Un día triste – Desde mi Trinchera
Opinión

Un día triste

REGIMIENTO QUITO,DISTURBIOS.

Rafael Correa D. no solo representa a su persona; sus actos representan a la Presidencia de la Republica, a dicha “Majestad” tan mañoseada.

La democracia no es solo la suma mayoritaria de votos, y que por tal, le endilga un derecho a la voluntad del elegido a tomar decisiones a juicio de él. Este gobierno se sustenta en esta premisa, y caso cualquier sector organizado, gremio, instituciones, opinión pública o privada quiera exponer su postura, no tiene validez ya que la “democracia” le pertenece al elegido porque los votos mayoritarios los ganó en la última elección.

Participé en algún Seminario en que uno de sus ministros presentaba el evento como “el sueño de nuestro líder”, es decir, inclusive ni siquiera el sueño de ese ministro, o del equipo de trabajo o del gobierno. Es la voluntad del elegido.

Es cierto que el país históricamente ha mantenido prebendas, y el sistema ha protegido intereses particulares que ha afectado los generales, y concuerdo que hay que trabajar en la transformación del sistema, sin embargo, el proceso de cambio debe ser liderado pero construido también democráticamente pero dentro de la acepción correcta de la palabra, esto es, con una solida institucionalización, manteniendo el dialogo con los diferentes sectores, y construyendo puentes. Sin juzgar que esté bien o no, se dio poder de voto a los menores de edad así como a los militares y policías, esto demanda y genera: deberes y derechos, y a la vez consecuencias, mismas que las estamos viviendo.

Particularmente he visto que empleados de Petroecuador y otras instituciones similares tienen beneficios jugosos a costillas del Estado y por ende de todos; y esto debe cambiar, pero hay un camino a seguir. La Asamblea en su proceso legislativo tiene que hacer las reformas necesarias, correspondiendo en última instancia el veto presidencial aprobar o cambiarlo.

No quiero profundizar en esta fase, pero nuevamente indistinto que sea correcto o no la esencia de lo que se modificó, tuvo que hacerse notar que es la voluntad del elegido, en su iluminación monolítica en saber qué es lo correcto para todo el país en tomar la última decisión sobre algo que una Asamblea con más de 120 representantes habían decidido.

El ser Policía, no representa solo tampoco aquel hermano ecuatoriano que escogió ese oficio, sino a la seguridad ciudadana, a la confianza que se le da para tener un arma y un uniforme. Y este ecuatoriano aun en su fuero mas íntimo sienta un descontento al ver afectado que su presupuesto familiar se vea disminuido… debió canalizar su reclamo de otra manera. Pero lo más deleznable de todo lo sucedido el jueves 30 de Septiembre fue que al ver Rafael Correa (no el Presidente de la Republica) que un grupo no estaba de acuerdo a su decisión y que se estaba reaccionando fuertemente contra su posición expone irresponsable y violentamente la majestad de la Presidencia de la Republica y la Seguridad del Estado, encargos endilgados por el pueblo ecuatoriano, en ir a su regimiento y en su pretensión de explicar algo, y no ante el juicio de una mente lúcida sino de una reacción hepática, confronta, aliena e invita a la violencia a la parte humana de otro sector que también violó la representación que por usar uniforme le correspondía.

El resto lo vimos por televisión, triste, vergonzoso, horroroso. Pero a la ciudadanía nos encerraron en las cadenas del gobierno, en escuchar lo que querían que escuchemos y ver un “rescate” sobredimensionado, que justamente por la manipulación y control de la información, nos permite a todos los ecuatorianos de manera legitima, en no creer totalmente en un rescate de fuego cruzado, y más aun a una llegada preparada a la Plaza de la Independencia.

“Ni perdón ni olvido”, que” hubo un intento de golpe”, que hubo una “manipulación de grupos de derecha”; ya basta! Si hubo un uniformado muerto o algunos caídos, hay un solo responsable, y este es Rafael Correa Delgado, quien lamentablemente no ha comprendido totalmente la inmensa responsabilidad que significa ser Presidente de la Republica.

El país sigue dividiéndose, las heridas se acentúan, ojala que esta triste experiencia permita reflexionar al mandatario, ya que todos perdimos. Nada se hace si nada se mueve, y la fuerza que hizo mover toda la suma de acontecimientos de ayer tiene una sola fuente.

0 Comentarios

  1. MARTHA IRENE

    QUE PENA QUE CORREA SIGA HACIENDO TANTO DAÑO, PERO NO ME IMAGINE JAMAS QUE SU VENENO LLEGARA A MATARSE ENTRE,MILITARES, HERMANOS…EL ODIO QUE ESTE SR TIENE SE LE DESBORDA Y X DESGRACIA ESTA LLEVANDONOS A DESTRUIRNOS…QUIEN DEVOLVERA A SUS FAMILIARES LOS MUERTOS??? LAS PERDIDAS MATERIALES DE ROBOS SAQUEOS QUE HUVIERON EN GUAYAQUIL???DEBE SER CORREA Y SU GENTE QUE DE SU BOLSILLO PAGUEN PERO EN SU SUCIA CONCIENCIA NO LOS DEJARA VIVIR JAMAS!!.
    ESE DIA COMO BUEN DICTADORSUELO PUSO EN LAS PANTALLAS DE TV. SOLO LO QUE ELLOS QUERIAN, INSULTANDO DE ESA MANERA UNA VEZ MAS NUESTRA INTELIGENCIA, GRACIAS A CANAL 2 Y 5 PUDIMOS SABER LA VERDAD…QUE SECUESTRO, NI PEOR GOLPE DE ESTADO TODO FUE UN CIRCO DE ELLOS QUE INFELICES JUGANDO CON LA VIDA DE LAS PERSONAS YA CON ESTO NO NOS QUEDA NADA PARA VER CUAN INFAMES SON…..

