Opinión

¿Las tareas escolares al debate?

LA ONU, (Naciones Unidas) ha puesto al debate la ¨necesidad de quitar las tareas escolares¨. La razón: dicen que se vuelve una adicional carga de estrés y de tiempo para los alumnos y padres y que no fortalecen su actividad (Fuente: Diario Expreso, Guayaquil, 18 de septiembre de 2016, quien dedica el titular de primera página y dos paginas adicionales) La importancia no es poca, pero la reflexión aún manifiesta escasez de profundidad ¿dónde está el estrés en las tareas o en su abundancia o dificultad, cuando no de su inutilidad?
Gracias al artículo del expreso podemos hoy dedicarnos unos minutos a pensar sobre este tema para no dejarnos caer en la superficialidad del pensamiento de unos pocos o de la emotividad de unos muchos. Ojalá dediquemos largos momentos a la conversa productiva e interesada por el real crecimiento y aprendizaje de los chicos. En el artículo se ha entrevistado a unos cuantos profesionales de la educación, a unos pocos expertos del aprendizaje escolar, llámese sicólogos, se ha escogido datos de unos países. Pero no se ha tomado en cuenta ni a los mismo estudiantes ni a profesores que son los implicados en el asunto. ¿Podemos dedicarle unos minutos a este tema en donde se juega un indicador de calidad de lo aprendido no tanto en meramente captar un conocimiento teórico sino su aplicabilidad y sentido? ¿Para un investigador científico de calidad y que aporta a la humanidad cuántas veces ha fracasado en sus ensayo hasta acertar con su invento, podemos recordar un Einsten, Bell, entre otros? ¿Para un ingeniero o arquitecto cuántas veces ha tenido que plasmar borradores de planos y diseños hasta dar con la mejor propuesta?
Profesionales de la educación entrevistados sugieren que sí se pueden eliminar con tal que se suplanten con actividades extracurriculares, pero no dicen cuál que no implique la tarea de hacer algo de reforzar lo visto en el aula. Otro dicen que no se trata de reforzar lo visto sino de aplicar lo dado en clase, como que en pocos minutos ya se entendió lo visto y es fácil su aplicación. Algún padre de familia en medio de su alternatividad de argumentos al final dice que es necesario hacerlo, suspender las tareas, siempre y cuando se manden proyectos aprendidos en clase, pero ¿no es tarea eso?.
¿Qué podemos argumentar evidenciando la validez de nuestra respuesta? Para quienes estamos intentando INNOVAR en la educación, hablo de la Red de Colegios jesuitas del Ecuador, (REI, Ec), siguiendo la propuesta tanto de los jesuitas Catalanes de España, como de las hijas de Nazaret de Barcelona, las tareas sí se deben suprimir como se ha venido haciendo hasta ahora, por asignatura independiente y por profesor específico. Así mismo la manera de evaluar debe cambiar, pues no se trata de poner una nota a un trabajo sino de reconocer el valor del esfuerzo, de lo aprendido y de la manera de descubrirlo. El rol del profesor y del alumno no se reduce a un yo enseño y tú aprendes, sino que hay un cambio de paradigma del enseñar al aprender. Todos vamos descubriendo en la aventura del saber ese aprendizaje vital que impacta y motiva al que aprende como al que enseña a seguir buscando el desarrollo integral de una persona, de un estudiante.
La verdadera innovación es metodológica, teniendo en claro ciertos principios y habiendo descubierto cómo aprenden los chicos: a través de algo verdaderamente significativo que los conecte con lo enseñado para saber explorarlo y no meramente aplicarlo, y en colaboración con otros donde todos se van evaluando si se descubrió algo vital para cuidar el planeta, para descubrir la verdad, valorar la historia y cultura y seguir embelleciéndola y no solo cuidándola. La metodología de proyectos por área y no por asignatura, la ruptura de la cátedra personal del docente y la reflexión e investigación constante de cómo enseña el docente y cómo aprenden los alumnos es la pauta de esta InnovACción educativa como lo llamamos los jesuitas, se trata de innovar en la acción, de aprender haciendo, evaluando todo y teniendo claro indicadores de logro de los chicos no de los maestros. El mayor logro de un maestro es el crecimiento de sus alumnos y que despeguen y vuelen en la vida.
Por algo, nos dice el mismo artículo del Diario Expreso citado, Francia que decretó por ley que debían suprimirse las tareas escolares, no le han hecho caso desde 1956, Y Finlandia uno de los mejores países que refleja los mejores estándares de educación en el mundo, el tema no está regulado ni suspendido, es cuestión de saber dosificarlas y diariamente.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *