Opinión

Los ochenta dictadores

En un estado democrático la participación activa de las minorías en la toma de las decisiones, es lo que garantiza el adecuado uso del poder para impedir las dictaduras.

El pueblo ecuatoriano votó por una constituyente, que previo un reglamento otorgaba poderes totales a los asambleistas para hacer una constitución y ejecutar una reforma estructural del estado.

Todo aquello que se hiciere como resultado de esto, debería ser ratificado en un referéndum aprobatorio para su vigencia.

Sin embargo, la auto asignación de poderes absolutos tan cacareada por los nuevos asambleístas del gobierno, son solo patrañas argumentadas por quienes se creen los nuevos dueños de la patria.

Hacer una interpretación que contradiga el mandato popular conferido a través de un estatuto, es solo un acto dictatorial que rompe el orden constitucional y evidencia la esencia inmoral de las nuevas gárgolas carroñeras del país.

Lo que los asambleístas pretenden hacer nadie se los pidió y mucho menos alguien se los dijo que lo hicieran.
Todo esto no son más que unas falsas y autocráticas interpretaciones de que la legitimidad está por encima de la ley, para justificar la violación al mandato popular.
En ningún momento ni en ninguna parte se votó para que se cerrara el congreso. Por mucho que los actuales dictadores crean que eso es lo que quiere el pueblo, los asambleístas no son telépatas ni interpretadores del pensamiento de la gente.
No pueden por que sí, ni por que les da la gana, decir que a nombre de los ecuatorianos cerrarán al legislativo, por mucho que los ineficaces diputados hayan hecho suficientes méritos para ser votados.

Acosta y sus secuaces no son los dueños del Ecuador.
Estas violaciones a la ley nos llevan al totalitarismo y serán las primeras decepciones que cansarán a un pueblo hastiado de que a su nombre se efectúen las más grandes depredaciones constitucionales a la patria.

No veo la diferencia entre aquellos de la vieja partidocracia que violaron la constitución cada vez que les dio la gana y estos nuevos títeres de la asamblea, que ya la han violado  incluso antes de posesionarse para luego volverla a violar.
La  antigua partidocracia es gemela con esta nueva alimañería de los hoy burócratas del estado. Son lo mismo pero en épocas diferentes, con iguales apetitos voraces y las mismas explicaciones justificativas para ultrajar la constitución con el consabido estribillo de que se lo hace por el interés nacional.

La otrora partidrocracia es tan perversa como los nuevos asambleístas.
Antes los partidos representaban los intereses de los ricos, ahora los asambleistitas representan los intereses de aquellos que después de cuatro años serán los nuevos ricos.
Nada ha cambiado, todo es lo mismo.

Las ratas son las mismas de siempre y lo que queda del cadáver que se quieren comer; lo mismo.

No existe gran diferencia entre un Acosta y un Hurtado.
Ambos son ideólogos serranos de clase media, los dos son profesionales, socialistas, hacen deportes, usan lentes, se ponen suéteres debajo de sus levas, son altos y dicen actuar por el bien de la patria para hacer reformas trascendentales y fundamentales.

No entiendo como una Maria Paula Romo que vive en Quito, pueda saber que es lo que más le conviene a Guayaquil, así como no entiendo cómo un Panchana que vive en Guayaquil se lo permita.
Los asambleístas no son los dueños de la patria y mucho menos son mejores ecuatorianos o más preparados que nosotros para saber lo que necesitamos.

Esto de los poderes absolutos son criterios autocráticos de unos recuadrados mentales, que ahora creen que el país le pertenece. La mayoría de ellos son conocidos en sus casas y sin ninguna preparación en materia constitucional y peor en conocimiento de cómo funcionan  las instituciones del estado.

Dicen que el poder cambia o corrompe.
Se sabe que para conocer la verdadera esencia de un hombre hay que darle poder.
No sé que es más peligroso, si darle poder a un tonto a o dárselo a un ambicioso que se crea inteligente.
Estos autodenominados nuevos dueños de la patria no son nada más que ochenta violadores igualitos a los que dicen combatir.

0 Comentarios

  1. Avatar

    Excelente articulo lo felicito

  2. Avatar

    Lo felicito Miguel por este articulo.

    Es una pena ver a mi pobre pais sazonarse para ser devorado por jovenes buitres con hambre, ya los buitres viejos comieron y bastante, al fin del día no hay diferencia, es una pena ver como van a hundir más a un pueblo ignorante y vapuleado que ya no sabe en que creer. Lo que les falta probar es el infame socialismo adornado con una caristmática sonrisa y una asamblea, este pueblo no esta capacitado para gobernar ni ser gobernado de la manera como se lo ha hecho en los últimos 25 años (con excepciones claro).

    Aqui lo que falta es hacer purgas, asi es, purgar y castigar.

    A todos los diputados y demas delincuentes de saco y corbata que nunca hicieron más que amarrar, prostituirse y limpiarse el trasero con la bandera, a ellos y a los que representan/ron deberían de ser juzgados en público, el castigo público hace evidente el resultado de un mal proceder.

    Estoy consciente que suena inhumano, disfuncional, Hitleriano, obsoleto, dictatorial, Stalinista y demente, la historia da fe de ello, pero al menos hara pensar dos veces al que quiera robar.

    La purga debe de empezar por nuestra ciudad, tenemos que limpiar nuestro Guayaquil de tanto ratero, identificados como pelucones, serán pelucones por la plata, pero de cuna son viles ratas, bueno esa es otra historia.

    Esperemos que coja cuerpo este circo de la asamblea, ya veremos el resultado chamo.

    VIVA GUAYAQUIL INDEPENDIENTE

  3. Avatar

    siga así don Miguel, que nadie lo calle.

  4. Avatar

    Muy bien Miguel, permiteme hacer una reflexión al respecto. La asamblea se acaba de iniciar, arrogandose poderes que nadie les dío, igual que lo hicieron en su epoca los diputados «de mayoria» que tambien como los actuales se creian «dueños» del pais, muchos «guacharnacos» hicieron «fortuna» con sus cargos.
    Lamentalemente el pueblo, en su mayoria todavia tiene esperanzas de que estos nuevos dictadores, mejoren las inequedades que «nosotros» directa o indirectamente hemos permitido que los «otros» profundicen.
    Eloy Alfaro defendio hasta la muerte, las ideas LIBERALES y la REBELION contra la opresión.Así lo proclamó el 18 de Junio de 1895 a su arribo a Guayaquil. «Guayaquileños: ….. frecuentemente habeis regado con vuestra sangre generosa las calles de la histórica cuna de Olmedo y Rocafuerte en protesta solemne contra la fuerza material que la oprimia. …….. Guayaquileños: llénaseme el alma de satisfacción al reconocer que habeis probado una ves más, que sois dignos descendientes de los Próceres del 9 de Octubre y del 6 de Marzo…….. Guayaquileños: El País se encuentra abrumado por el régimen de la teocracia, que lo ha llenado de ignominia, y desea instituciones LIBERALES, que favorezcan su desarrollo moral y material, y una administración honrrada, que de garantias a los partidos doctrinarios, en sus luchas civilizadoras, en el campo de las ideas……… Eloy Alfaro,»(«E.Alfaro su vida y su obra» J.Perez Concha 1978).
    Creo que La provincia y la ciudad del Guayas y Guayaquil, conjuntamente con la provincia de Santa Elena y los cantones General Villamil, Posorja, Eloy Alfaro, Daule y Samborondon, deben reestructurarse, hacer una «región administrativa» Autonoma y Liberal. Ya estamos divididos, es hora de «volvernos» a unir inclusive integrando a otras áreas geograficas colindantes o afines.Los habitantes de las localidades mencionadas, trabajan, estudian, comen, duermen, nacen y se entierran «simultaneamente» entre dichas parcelas. Ejemplo: trabajan o estudian en Guayaquil,duermen en Duran o Samborondon, y se entierran en Daule. y asi se pueden hacer mil combinaciones. El gran Guayaquil Metropolitano deberia integrarse y defender lo que dice el Estatuto que el soberano aprobo y que los 80 dictadores han desconocido. Hay que tomar acciones que afiancen lo que el pueblo aprobó, a fin de defender nuestros derechos fundamentales, como de manera taxativa dice en el artículo UNO del estatuto ?La Asamblea Constituyente respetará, profundizando en su contenido social y progresivo, los derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas?
    Que los asambleistas independientes nos respalden y los 18 del Guayas rindan cuentas o les pediremos revocatoria del mandato.

  5. Avatar
    daniela garziani

    Ya basta de patrañas, dictadores solo en tu distorcionado cerebro autor de este articulo, todos fueron elegidos por el pueblo LOS 80 ASAMBLEISTAS, y la minoria que antes era acostumbrada a ser la mayoria que se aguante, CHAO DUEÑOS DEL PAIS. AHORA LA PATRIA YA ES DE TODOS.

  6. Avatar

    Mi querido Miguel gracias por tan buen articulo y por ser ejemplo de lo que todos los Guayaquileños deberiamos hacer, No callar, y crear esa Union que hemos perdido, solo unidos lograremos pelear por la Libertad de nuestra Amadisimo Ecuador.
    Que Dios nos Proteja contra este Totalitarismo Asqueroso que estamos empezando a vivir

  7. Avatar

    Felicidades. Que lástima que esta revolución, esté plagada de gente como Daniela, que sólo puede responder a estas verdades con insultos, pretendiendo ofender a la inteligencia y libre pensamiento de las personas.
    He leído sus artículos, y a veces pienso que en usted también és visceral, que se deja llevar por apasionamientos. la diferencia es que fundamenta, porque lo vive, como cualquiera de nosotros. Yo misma lo vivo ahora, que después de cum laudes en el extranjero casi no puedo graduarme de doctora por un miembro de mi tribunal, correísta. Porque en mi tesis de derecho ambiental critico duramente decretos como el 486, de los tiburones… etc. Pero en fin. No callar, es la consigna y no doblegar el espíritu mientras se luche por lo que se quiere.
    Salud.
    Lucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *