Economía Opinión Política

¿La rebaja del IVA al 6%?

(Un pedido justo de la Provincia fronteriza del Carchi)

Las poblaciones de TODOS los Cantones de la Provincia del Carchi, se ha lanzado a las calles, en protestas ante la situación económica por la que transitan, ante las “maniobras” económicas de nuestro vecino del Norte, para favorecer su economía, devaluando su moneda.

Varias son sus peticiones, nada difíciles de implementarlas. La principal petición es de carácter tributaria: “Bajarles el IVA al 6%”. La respuesta de la Ministra del ramo fue negativa. “No podemos otorgar privilegios, exclusivamente para una provincia”. (no textual).

¿Cual es el problema? El Presidente Moreno, tiene la atribución constitucional de proponer la política tributaria del país. Bien puede REBAJAR el IVA al 6%, para todos los ecuatorianos. Si quiere realmente la reactivación de la economía nacional y particularmente privada y ciudadana.

Si acaso esta medida de reducción del IVA a nivel Nacional, no fuera suficiente para la economía del Carchi, de sus 6 cantones y de sus negocios, entonces habrá que eliminar el IVA (Cero IVA), por un año, dos años, tres años, o lo que indiquen los expertos, pero lo que NO PUEDE, el gobierno es “dejar hacer y dejar pasar” esta única oportunidad de rebajar o eliminar el IVA, para el bien del país, NO QUEDA OTRA MEDIDA INMEDIATA.

Lo que sí es cierto, es que, en materia de Finanzas Públicas, cuando se baja un ingreso presupuestado, se debe cubrir ese vacío monetario con otro gravamen que lo compense.

Por informes de prensa, y por acuerdo de sus dirigentes provinciales y cantonales, el PARO, ha concluído. No se bajó el I.V.A., pero tampoco se lo subió, según el Informe a la Nación del Pte. Moreno, se mantiene en ese valor, pero se han tomado otras medidas, que suenan válidas al oído del escucha, sin embargo el efecto de las mismas, las sabremos después.

Ahora le toca a la Asamblea General, aprobarlas o reformarlas, después de analizarlas. Veamos cómo salen de ese recinto legislativo, sin mirar el cálculo político de las elecciones que se avecinan, sino el futuro del país, que todavía soporta los nocivos efectos de la “década ganada”.

Otras medias vendrán posteriormente, de acuerdo a las circunstancias. El país está en TERAPIA INTENSIVA, y hay que monitorearlo dia a dia, semana a semana, mes a mes.

Sino, colapsamos, y el agudizamiento de los problemas económicos y sociales, podrían terminar hasta con la existencia misma de la dolarización y del Gobierno mismo, para satisfacción de los que huyeron al exterior, para salvarse de las sanciones que les esperan y para satisfacción de quienes quisieran lucrar, de los beneficios obtenidos por sus antecesores.

El Gobierno tiene que rectificar y flexibilizar sus posiciones, frente -sobre todo- a reclamos populares masivos de esta naturaleza. Cierto es que muchos de ellos son absurdos y van contra el desarrollo sostenible, ignorando los avances tecnológicos, que la explotación minera, por ejemplo, en el país pueda causar, minimizando sus efectos.

He visto a “protestantes” callejeros, cubiertos sus rostros. De seguro que entre ellos, deben haberse infiltrado, gente de las FARC, de la “nueva” FARC, del E.L.N. y de otros grupos violentos afincados en ese lugar del lado de las frontera colombiana, que aspiran congratularse con las autoridades provinciales y locales, para quien sabe, mantenerse en el país, como vigilantes -NO deseados-, de las poblaciones fronterizas ecuatorianas.

Cuando el Diálogo, que es una Política de Estado, del Presidente L. Moreno, no funciona, como en este caso, hay que BAJAR LA GUARDIA, -no las manos- y formar una Comisión Ocasional, con las Autoridades del Carchi y con los funcionarios ministeriales respectivos, para dar las soluciones más adecuadas, ceder -no es síntoma de debilidad gubernamental- en unos pedidos y en otros, pedir un plazo razonable, si son posibles. Entiendo que así se habrá procedido.

La situación no puede continuar así de caldeada, ahora en una provincia, mañana en otra. El país necesita de la PAZ, necesaria para pensar, actuar y dar las debidas soluciones.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *