Opinión Política

Yachay Boys

Me inspiro en la historía biográfica de José Andrade, que nos la cuenta en GkilllCity.
Cuando su madre le dijo, “no Mijito, no se puede ir a la universidad de Stanford porque aquí la realidad ecuatoriana no había el desarrollo suficiente como para tamaña aspiracíon”.

En Chone no había ni un PHd. nos lo dice con puchero. Sin embargo superando incluso el consejo de su madre, fue, vio y venció. Así nació Yachay. Buen guión para que Sebastían Cordero se inspire y ponga a rodar la película; Los YACHAY BOYS con Andrés Crespo actuando en cualquier papel menos en el del compañero René por incompatibilidad morfológica o casting como lo suelen llamar.

¿Qué es primero se pregunta José? ¿una excelencia académica o una economía desarrollada.? Por supuesto que él considera una falacia la primera posibilidad y diagnostica que “no somos una economía desarrollada porque aún no tenemos universidades de calibre mundial.” La cuestión a dilucidar es resolver que es primero, si el huevo o la gallina. Este es un enigma que ya se ha lo resuelto hace alguna decenas de generaciones, cuando todavía no había universidades. El huevo se desarrolla primero porque está conformado por células simples y primarias que evolucionan en complejidad hasta conformar un organismo, que es la gallina, y mucho más hasta que se forma la gallina de huevos de oro, que es lo que parece ser el artilugio del cual estamos hablando.

Es así como Senplades emite un “dictamen de prioridad” para crear el Proyecto Ciudad del Conocimiento Yachay, financiado a través de recursos fiscales que alcanzan la suma de 1.041 millones a gastarse entre el 2012 y 2017. El 31 de marzo de 2014 arranca la primera generación de Yachay y con ello inicia un ciclo que, esperan ellos, genere un nuevo boom, el boom del conocimiento”, tal como textualmente dijo René Ramirez en el acto inaugural donde asistieron más de 3.000 personas, Presidente con su mal inglés y pésimo frances incluido. Compara ese momento inaugural con aquel otro cuando Bombita Rodriguez, un general rechoncho rodeado de medallas, hizo desfilar el primer barril del líquido negro que en 1972 dio inicio simbólico del boom petrolero.

Lo de Tech viene después como una guirnalda necesaria para tener reconocimiento internacional. Se escogieron los cerebritos que habían obtenido mas de 800 puntos en el examen del CES. Como no lograron el número de alumnos requeridos bajo las rigurosas reglas que impuso el sabio René, el primer año lectivo se inició con 172 estudiantes y optaron por rellenar aceptando a otros 243 que actualmente está en “Nivelación General Emblemática” (observen que cuidadosos son las rimbombancias literarias)

Como se trataba de un proyecto que está pensado en grande, se expropiaron 4.500 hectáreas que según fuentes no confirmadas se tragó de un bocado los primeros 100 millones de dólares o huevitos, diría yo. Contraloría nos informará si ese es un precio justo y adecuado y espero que cuando se aplique la ley de plusvalía habrá algunos millones que se deberá recuperar. La ubicación fue selecciona por la Senplades de acuerdo a cuatro factores rigurosos: clima, accesibilidad, fuentes de agua y baja vulnerabilidad sísmica. Era en Urcuqui, o no era. Si tuviésemos un sentido de equidad creo que debió construirse este paraíso del conocimiento en Esmeraldas, la provincia segregada por su negrura petrolera que queda a tan solo hora y media de Yachay. Lindas playas y ya.

Dudo que la Contraloría tenga las agallas necesarias para analizar juiciosamente este complicado tema. Habrá que esperar algunas décadas para saber si Ecuador alcanzó, al menos, la altura de los países BRICS que José Andrade menciona para probar que todo nuestro tercermundismo se debe a la falta de universidades de excelencia. Recemos para que esta generación de YACHAY BOYS produzca lo que José Andrade nos promete que van a producir, o al menos lo necesario para auto financiar esa ya famosa universidad. Mientras tanto tenemos el derecho de discrepar con los intereses de la Senplades y de esa tecnocracia criolla que teje y maneja sus redes de araña a vista y paciencia de todos los que se dejan deslumbrar por esa vanidad correísta que se encontró con la circunstancial abundancia de recursos petroleros.

Yo recomiendo no saltar etapas. Empezar con el bachillerato Tech, y a los 10 cerebritos que vayan pescando anualmente, becarlos a las mejores universidades del mundo. Eso es lo que están haciendo los jóvenes talentos de todos los países que así como una vez José Andrade lo hizo, y san se acabó. Luego habrá todavía que ver si luego de ello, quieren trabajar aquí en medio de la inseguridad jurídica y doctrinariamente en contracorriente a las inercias empresariales aunque predica el emprendimiento como génesis del progreso. Emprendimiento sin empresas es la dicotomía que predica el actual gobierno. Ojalá José Andrade logre sacar adelante el proyecto y se instale definitivamente en Ecuador dejando allá, en los Estados Unidos, todo lo que tenga que dejar como profesor asociado y director del Laboratorio de Geomecánica en California Institute of Technology (Caltech). Mi consejo personal es que continúe allá, donde quizás algún día logre un primer premio Nobel, el primero que un ecuatoriano levante para orgullo y ejemplo de nuestro Ecuador criollo. Si se queda aquí regentando un sueño, no llegará a ver mucho más que lo que ahora defiende por 16.200 dólares mensuales.

1 Comentario

  1. Avatar

    Sr. Raad : Con ese mal ingles y frances que Ud. critica. al Presidente Correa. Se graduo con honores en su maestria en Belgica y doctorado en Economia en la Universidad de Ilinois en los EEUU. En uno de sus salones de esta Universidad esta la foto del Presidente Correa como estudiante destacado, esto antes que fuera Presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *