22 mayo, 2024

El Banco Internacional de Desarrollo Ecuatoriano (BIDE)

He querido nominar así a las REMESAS, de dinero, que los ecuatorianos en el exterior, envían a sus congéneres en el Ecuador. Según el diario el Universo, el monto de tales envíos llegan a la considerable suma de $5.447,5 millones de dólares, equivalentes al 4,5% del PIB (Producto Interno Bruto).

Las familias más favorecidas con tales envías, están radicados en las Provincias del Guayas, Azuay, Pichincha y Cañar.

Las llamo Banco, por la cantidad inmensa de dinero que se envía, pero también los considero PRÉSTAMOS a cero interés, no reembolsables, por cuanto son donativos remitidos por y para familiares muy cercanos, que requieren de esa ayuda humanitaria.

Este “Banco Internacional”, cuenta con “sucursales”, radicadas principalmente en las ciudades de N.Y., Miami, Los Ángeles, y San Francisco. También, cuentan con “sucursales” en Murcia, Madrid, Bonn y en Roma. Recientemente, han abierto una “agencia” en Otawa.

Estas cifras, deben hacer meditar, tanto al Gobierno Nacional, como a los Gobiernos extranjeros, pués nuestros migrantes, viajan a tales países para trabajar muy duro, corriéndose el riesgo de su propia vida en su trayectoria hacia los EE.UU. principalmente. Mueven la economía de los países donde migran y en ocasiones realizan los trabajos que los nacionales de tales países ya no están dispuestos a realizarlos. Quiere decir que los necesitan, pero por su condición generalmente de ilegales, reciben un salario menor y están asediados en muchos casos por las Policías de Migración de aquellos países donde se han radicado. Y en ocasiones, si los detectan, los expulsan como si fueran delincuentes y no lo que realmente son trabajadores. Los ecuatorianos tienen buena fama de serlos y generalmente las empresas donde trabajan, los aprecian, y los ayudan a legalizarse, gracias a Centros jurídicos, que les tramitan el papeleo.

Los migrantes que logran la legalidad de su permanencia, en los EE.UU., pueden ejercer su derecho al voto alla ́para las elecciones norteamericanas y votan también, por los candidatos ecuatorianos, o votan en las Consultas o Referéndums, como los que acaban de pasar, en las sedes de los Consulados o Embajadas predeterminadas para sufragar y ejercer su derecho al voto. Gozan en USA, de de los beneficios de la salud pública y del crédito, para vivienda.Son éstas las razones fundamentales por las que migran.

Los ecuatorianos no son los únicos que migran hacia los EE.UU., hay migrantes de todos los países de América y de muchos otros países del mundo, (europeos, asiáticos y africanos), que en total representan un 25% de toda la población norteamericana, convirtiéndose en un sector político atractivo, para quienes aspiran gobernar los EE.UU o lograr un puesto en el Congreso o en el Senado norteamericano. Otros migrantes triunfan en áreas de especialidad judicial, médica, comercial y de ingeniería, conquistando sitiales destacados en sus lugares de trabajo o como obreors de la construcción y en las fábricas.

La migración es un fenómeno mundial, que une y desarolla a pueblos de diversas nacionalidades. No debe tratarse a la ligera esta temática y simplemente regresarlos a sus países de origen. Son “heroes nacionales”·, en sus países de origen y la esperanza de vida, para quienes reciben sus ayudas económicas.

BIEN POR LA MIGRACIÓN, BIEN POR SU LEGALIZACIÓN, MAL POR SU DEPORTACIÓN.

Artículos relacionados

Somos un pueblo egoísta y cobarde…

Desde que somos pequeños nos enseñan que el bien común es prioritario sobre el bienestar individual.

Los principios de la religión católica, que alberga la mayoría de creyentes en nuestro país, nos inculca amar al prójimo más que a uno mismo.

Incluso el mayor ejemplo de esta forma de pensar, es el sacrificio del hijo de dios, que entregó su vida a cambio de redimir los pecados de la humanidad.

Desde pequeños nos hacen estudiar de memoria a los héroes de la patria.

Nos inculcan a raja tabla los principios cívicos y nos hacen rememorar las gestas heroicas de nuestra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×