15 abril, 2024

Sangría, Bolaños y el Dios ajeno

Mientras tomo una copa de sangría, escucho a Roberto Bolaños que toca lo mejor de Santana y pienso en el artículo que aún no he terminado sobre el “Dios ajeno”…

“El racionamiento de Dios es limitado porque el pensamiento es limitado. A duras penas podría ser un buen mapa que apunta a esa verdad. A Dios no se lo piensa se lo siente. Creo que no es para la mente conocer a Dios” escribió un amigo en Facebook.

Al tiempo que una amiga enviaba su comentario desde El paso (Texas): “¿Por qué nos dedicamos a buscar la diferencia entre las religiones, en lugar de sus similitudes? Dios es uno solo, ¡incluso para los ateos!!”

Seguía pensando en el tema y en la manera de enfocar el sentido que debían tomar estos conceptos. Entonces alguien me recordó de donde surgió eso del “Dios ajeno”. Mi hijo fue quien lo dijo, haciendo referencia a mi lectura de libros sagrados de la India y la presencia de ciertas imágenes en mi estudio, encabezadas todas por cierto, de la imagen de la Santa Cruz y la Madre Dolorosa.

¡Tú adoras a un Dios ajeno! Me dijo. Lo miré y respondí, cuál es ese Dios, mi Dios es el Dios del Amor, el mismo que adoran todas las criaturas. ¿Desde cuándo Dios es ajeno?

Tal vez Dios es ajeno desde el momento que somos discriminatorios e intolerantes. Desde que pensamos que somos la crema y nata de la evolución espiritual sobre la tierra y justamente andamos por la vida sin asentar los pies en esa tierra, vamos flotando en la nebulosa de nuestra supuesta santidad.

Dios se vuelve ajeno, porque creemos que el Dios nuestro es otro. Uno especial, que ama a quien le es devoto con fórmulas sagradas heredadas de una sola religión.

Dios es ajeno si no es el nuestro; es el Dios de otros, los que por eso mismo de adorar a otro Dios que no es el nuestro, ya están condenados. Fritos y tostados para siempre sino convierten su alma y creencias y reverencian a nuestro Dios conocido.

Silencio, devoción, salvación, compasión, comunión, santidad…Un solo Cristo, un solo amor, un solo Dios. Dios no es ajeno, es solo un Dios desconocido, que valdría la pena intentar conocer. Comprender y aprender las realidades devocionales y religiosas de otras culturas que mucho pueden aportar a nuestra vida. No es cierto que si aprendes de otros puedes llegar a dudar de lo tuyo y cambiarte. Es como si te vas a visitar a un amigo y ves que su casa es acogedora, entonces decides irte a vivir ahí. Eso es desconfiar del propio criterio y de la coherencia espiritual de las personas. No podemos retroceder al oscurantismo medieval. Si algo de bueno tiene la globalización es que ha permitido llegar más lejos, conocer a más gente, culturizarnos más.

Al escuchar o leer ciertas reflexiones de gente muy cristiana, muy católica, me sorprende sobre manera la intolerancia. Trato de hallarla en algún lugar de los Evangelios y no la encuentro. Si notamos que alguno de los nuestros anda medio perdido por la vida…nuestro deber no es juzgar, nuestro deber es orar, es amar.

Entre tanto, escuchando a Santana y la canción Smooth, algo así viene a la mente: “Te escucho susurrar y las palabras se funden con todos, Bien te diré una cosa, Si te fueras sería muy lamentable, En cada respiro y cada palabra, Escucho tu nombre llamándome…en la canción eso le dice un hombre a una mujer, en la vida, se lo podemos decir a Dios: ¡quédate!, ¡si te fueras, sería lamentable!

Artículos relacionados

Sacarle la madre

Dicho bastante común en nuestra cuando se quiere castigar a alguien por su mal comportamiento; por una ofensa proferida o por un acto reñido contra la moral o las buenas costumbres. Además, […]

Las aventuras de Bolo Bolito y Juanita “De paseo por el Malecón”

Un –librito-libro para niños, escrito por esa mujer que tiene el lenguaje especial para ellos-Margarita Barriga de Baquerizo-

De paseo por el malecón es un librito con trazas de cuento, sin ser cuento, porque todo es una realidad y esto de “traza” no es despectivo sino poético, también podría decir traza de histórico o de “Lugar Natal”, o “Entorno Natural” por lo que vale la pena que lo disfruten todos los niños de Guayaquil y/o para regalarlo a los que tuvieren un contacto con esta Ciudad.

De mi parte lo disfruto, desde que salió a la luz y admiro, cómo pudo la autora, en lenguaje infantil, darle la vida histórica correspondiente, a nuestros íconos de la ciudad.

No hay comentarios

  1. me encantan sus artículos, me hacen reflexionar y sobre todo, me hacen ver que otros más pensantes e inteligentes que yo coinciden conmigo.
    Gracias.

  2. de verdad que no entiendo como pueden existir personas que piensan que Dios es personal y adaptado a la forma de individual de ver la vida, Dios esta en todos lados, esta en africa, america, europa y cualquier rincon del planeta y planetas , pero com el es muy inteligente y nos ama mucho trata se acercarse a nosotros de una manera sencilla, es decir de una forma que sea familiar para nosotros, si estamos rodeados de vacas o elefantes tratara de llegar a nosotros por algo relacionado a ello, asi mismo si somos indigenas, negros, amarillos o verdes, pero realmente no entiendo como las personas pelean diciendo que su Dios es mejor que el de nosotros, sin darse cuenta que es el mismo solo con otras formas, pero es el mismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×