25 febrero, 2024

Tierra de nadie

Al ver o leer las noticias del país se llega a la conclusión que estamos en una tierra de nadie. La cantidad de hechos de sangre, sean estos por sicariato, robo, secuestro, violencia familiar, son cada día mayores y la única explicación es la descomposición social que se está viviendo.

Lo que antes se decía que el Ecuador era una Isla de Paz con relación a otros países de Sur América y de algunos del mundo, quedo sólo para contarlo como anécdota, y a muchos de nuestros hijos les sonará hasta risible. Estamos cerca de compararnos con Venezuela y el Salvador, donde los crímenes están a la orden del día, algo cotidiano.

Se percibe un país polarizado, donde las diferencias sociales, políticas, deportivas, etc., ya no se discuten en forma civilizada y democrática como debería hacérselo, sino que se desembocan en grescas e insultos que se saben como empiezan pero no como terminan. La provocación se manifiesta hasta al conducir un vehiculo. Se la fomenta desde las más altas esferas y la impunidad es el plato fuerte del día a día.

Mientras el gobierno dice combatir la tenencia de armas, por las calles y carreteras deambulan individuos fuertemente armados que disparan a mansalva matando a quien ponga resistencia. Los casos de sicariato u homicidios sin que se conozca las razones, son alarmantes.

Se incauta gran cantidad de droga prácticamente todas las semanas, lo que da para pensar que la producción es local y no una vía de paso como era antes; los carteles han sentando sus bases en Ecuador. El contrabando toma cada vez más fuerza debido a las prohibiciones y controles impuestos por el gobierno.

El resultado del último proceso electoral promete ciertos cambios en la política gubernamental, se espera que sean positivos por el bien del país.

Artículos relacionados

¿Conoce usted la undécima pregunta de la Consulta/Referéndum?

Muy corto el tiempo dado para la difusión y análisis de los contenidos de las preguntas presentadas para la convocatoria a Consulta/Referéndum popular.

Salvo un par de raras excepciones nadie ha podido desmenuzar el malévolo contenido de los temas a ser aprobados o negados y mucho menos hacer conocer los verdaderos alcances de los mismos.

De por sí, lo pretendido se tapa con una redacción de tal ambigüedad que sirve para todo y a la vez no sirve para nada bueno. Indiscutiblemente le proponen la única competencia a la famosa navaja suiza de cientos de usos, pero en este caso ellos son letales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×