22 junio, 2024

Lo ilegal y lo inmoral

Para considerar seriamente la concepción de moral deberíamos remitirnos primeramente a las definiciones de bien y mal, pero nos topamos con el problema de cual es el limite de esos conceptos. El problema central esta en cual es el limite de “mi bien” y de “mi mal”. Es probable que los límites individuales varien de persona a persona. Pero entonces estamos ante la realidad de la inexistencia de una moral colectiva.

Los difusos limites de estos conceptos hacen que los seres avancen unos mas allá y otros se queden de esta vereda, pero entonces, ¿quienes están mal y cual es el máximo permitido de esa concepción?, el “hasta donde puedo avanzar” o el “hasta donde debo avanzar”, se convierten en posiciones antagónicas dependiendo de cuando se consideran posibles una de ambas situaciones.

El concepto de moral depende entonces de la libertad individual de discernir un límite. Entonces la moral será siempre individual, mas nunca tendrá una aplicación colectiva en un contexto global, será colectiva solo en los que se hayan aceptado de modo general con carácter generalmente obligatorio.

La solución al problema moral se daría con la creación de la norma legal, que copiando el principio moral establezca limites y marcos de comportamiento en medio de los cuales se puedan desenvolver las acciones de los seres humanos conceptuados como individuos y/o como colectivos. Esta ficción daría paso entonces a la imposición de una moral-legal individual-colectiva, que revestida de la obligatoriedad de cumplimiento, por haberla enmarcado en la norma de cumplimiento coercible, va a permitir a los seres humanos el desenvolvimiento de las actividades con una moral amplia pero limitada en los aspectos de lo que llamaríamos la norma jurídica-moral.

Estamos entonces ante otro problema, lo ilegal seria entonces definitivamente inmoral. Debe entonces la sociedad castigar en doble sentido a quien viola la norma legal. Pero vemos que no es así, muchas veces, cuando la persona viola la ley, es mas bien admirada, en una evidente trastocación del principio moral que es el antecedente conceptual del principio legal. El rompimiento del nexo moral con el comportamiento es una evidente desviación de este concepto.

Entonces, si aceptamos el principio que cada quien fija sus limites morales también debería darse un margen de cumplimiento de la ley, porque, si se pueden estirar los marcos de lo moral y eso es el antecedente de la legalidad, también entonces deberíamos permitir el estiramiento de estos bordes. ¡No! Grave error de concepto, porque si bien es cierto, el hombre tiene que fijar sus limites de comportamiento moral, pero no puede fijar los limites del comportamiento legal, porque lo uno se quedo en ser inherente al ser como individuo de aplicación y entendimiento personal, lo otro es de cumplimiento colectivo, fijado a través de la norma colectiva de armonía y que organiza el vivir de forma colectiva. Lo primero responde solo al ser que lo trasmite a un colectivo, en tanto que lo segundo responde directamente al colectivo.

Puede entonces que la norma moral de fácil quebrantamiento haya puesto la simiente de la norma jurídica, solo que esta adquirió el carácter de coercible y obligatorio, en tanto que la primera quedo en las páginas del comportamiento individual.

De ahí que podemos afirmar libremente que lo ilegal es más dañoso que lo inmoral. Lo inmoral quebranta esa norma de interno cumplimiento, lo ilegal rompe la norma de cumplimiento colectivo. De aquí podemos afirmar que en las actuaciones del ser debe primar la conceptualización de lo legal. En el círculo íntimo del ser debe establecerse que guíe lo moral. En lo colectivo lo legal. Pero hemos vuelto al principio del problema, esto es cual es el límite de lo moral y si este concepto de lo moral debe servir de antecedente para actuar en el campo legal, sin que la norma moral invocada se haya convertido en norma legal. Grave problema querer aplicar lo moral sin marco legal, en el medio de un convivir ciudadano. Pero ahí tenemos otro problema, cual es el concepto correcto de bien y mal. Quizás mi concepto de bien no cuadre con el suyo querido lector, entonces todo el fundamento de lo moral se queda otra vez sin piso y por consiguiente la moral de la norma legal también. Creo que para solucionar el problema definitivamente tenemos que regresar al concepto básico del ser. Mientras tanto limitémonos al cumplimiento de la Ley, solo así no entraremos a discutir si lo moral es aplicable encima de lo legal y viceversa. Esto sobre comentarios hechos en torno a la inmoralidad de las acciones pero buscando repercusiones de orden legal.

Artículos relacionados

Consulta

Está decidido, el Gobierno promoverá la consulta popular. Como abogada sostengo que lo que cabe es un proceso constituyente; sin embargo, por la coyuntura política que vivimos, no es lo conveniente para […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×