18 junio, 2024

Los espectáculos mediáticos de Pame

Ver las actuaciones de ciertos asambleístas de la República, ya pasan de la hilaridad a lo grotesco, observar a nuestros representantes, quienes fungen de ser nuestros delegados ante la Asamblea Nacional, parece más un programa cómico o más bien trágico, que lo que debería representar.

Algo tan sagrado como lo es la fiscalización, uno de los deberes y funciones más importantes de los señores Asambleístas, no puede ser ridiculizado por su propia presidenta, al invitar a intervenir a un prófugo de la justicia, justamente cuando quien promovió dicho proceso, estaba casualmente invitada por dicha Comisión a explicar su accionar como Fiscal General de la Nación.

Veo con algo de esperanza que ya se han levantado voces dentro del mismo parlamento para pedir una sanción a la presidenta de la Comisión de Fiscalización y que la propia Fiscal, le conmina a que declare del paradero del ex Asambleísta prófugo, que por pura coincidencia antes de renunciar a su curul, era un prestante representante de la misma tienda política de la señora presidenta de Fiscalización y miembro también de la coloquialmente denominada, piscina de los “tetones”.

Tomar partida personal, abusando de los cargos que se ostentan, a mi modesto entender también es un delito y deberían ser sancionados con todo el rigor que la ley permite, los señores Asambleístas deben sentir vergüenza ajena, como sentimos muchos ecuatorianos, que personajes como el funcionario “Tetón” o “aaay Pame”, nos representen, incluso a los que nunca votaríamos por ellos, en cargos tan solemnes e importantes donde se debaten en muchas ocasiones el futuro del País en el cual vivimos.

Que algunos Asambleístas nos quieran acostumbrar a sus payasadas a nombre de la democracia no es lo adecuado, se los eligió para que nos representen generando leyes y propuestas que beneficien al colectivo ciudadano, manejar agendas propias con oscuros intereses los lleva no sólo a ellos, sino a toda la Asamblea Nacional, a estar en el estado descrédito que actualmente poseen, los reglamentos y leyes internas que protegen este tipo de actividades deben ser puestas en marcha, y a quienes las incumplan, sea cual fuere su posición, sancionarlos, para que los ecuatorianos y el mundo ya no tengamos que seguir observando “Los espectáculos mediáticos de Pame”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×