15 abril, 2024

Por el libro POEMA PEDAGÓGICO Nº 2 Y 3

Ecuador Alemania 1963-1978
La Garza Roja-Nobol-Diciembre 7, 2013

¡Gracias! ¡Gracias! palabra que la repito miles de veces, desde el fondo de mi alma!

¡Gracias! A todos los que hicieron y hacen mi vida de maestra.

Primero, al hombre de mi vida y a mis hijos, artífices de mis “Poemas pedagógicos”. Porque gracias al apoyo de ellos, como buen compañero y buenos hijos, logré entregarme con alma, vida y corazón a componerlos.
Son numerados, porque hice de cada uno de mis estancias pedagógicas, lo que Makarenko llamó un poema.

Fue el poema pedagógico Nº 1, 1957-1963- el primero, como maestra en un pueblo agrario pesquero donde me inicié; con esos niños de Olón, con quienes aprendí, más que enseñé, a ser maestra, hilvanando rimas y “desrimas”. Siempre en busca del verso perfecto en la enseñanza; que como humana que soy, tal vez no lo he logrado, pero en el intento puse todo mi esfuerzo.
¡Gracias! A esos niños y padres campesinos–pescadores!

El Nº 4, 1979-1982 fue también publicado adelantando su presentación, de cuando ejercí como Directora Municipal de Educación de Guayaquil-extraordinaria experiencia, dirigiendo un segmento educativo del País, con maestros excepcionales.

Hoy al presentar este Poema 2 y 3, de mi acción en los Colegios alemanes de Guayaquil-Ecuador y Alemania, tengo que decir también ¡Gracias! ¡Gracias! A mis alumnos entre los años de 1963 al 1978. Con quienes rimé este poema; cuyas vivencias, algunas, están escritas sacándolas desde el fondo de mi alma. ¡Aclaro! No he escrito ninguna historia, sino vivencias, que significan pedazos de mi vida de maestra– tal vez para algunos no serán fidedignas, porque así son las vivencias, de acuerdo a la filosofía de quien las vivió y como las sintió.

Por este nuevo poema, ¡Gracias! a mis alumnos de aquí y de allá, a los maestros y padres de aquí y de allá, que estimularon mi crecimiento.

Un gracias a Antonieta Palacios, la hacedera tangible de este libro con su excepcional ilustración.

Con este libro quiero, sobre todo, demostrar–hoy- en que el maestro ecuatoriano de escuelas, colegios y universidades, está siendo depreciado aquí en su propia tierra-lo que remarco en su primera página: que “los maestros ecuatorianos, amantes de su profesión y bien preparados podemos enseñar en cualquier parte del mundo -Aun entre los mejores”.

Como de igual, manera podemos moldear el corazón e inteligencia de cualquier niño de color: negro, blanco o trigueño; porque en el arte de enseñar y aprender, “todos los niños del mundo son iguales”

Pero hay un, ¡gracias! especial, para un alumno – Ese niño, al que enseñé a leer y hoy hecho hombre, rubrica este mi poema Nº 2 y 3, aquí en “La Garza Roja” esta mañana- en este escenario excepcional de su creación, Ramón Sonnenholzner Murrieta – que removió mi alma, hace pocos años, cuando lo presenté con la réplica de la prensa de Gutenberg, patrocinada por él, ante el alumnado del “poema pedagógico” que estoy rimando,-el Colegio Steiner- y al decir yo: “a este hombre le enseñé a leer” él les dijo, “ella no solo me enseñó a leer, me enseñó a vivir”; gracias Ramón – porque ahí confirmaste, la esencia de mi hacer como maestra.

Este, mi libro-Poema Nº 2 y 3- tiene algunas connotaciones: tanto didácticas-pedagógicas y culturales como sociales y políticas; pero sobre todo humanas, porque creo firmemente que el maestro, y lo dice Morin, “ha de concebir la enseñanza no solamente como una función o profesión sino, sobre todo, -una misión de transmisión, que necesita como condición indispensable, el eros,-que preconizara Platón: que es al mismo tiempo: deseo, placer y amor”.

“Deseo y Placer de transmitir amor por el conocimiento y amor por los alumnos…”

En lo social y político remarco, que la educación ha de propender a la formación ciudadana del individuo para bien de sí mismo y sobre todo, de su nación entera. Y ese es el desafió más grande de la educación ecuatoriana en este momento del siglo, para no perecer, en el mundo globalizado, planetario y digitalizado, del que formamos parte

¡Gracias! ¡Gracias!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×