28 mayo, 2024

La pobre viejecita

Otra hermosa historia es la de esta pobre viejecita, que no tenía prácticamente nada. Esta es otra historia de Rafael Pombo, poeta colombiano del que ya hemos hablado y que tiene una extraordinaria facilidad de versificación y nos demuestra con esta poesía, su fino humor. Conozcamos a esta pobre viejecita:

La pobre viejecita
Rafael Pombo

Érase una viejecita
sin nadita que comer,
sino carnes, frutas, dulces,
tortas, huevos, pan y pez.

Bebía caldo, chocolate,
leche, vino, té y café,
y la pobre no encontraba
qué comer ni qué beber.

Y esta vieja no tenía
ni un ranchito en que vivir
fuera de una casa grande
con su huerta y su jardín.

Nadie, nadie la cuidaba
sino Andrés y Juan y Gil
y ocho criados y dos pajes
de librea y corbatín.

Nunca tuvo en qué sentarse
sino sillas y sofás
con banquitos y cojines
y resorte al espaldar.

Ni otra cama que una grande
más dorada que un altar,
con colchón de blanda pluma,
mucha seda y mucho olán.

Y esta pobre viejecita
cada año, hasta su fin,
tuvo un año más de vieja
y uno menos que vivir.

Y al mirarse en el espejo
la espantaba siempre allí
otra vieja de antiparras,
papalina y peluquín.

Y esta pobre viejecita
no tenía que vestir
sino trajes de mil cortes
y de telas mil y mil.

Y a no ser por sus zapatos,
chanclas, botas y escarpín,
descalcita por el suelo
anduviera la infeliz.

Apetito nunca tuvo
acabando de comer,
ni gozó salud completa
cuando no se hallaba bien.

Se murió de mal de arrugas,
ya encorvada como un tres,
y jamás volvió a quejarse
ni de hambre ni de sed.

Y esta pobre viejecita
al morir no dejó más
que onzas, joyas, tierras, casas,
ocho gatos y un turpial.

Duerma en paz, y Dios permita
que logremos disfrutar
las pobrezas de esa pobre
y morir del mismo mal.

Artículos relacionados

Prueba y Error

Pecho inflado, sueldo ganado
Siempre en mi ruta, bien caminado
Aplausos y gestos reconfortantes
En mi rostro un buen semblante

Con cada vuelo sentía ganar
Y en cada escenario conquistar
Nunca se extraña sino se pierde
Nunca se sabe hasta que aprendes

Poema a Nuestra Madre

Siendo éste el mes de la madre y siendo María nuestra Madre del Cielo, vale la pena recordar este precioso poema del Padre Julio Alarcón Menéndez, SJ, quien escribió este poema que se encuentra en el libro “Pequeñeces” del Padre Luis Coloma; a veces la pequeñez de nuestra alma nos hace olvidar de las promesas que le hicimos a ella cuando estábamos en el Colegio.

Este es un poema a la Dolorosa del Colegio, nuestra amada Madre Dolorosa, la que hace poco más de 106 años lloró en el comedor del Internado del Colegio San Gabriel de Quito de los Padres Jesuitas, un milagro comprobado y aceptado por la Iglesia Católica y la Santa Sede, milagro que fue observado por el Padre Andrés Roesch, SJ, Prefecto del Colegio, el Hermano Luis Alberto Alberdi y 36 alumnos entre 10 y 17 años, internos del Colegio. Jaime Chávez, uno de los alumnos fue el primero en ver que la Virgen del cuadro abría y cerraba los ojos y llamó la atención a sus compañeros, quienes luego de un rato llamaron la atención del Padre Prefecto del Colegio, que al comienzo no creía pero al final alzó los ojos y se dio cuenta de lo que pasaba. Era una época de cambios políticos.

No hay comentarios

  1. Excelente Dr. Lo felicito por recordarnos esta excelente poesía-fabula de Pombo. Todos los niños colombianos de «nuestra generación» las conocen!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×