carrera por la presidencia del Ecuador; ganó las elecciones en la segunda vuelta, aunque si hilamos medianamente fino, él no ganó, más bien fue Alvarito quién perdió la batalla que la tenía ganada en razón de la singular estupidez con que encaró esa segunda vuelta.

A partir de allí nos acompaña la danza dictatorial: plebiscito para realizar una Asamblea Constituyente; consulta popular para elegir a la Asamblea Constituyente; referéndum para aprobar el mamotreto de Montecristi; elecciones para reelegir a Correa, incluyendo a los alcaldes, concejales, prefectos, consejeros, etc. Y en todo esto un denominador común: solo el economista puede hacer toda la propaganda que desea. Con los dineros del pueblo ecuatoriano, naturalmente.

A propósito de la autonomía universitaria

El enfoque de este comentario es un resumen del capítulo Necesidad Académica de la Autonomía, de un pequeño trabajo de mi autoría denominado Reflexiones sobre la Educación Superior que, en pocos días, estará en manos del público

Teniendo en cuenta el actual entorno global, calificado ya como la sociedad del conocimiento, en que está en juego el estudio superior, la autonomía de su gestión es clave en el debate. ¿Qué es, en realidad, la autonomía? ¿A mayor autonomía mejores resultados para aumentar, sustancialmente en calidad y en perspectivas de realizaciones científicas, la enseñanza-aprendizaje del conocer? Reconocer dos criterios o categorías de análisis, entrelazados, es primordial. Uno, la autonomía operativo administrativa y dos, la autonomía exclusivamente académica, motivo de este comentario.

1 comentario

  1. Yo creo que las mujeres, que somos madres y abuelas, debemos siempre elegir la
    familia al puesto ejecutivo, que mejor puesto de Ejecutiva que cuidar a la familia y darles a los hijos ese amor que solo una madre puede dar y formar con el esposo un hogar que refleje amor y comprension.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×