15 abril, 2024

La educación, otro engaño constitucional

La educación laica no estará abierta a as opiniones e ideologías. Será un “servicio público” bajo la tutela del Estado, al igual que la banca. El Estado dictaría las políticas educacionales y velaría por la aplicación de las mismas. La Revolución Ciudadana no entiende que la civilización occidental a la que pertenecemos, gira alrededor del conocimiento. Y que todas las demás civilizaciones – incluida la China Comunista que aprovecha al máximo principios capitalistas y tecnología de la libre empresa euro-americana – giran alrededor de la civilización occidental.

La necesidad de desarrollo lo demanda. En materia educacional, sin embargo, el Proyecto constitucional apunta al incario y a las comunidades indo- amazónicas en su búsqueda del desarrollo nacional.

El Proyecto fomenta la lucha social insuflando odio a los educandos, mientras sin empacho proclama que el Estado se responsabiliza ( Art. 347) de “erradicar todas las formas de violencia en el sistema educativo” y de “respetar el desarrollo psicoevolutivo de los niños·. ¿No es violencia lo que inculcan en su Programa de Alfabetización 2007.-2010 al enseñar a conjugar el verbo trabajar como “Yo trabajo, tú trabajas…, ellos cobran” , o enseñar a restar contando el número de trabajadores despedidos de la empresa “El Explotador”, incitando a la destrucción de empresarios y empleadores convertidos así en explotadores ?

Creen lograr el desarrollo de la educación superior a costa de la eliminación de las universidades particulares. Hipócritamente nos dicen que el Ecuador busca así insertarse en la globalidad cultural y económica del mundo contemporáneo. Sólo retórica. Las libertades académicas desaparecerían. La búsqueda de la excelencia educativa en libertad no tendría razón de subsistir. La inversión investigativa no se produciría. Las universidades y escuelas superiores particulares , que hoy reciben alguna ayuda fiscal como reconocimiento estatal a su coparticipación en el espectro educativo y cultural de la nación y por asumir obligaciones básicamente estatales , no podrían perseguir fines de lucro en su operación (Art. 352 ). Sería una educación pagada, sí, pero no habría lucro en el manejo del establecimiento estudiantil.

Así, la empresa privada a cargo de una universidad particular, estaría condenada a desaparecer, a menos que renuncie a la ayuda fiscal y se someta, además, a las políticas educativas cuyo cumplimiento sería evaluado bajo el peso ideológico y sectario del marxismo dominante. Excepcionalmente se admitiría la fijación de “aranceles”, palabra usualmente aplicada a tributos aduaneros, notariales y registrales que la revolución ciudadana emplea como significativa del “cambio”. Mas, serían exacciones aprobadas para ayudar a cubrir costos de operación, pues – recuérdelo – no estarían permitidas de lucrar. La posibilidad de que en el Ecuador se emprenda en una gestión dignificante y rentable de educación superior, como ocurre en el mundo entero, para contribuir a la cultura y satisfacer a quienes desean una más avanzada educación para sus hijos, desaparecerá. No olvidemos que la libertad educativa y los librepensadores siempre fueron reprimidos por el comunismo en el poder. La UNE y su matriz el MPD prevalecerán y sus hijos y nietos, lector(a), o sobreviven como autodidactas o serán el resultado de la mediocridad a la que se les condenaría.

Hay más. ¿ Sabía usted que el sistema de educación intercultural y bilingüe, dispone que: “la lengua principal de educación será la de la nacionalidad respectiva , quedando el castellano como idioma de relación intercultural”? Lo dice el Art. 347 del Proyecto. Más claro aún: el idioma de la comunidad será el principal y el castellano un auxiliar intercultural. Para los pobladores de la Costa, ajenos a esos idiomas ancestrales, sería interesante sumar a su acervo cultural un idioma más, pero que no nos digan que con ello se contribuirá al desarrollo individual y colectivo que nos inserte en la globalización mundial, a la que tanto alude el Proyecto. El quechua no responde a nuestros ancestros y nos es más exótico y menos útil que el mandarín chino. El imperialismo incásico no pudo asentarse en nuestro litoral y Felipillo, aliándose a los españoles, luchó contra los incas, sus enemigos naturales. Nuestros historiadores serranos le calificaron de traidor. Bajo nuestra óptica, fue un héroe. Rumiñahui, “emblema de ecuatorianidad”, siempre fue, como era lógico, un orejón cuzqueño. Comentando la muerte de Atahualpa, hijo del Inca invasor y nacido al norte del Tahuantinsuyo, Bolívar le definió como : “ Inca del Perú, destruido por Pizarro y Almagro” Y el historiador Flores Galindo, en su obra “Buscando un Inca” , lamentó que “después de su muerte, el Perú se quedó sin rey”.

Mañana se pretendería enseñar en la Costa ecuatoriana el idioma ancestral de quienes fueron sus frustrados e impotentes invasores de antaño. Lejos de mí el irrespetar idiomas ancestrales de territorios patrios. Quien sí los irrespeta es el Gobierno con su obcecación electoral para, de llegar a triunfar, seguir con el secular engaño a nuestro indigenado. Y seguir también jodiéndonos la vida.

Artículos relacionados

Shows útiles y necesarios

Xavier Flores Aguirre, columnista de El Universo, fue parte de la comisión encargada de la revisoría que se hiciera a los artículos constitucionales aprobados -supuestamente- por el pleno de asambleístas constituyentes en Montecristi.

No se si Alexis Mera Giler, en su afán de servir a la revolución ciudadana, le pasó artículos ya revisados a los revisores, pero lo que sí se porque así lo admitió el revisor Flores Aguirre, es que se hicieron cambios inconsultos en los textos y que para él esos cambios se dieron para “sincerar” el texto constitucional (sic)…

Informalidad: ¿Guerrilla urbana?

Hace ya algunas décadas, el Capitán del Pueblo (Carlos Guevara Moreno) imponía un nuevo ritmo de manifestación callejera con el accionar de sus mítines relámpagos en los escenarios urbanos de Guayaquil. Los policías se dislocaban el cerebro porque nunca sabía en cuál esquina les aparecería un nuevo grupo de manifestantes. El Capitán enseñó nuevas formas de hacer política, de expresión popular y hasta de oratoria.

Hoy día los opositores a la Ciudad usan a los resentidos, prematuros o tardíos, para que esgriman su inconformidad frente a un escenario urbano que, si ellos fuesen un poco más positivos –y proactivos, por supuesto-, les otorgaría un sin número de posibilidades de desarrollar un destino evolutivo…

No hay comentarios

  1. FELICITACIONES, MUY BUENO SUS VALIOSOS COMENTARIOS…TODO LO DE ESTE DESGOBIERNO ES UN ENGAÑO. OJALA LOS QUE VOTARON X EL DESPIERTEN Y VOTEN NO Y MIL VECES NO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×