Opinión

Las sanciones: Prisión, multa y débito de puntos.

El personal que participa en la campaña explica a los conductores el contenido del material informativo

Las nuevas disposiciones de la C.T.E, para limitar o controlar la velocidad vehicular de los carros
livianos, pesados y de servicio público, a más de ser ilegales, no darán el resultado que desean
obtener, pues ya en vigencia dichas leyes, los accidentes continúan.

Porque son ilegales. Porque no se puede sancionar por una misma causa 3 veces a una misma
persona o infractor en este caso.

Porque no da resultado. Porque no se sanciona la incapacidad, más bien la IRRESPONSABILIDAD
de los conductores, con pleno y absoluto conocimiento de las autoridades de tránsito.

1.- Las autoridades saben y conocen que se han entregado licencias de manejo, en forma
irresponsable a personas que no están capacitadas para manejar bien, por su desconocimiento
de la ley de tránsito, pues posiblemente obtuvo su licencia con pagos adicionales.

2.- Muchos o algunos, no tienen la capacidad intelectual que los conduzca a actuar con
responsabilidad permanente en sus diarias actuaciones, lo que los conduce irresponsablemente
a actuar con prepotencia, pues el problema lo quieren resolver no con razonamientos lógicos de
la conducción del vehículo que manejan, bajo su responsabilidad, más aún, cuando se trata de
vehículos de servicio de transporte público, que son los que ocasionan el 90% de los accidentes
que diariamente se producen y cuestan vidas inocentes, por sus irresponsables actitudes, ante el
lamento de lo sucedido.

Falta responsabilidad
en el control vehicular y en el uso de la licencia, generalmente
recién adquirida. El incremento de vehículos pequeños, en los 2 últimos años, es realmente
preocupante, solo en Guayaquil, se aumentaron a la circulación más de 25.000 vehículos
anualmente a partir del 2010, según la información de prensa.

Hagamos un acto de reflexión y demos buenos ejemplos a los irresponsables, a fin de lograr
seguridad y responsabilidad en el manejo vehicular.

Pidamos que las autoridades de Tránsito, en lugar de meter preso al conductor, le enseñen a
conducir bien el vehículo que manejan, obligándolos a asistir por lo menos un mes a clases de
manejo, en donde se le indique que significan las señales de tránsito, que generalmente no
respetan por ignorancia, pues, de otra manera saldrán después de los tres días de detención a
cometer las mismas infracciones. Enseñémosle, por ejemplo:

– Que significa una raya continua en el pavimento.

– Que significa una raya discontinua en el pavimento.

– Que significan las 2 rayas, continuas y discontinuas, juntas en el pavimento.

– Que debe hacerse al llegar a una curva.

– Como se debe tomar una curva, enseñándoles que una curva es un polígono de infinito número
de lados, por lo tanto debe tomársela como tal.

– Que la velocidad generada en una curva produce 2 fuerzas tangenciales.

a).- Una fuerza centrípeta, que tratará de sacar el vehículo de la curva, para lo cual es necesario
vencerla con una razonable velocidad del vehículo. No se debe frenar en una curva.

b).- Una fuerza centrifuga que es la que le permite al vehículo mantenerse en la curva, pues si se
frena en la curva, se pierde esta fuerza tangencial y el vehículo tratará de salirse de la curva por su
tangente.

También es necesario que sepan que la velocidad del vehículo se controla con el acelerador, no
con el freno.

Fundamentalmente, es necesario inyectar a muchos o más bien, a todos los conductores de
vehículos, livianos o pesados, una gran dosis de RESPONSABILIDAD, para que sepan lo que es
perder la vida de un ser querido, por la acción irresponsable de otro, que ni si quiera conocemos.

3.- Que se revise con seriedad las condiciones mecánicas y de servicio de los vehículos, llantas,
frenos, etc.

Los accidentes no se producen necesariamente por manejar a 100 o 120 km/h, si no por la acción
irresponsable e incapaz de quien conduce el vehículo, no sabiendo mantener la velocidad que le
de seguridad, de acuerdo con las características de la calle, avenida o carretera que circula.

La mejor solución no está en sancionar, si no en enseñar. Retiren la licencia por la infracción
cometida, por lo menos un mes, mientras asistan a las clases de conocimiento de cómo se debe
manejar y cuáles son sus restricciones, para luego sancionarlos.

Primero enseñemos, para luego sancionar, a fin de no gastar el dinero en construir más cárceles
para los irresponsables. Las cárceles son para los delincuentes, que lamentablemente, hoy han
invadido la paz y tranquilidad de nuestros hogares.

Guayaquil, por la Patria con Autonomía.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *