Internacional Opinión Política Salud & Medicina

La otra cara de la moneda China (2)

Le correspondió a Mao Zedong, unificar las diversas dinastías chinas e imponer a la fuerza su revolución, e imponen el Marxismo en toda su inmensa superficie territorial.

La Alemania, de los años 70/72, (Occidental), instalaron en todo el territorio chino, -la Telefunken- los Antenas Repetidoras para difundir el sistema económico marxista en toda la población.

La China era una nación pobre y su mano de obra muy barata. Los norteamericanos (USA), adiestraron a los obreros chinos, primero en el propio territorio americano -en sus fábricas-, luego, trasladaron sus empresas a la China continental, les entregaron sus moldes, modelos y demás tecnología, en todas las áreas industriales: vehicular, naviera, acerías, vidrieria, ropa, calzado, relojería, etc, etc.

Los Chinos, lo copiaron al pie de la letra y lo perfeccionaron. Luego, crearon una “nación” china, “capitalista”, (Hong Kong), para exportar al mundo entero su producción y les arrebataron a los mismos americanos y a los europeos, los mercados en toda América y en Europa.

La U.E. (Unión Europea), tuvo que disminuir los impuestos a la exportación de sus industrias y a la importación de tales productos que solicitaban los países menos desarrollados, para recuperar sus mercados. Los americanos gravaron con más impuestos las importaciones desde china.

Los chinos crearon su propio Fondo Monetario Chino, y con tal organismo, valoraban su moneda, el Yuan, para darle paridad frente al Dólar y otras monedas.

Un sistema que lo manejaban con discrecionalidad, que los convirtió en el país más rico del mundo.

Prestaban dinero en grandes cantidades a los países subdesarrollados – (Ecuador incluído), asiáticos y africanos, sin importarles si estaban gobernados por presidentes elegidos democráticamente o si eran dictadores, con tal de colocar sus productos y su tecnología en tales países. Los ejemplos se multiplicaron en el mundo, ante los procesos inflacionarios, en USA, Japón, Rusia y otros.

Sin embargo, la pobreza extrema en China, subsiste en un gran número de habitantes, -millones- que se mueren de hambre.

La extrema pobreza en China, o en India – otro país muy industrializado- y en países del África subsahariana, No tiene comparación con la pobreza extrema en Latinoamérica.

En tales países, (China e India), la gente, pese a su desarrollo industrial, muere de hambre por falta de alimentos. Por tal razón, los Chinos, aprendieron a comer toda clase de insectos y animales repugnantes y transmisores de virus: Ratas, murciélagos y otros animales rastreros, que les transmitieron enfermedades mortales, por ejemplo el “nuevo coronavirus” (mortal) y transvisible por la salivación, y por el contacto personal -por el saludo con apretón de manos o con el beso en la cara-, muy común en latinoamérica y en los países europeos de origen latino.

Los chinos, japones, alemanes, ingleses y norteamericanos no dan la mano al saludar, tampoco el beso en la mejilla, -salvo, la mano- , que los norteamericanos la extienden, cuando les presentan por primera vez a una dama mayor.

La China, ha “clausurado”, (tardíamente), a algunas ciudades, donde se origino, el nuevo virus, del Coronavirus y contagió a muchos nacionales y extranjeros -turistas sobre todo- que se encontraban ahí o se dirigian a ese país o regresaban de ella.

Reacción algo tardía del Gobierno Chino, que ha decretado, el “cierre” de más de 5 ciudades importantes y lo suficientemente grandes como para afectar su economía.

También, tuvieron que reducir sus importaciones, entre ellas, de camarón y banano principalmente, que afectó la economía ecuatoriana, a lo cual, si le añadimos la baja del precio del barril del petróleo -por falta de demanda-, estamos prácticamente quebrados.

El Ecuador pierde 80 millones de dólares (USA) por cada punto que baja el barril de petróleo, que significa la Vicoca de 1.800 millones anuales, que no ingresarán, a su economía, que tienen en serios problemas al Ecuador y al borde del Default, si no se encuentra o descubren, una VACUNA, para neutralizar los efectos nocivos del virus (Coronavirus), y volver a la normalidad en el mundo, en materia de salud y economía.

Vacuna que se cree que se logre descubrir el próximo año, para evitar los efectos transmisibles. Noticias de última hora, indican que en tres meses ya estará en los hospitales y en el mercado mundial, (ojala)-.

Los contagios y las muertes pararán, si la población, sigue al pie de la letra, las recomendaciones para evitar el contagio. Se considera, que hasta el mes de julio próximo se logre educar, en este sentido, a la población mundial.

A la pandemia del Coronavirus, -real y mortal-, se ha unido otra pandemia: la del terror de creer estar infectado por este virus. Gracias a Dios los medios de comunicación colectiva, están tranquilizando a la población, a fin de no caer en el pánico, que baja las potencialidades de la inmunidad natural del cuerpo humano. La idea es, prevención sin exceso de preocupación.
El Cabildo Guayaquileño, ha clausurado todos los lugares de esparcimiento de la ciudad, para evitar las aglomeraciones y los contactos personales, proclives al contagio. El Gobierno ha hecho lo propio, con los lugares de esparcimiento, en todas las ciudades del Ecuador. La Federaciones deportivas y los Gremios, han suspendido los encuentros de Fútbol y otros deportes y los gremios, las elecciones y los festejos por aniversario, como medidas prudenciales, durante los próximos dos meses.

Que la ciencia médica, encuentre la VACUNA, que requiere actualmente el mundo entero. Las cifras del contagio y de muertes son alarmantes.

Pero, ojo, no debemos exagerar. Matemos el Virus, evitemos su propagación, pero no matemos la economía nacional, porque ahí sí que nos jodemos todos.

1 Comentario

  1. Avatar
    Guillermo Dueñas Iturralde

    Un artículo muy acertado y en especial su conclusión: matemos al virus pero no a la economía porque hay si que nos jodemos.
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *