18 junio, 2024

La historia oscura del dólar y la reserva federal (2/6)

1811 Al finalizar los 20 años del sistema del Primer Banco Nacional (First National Bank) la economía de Estados Unidos estaba en ruinas, pero los banqueros prosperaron. Thomas Jefferson y Andrew Jackson se oponían a crear otro banco central y creían que el pueblo estadounidense, a través del Congreso, debían de dictar la oferta de dinero y no de los intereses privados o extranjeros. El gobierno negó la renovación de ese sistema y quiso volver al modelo anterior, moneda basada en valores sin intereses. Lo cual fue muy mal visto para inversores foráneos como Nathan Rothschild.

1812 Nathan Rothschild molesto por perder esta rentable empresa monopolística, declaró furiosamente: “O se concede la solicitud de renovación de la carta, o Estados Unidos se verá envuelto en una guerra de lo más desastrosa”. 

Luego ‘instruyó’ a los británicos a través del primer ministro de Inglaterra, Spencer Perceval, “darles una lección a estos insolentes estadounidenses, devuélvelos al estado colonial”, Spencer se negó.  Solo unos meses más tarde fue asesinado a tiros en el vestíbulo de la Cámara de los Comunes por John Bellingham, un comerciante de Liverpool.

Su reemplazo fue Robert Jenkinson quien si apoyó la guerra  de  recolonización,  sin embargo Estados Unidos triunfo, pero quedó tan endeudado que se vio obligado a aceptar un nuevo banco central privado que emitirá moneda y préstamos con intereses.

1816 El Segundo Banco Nacional (The Second Bank) se funda, autorizado a nivel federal y regirá por otros 20 años, hasta 1836. 

1832 Andrew Jackson se presenta a relección y por primera vez en la historia un candidato realiza giras de campaña, su lema fue “Jackson y ningún banco» desató una guerra frontal contra los agentes Rothschild dentro del gobierno. A pesar de que los banqueros invirtieron grandes sumas en la campaña de su oponente Henry Clay, Jackson fue reelegido por abrumadora mayoría y aquí una de sus citas: “Señores, he tenido hombres vigilándolos durante mucho tiempo y estoy convencido de que habéis utilizado los fondos del banco para especular con el pan del país. Cuando ganabas, dividías las ganancias entre vosotros, y cuando perdías, lo cargabas al banco. Me dices que si tomó los depósitos del banco y anulo sus estatutos, arruinaré a diez mil familias. Eso puede ser cierto, caballeros, ¡pero ese es su pecado! Si los dejo seguir, arruinarás cincuenta mil familias, ¡y ese sería mi pecado! Eres una guarida de víboras y ladrones.»

Jackson ordenó a su nuevo Secretario del Tesoro, Lewis McClean, que comenzara a retirar los depósitos del gobierno del Segundo Banco y comenzara a colocarlos en bancos estatales, McClean se negó a hacerlo, Jackson lo despidió y nombró a William J. Duane como nuevo Secretario del Tesoro. Duane también se negó a cumplir y también fue despedido. Fue en el tercer nombramiento, cuando Roger Teney, el 1 de octubre de 1833 empieza a retirar los fondos gubernamentales del Banco y los transfiere a bancos estatales.

1835 Andrew Jackson pagó la última cuota de la deuda nacional, el único presidente en la historia que lo hizo. Apenas o semanas más tarde,  Richard Lawrence intentó dispararle al presidente Jackson pero ambas pistolas fallaron, Lawrence fue declarado inocente por motivos de locura. Después de su liberación, presumió ante sus amigos de que personas poderosas en Europa le habían asignado la tarea y que lo protegerían si lo atrapaban. 

  1. Zachary Taylor asumió la presidencia y se opuso a la creación de otro banco central. “La idea de un banco nacional está muerta y no revivirá en mi época”. Meses más tarde murió mientras comía cerezas y leche. Muchos doctores de la época afirmaron que fue envenenado con arsénico.

Luis Santillán Guerrero.


Artículos relacionados

¿La diferencia?

Los países desarrollados defienden su cultura e historia, son nacionalistas, disciplinados, estudiosos, industriosos y primero es la nación. La corrupción es sancionada por una “Justicia Independiente” por el bien del país. Los […]

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×