16 junio, 2024

Las invasiones

Unos vienen a la aventura, otros con capital para montar un emprendimiento, otros, la mayoría, arrastran su pobreza en busca de nuevos días; pero, todos tienen un sueño, una utopía, una meta: un nuevo porvenir… Y nada mejor que venir a Guayaquil, ciudad de éxito, que puede ofrecer, con sus ancestrales y actuales logros, la posibilidad de conseguir lo soñado.

La pregunta que todos nos hacemos, y, todos intentamos responder es ¿Por qué se producen estas invasiones? Las réplicas son variadas: Las amenidades urbanas que oferta Guayaquil; un nuevo contacto social; posibilidades de empleo personal y familiar; un emprendimiento como logro y autoempleo; la búsqueda de servicios eficientes en salud y educación, que no poseen en el agro. Ante este espectro muchos caen en la informalidad y el pedigüeñismo.

Todos, absolutamente todos, son víctimas (¿?) de los vendedores de ilusiones –léase traficantes de tierras-. Pensamos, no eximidos de error, que la ingenuidad tiene un límite y ellos, los invasores, traspasan esos límites a sabiendas que van a ser engañados.

¿Si saben que van a ser engañados, prevalece el engaño?

¿Existe, acaso, un nivel de tolerancia frente al fenómeno?

Existe. Existe una disimulada tolerancia frente a la circunstancia. Tolerancia de sociedad. Tolerancia de instituciones. Tolerancia individual. Mientras no afecte la imagen, o, el estatus, mientras no se convierta en roncha política, o, en urticante asunto administrativo. “Mientras no me afecte” dejo de ver y dejo pasar.

Cuando se actúa se utiliza los recursos legales y la fuerza pública, se advierte, se informa, se utilizan los medios y, finalmente se demuele utilizando el concepto de propiedad privada y la maquinaria apropiada para estos menesteres.

De otra parte, los invasores apelan al aspecto humano. Se transfiguran en víctimas. No dicen por qué vienen, por qué invaden. Sólo muestran papeles sin valor que indican que han pagado por la tierra que ocupan, que han invertido su dinero, que no tienen dónde ir. No dan los nombres de los vendedores. En fin, utilizan la política de los hechos consumados.

Pero, la ley es la ley y debe ser cumplida. No puede permitirse el uso y abuso sobre la propiedad privada aunque parezca injusto o inhumano. El ordenamiento social tiene sus códigos y debe ser obedecido y cumplido por todos de manera igualitaria.

El espectro de los invasores causa algunas consecuencias sobre el estado y desarrollo de la Ciudad. Insistimos. No se puede permitir el uso indebido de la propiedad privada. Las invasiones a las tierras particulares si se permiten o se legalizan, sólo traerán resultados nefastos para el presente y el futuro de Guayaquil. Lo más grave, urbanísticamente hablando, es el crecimiento edilicio de forma horizontal que ya atormenta a la Urbe por los costos de expansión de la infraestructura, y, para rematar el costo social que es un desafío entre las edificaciones normales (por ponerle un nombre) y las construcciones de los asentamientos informales y no controlados.

En fin ¿Soluciones? Difíciles e incompletas –casi que nos come el tigre-.

Organizar a los invasores para que sus asentamientos sean ordenados. Educarlos en el uso de la Ciudad. Proponerles alojamiento bajo el sistema de “leasing”. Utilización adecuada del bono desarrollo. Enfocar el “problema de la vivienda” desde lo social más que de lo político y lo meramente constructivo. Destinar tierras para el uso de programas de vivienda transitoria (previa aceptación y control municipal), y, lo más importante, urbanizar los campos. Es decir, otorgarles a los ciudadanos invasores pueblos con más amenidades, con más salud, con más educación y con más posibilidades de empleo.

Por supuesto que, este tipo de acción política provocará más atracción sobre la Ciudad, pero, esto puede ser contra restado con el desarrollo de planes simultáneos de acción sobre las áreas rurales.
Soluciones deben de haber muchas y muchas más. Es necesario que los gobiernos Nacional y Municipal agrupen personas estudiosas del tema y se pongan manos a la obra.

Artículos relacionados

La gran diferencia

Han pasado por WhatsApp, pedazos de entrevistas de los periodistas a dos presidentes de la República en sus épocas de mandatarios, al caballero que hoy gobierna el Ecuador, Don Guillermo Lasso, y […]

No hay comentarios

  1. Todo bien señor Yturralde, pero usted que opina sobre el destrato hacia gente humilde en el desalojo. No se justifica bajo ningún concepto, en absoluto!. Hay que recordar que el que ordena el desalojo es el poder ejecutivo (gobernación del Guayas) Donde queda entonces la coherencia de un gobierno que se dice al lado de los mas humildes. Es eso señor Yturralde sobre lo que debe de escribir, sobre las incoherencias de un gobierno farsante. Sobre lo que escribió no hay nada nuevo.

  2. LAS INVASIONES QUE SE HAN VENIDO DANDO EN CIUDADES COMO GUAYAQUIL NO ES UN FENOMENO RECIENTE. SE VIENEN DANDO DE FORMA SOSTENIDA DESDE HACE MAS DE CINCUENTA ANOS Y CASI SIEMPRE INCENTIVADAS COMO LA FORMA DE PAGO DE LOS POLITICOS LOCALES AL APOYO ELECTORAL. TAMBIEN SE LO HA ESTABLECIDO COMO UNA MAFIA CON GRANDES BENEFICIOS ECONOMICOS PARA AQUELLOS QUE HAN OCUPADO LA SILLA DE OLMEDO Y TODA LA CATERBA DE JUECES Y FISCALES. AQUI SE TIENE QUE HABLAR CON SINCERIDAD SI SE QUIERE DE VERDAD TERMINAR CON ESTA FORMA DE ASALTO A LA PROPIEDAD Y LA EXTENSION DE TUGURIOS DE POBREZA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×