  2. Irene Hurtado

    Las cínicas e interesadas declaraciones del canciller Patiño (quien parecía asumir las responsabilidades del ministro del Interior y de Seguridad Interna e Externa), así como las del taimado Corcho, son también causantes de provocar los estallidos de violencia callejera que siguieron a continuación.
    Tan culpables de los muertos, heridos, contusos y perjudicados por el hampa, son estos dos vivarachos que han de haber estado preocupadísimos por la estabilidad de sus particulares intereses, más nó por la democracia, la seguridad ciudadana y las balas entre policías. Igualmente responsables los borregos alzamanos que no son capaces de respetar ni siquiera sus propios puntos de vista o criterios, suceptibles de cambio por cualquier dádiva o un paseíto en el avión presidencial. Todos estos sinvergüenzas deberían renunciar ya y dejar vivir en paz en esta patria que creen que es sólo de ellos. Por supuesto que los policías alzados no debieron dejar abandonado su trabajo, pero así mismo se escuchan reclamos de que no fueron atendidos en sus demandas y que fueron engañados con promesas que no cumplieron.

    Según el analista Roberto Izurieta, en declaraciones para CNN.E, cuando el presidente envía su veto a un proyecto de ley, necesita de mayoría simple para su aprobación. En cambio para negar el veto, la asamblea necesita los votos de las tres cuartas partes. Termina diciendo: . En otras palabras, mañosamente el presidente aplica la ley del embudo, la boca ancha siempre para él. Por este motivo, los asambleístas afines al gobierno (Cordero, Calle, Romo, Rodríguez, Panchana, Buenaño, etc.,etc.) son tan culpables como Correa de haber provocado la indignación del cuerpo policial, al haber sido engañados con la aprobación de un proyecto de ley que luego no sostuvieron para acatar la decisión del presidente. Correa escupe hacia arriba cuando prepotente dice: No habrá perdón ni olvido. Ya le llegará la hora de ser juzgado en verdadera democracia aquí en la tierra, como deberá responder también al Juicio de Dios.

  3. Wilma Krauss Vega

    Lo mas repudiable es que quien ocasionó todo ese despelote, por recomendación de sus asesores extranjeros y lamerabos criollos, jamás de los jamases pensó en que su actitud egoísta y malsana afectaría aun mas la pésima reputación de país inestable, inmaduro y de golpistas que nos hemos labrado en los últimos 10 años.

    Gente para quienes su soberbia y sus ambiciones personales, pasan antes que la estabilidad de todo un país. Que no nos vengan con sus lágrimas de cocodrilo, porque no se lo creemos. La absurda cadena obligatoria para pasarnos sus noticias goebbelianas, terminaron de convencernos que estamos ante gente de mala fe y traidores.

    A esas personas irresponsables, inescrupulosas y traidoras a la Patria nunca les ha interesado el prestigio del Ecuador, como ya es costumbre, se lo volvieron a pasar bajo el sobaco.

    En cuanto a los moscardones extranjeros, ellos solo han sido traídos al país por su experiencia en mantener en el Poder a vejestorios, y para recibir sus abultados y mal ganados estipendios.

    Es una desgracia que no tengamos instituciones dignas de ese nombre para iniciar investigaciones y sancionar a TODOS los culpables, sin excepciones. Mientras tengamos a esos malos actores que fungen de gobernantes, seguiremos siendo lo que siempre hemos sido: Hazmerreíres mundiales.

  4. Irene Hurtado

    En mi comentario enviado el 4.10.2010, se ha omitido una frase con la que indico el comentario final del analista Roberto Izurieta, que debe leerse así:

    «terrmina diciendo: ESO NO ES DEMOCRACIA».

    A partir de: POR ESTE MOTIVO.. es mi reflexión personal.

    Ruego publicar esta aclaración para que la opinión del Dr. Izurieta quede ajustada a la realidad.

    Gracias.

    Irene Hurtado.

  5. Julio Zamora Pacheco.-

    Sin lugar a dudas, éste artículo excelente, de primera calidad. Sin temor al exponer la injusticia y poco reconocimiento por parte del Presidente y otras Autoridades, para aquellos que entregan su vida para proteger a quienes no reconocen su abnegado sacrificio.- Por una miserable paga son heridos o sacrificados, sin ser valorados.- Peor aún, si por cumplir con su deber de policia, se produce un equívoco en su accionar, SON SANCIONADOS o CATIGADOS DE DIFERENTES FORMAS.- qUE MAL PAGADOS Y MAL RECONOCIDOS son estos verdaderos héroes de la Patria.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *