25 mayo, 2024

La corrupción es global: ¿Cómo cortarla? 2/6

De manera sistemática, Latinoamérica y países del primer mundo han venido perdiendo su soberanía social, política y económica.  El virus de la corrupción está presente, permeando de manera más profunda en la sociedad. Cito unos ejemplos de este patrón que está generalizado a todo  nivel: nacional, regional y geopolítico. 

Luis Caputo. Ministro de economía nombrado por Javier Milei, tuvo causas penales durante su participación en previos gobiernos y aún existen acusaciones e investigaciones en curso, casi detenidas, que involucran también al Fondo Monetario Internacional

Pedro Sánchez. Jefe de gobierno español, está siendo investigado por la fiscalía española y cuerpos del parlamento europeo por  favorecer una ley de amnistía a grupos separatistas a cambio de votos para su reelección. Miembros de su entorno más cercano están siendo investigados por malversación de fondos en varias causas

‘Caso Mediador’, escándalo de corrupción, con drogas, prostitución y coimas, salpica al partido de gobierno de España

Ursula von der Leyen. Actual presidente de la comisión europea y espera relegirse este 2024. Junto con su esposo, protagonizaron investigaciones que aún no se esclarecen sobre las negociaciones de vacunas para el Covid fabricadas por Pfizer. 

Josehp Biden. Presidente de los Estados Unidos y personero público desde 1973. Su hermano, hijo y otros familiares están siendo investigados por varios casos de corrupción utilizando su posición de influencia y función en el gobierno, los cuales incluyen una serie de cuentas en paraísos fiscales.

Estos pocos ejemplos ilustran el espiral sin salida que existe, no es un mal solo de países subdesarrollados, los síntomas son los mismos, comisiones de congresos y agencias de gobierno inmersos en sesiones interminables acusándose y defendiéndose a costa de los sueldos pagados por sus ciudadanos, mientras cada día nos desayunamos un nuevo caso de corrupción. 

Fiscalías que no se dan abasto para las investigaciones, agreguen a ello el dinero para organizar procesos electorales y recursos robados que nunca se recuperan, el costo económico que terminamos pagando podría ser calculable, pero la desconfianza en el  sistema democrático se va destruyendo por quienes llamamos líderes, representantes de nuestra sociedad  y en cierta forma a quienes deberíamos de emular.

La sociedad civil, de manera gradual se ha convertido en parte del problema, su indiferencia y reducida participación activa en los aconteceres locales y globales ha permitido que se forme una grieta enorme que la corrupción utiliza para expandirse y permear en  espacios que están consagrados en favor de sus ciudadanos por sus constituciones.    

La casi nula participación ciudadana nos ha convertido en pueblos reaccionarios donde su única salida de escape es la protesta, entonces ya estamos tarde, pasamos a ser parte de una obra teatral planificada,  que nos enfrenta a nosotros mismos, entonces el gobierno toma más espacio y poder, aplicando nuevas restricciones a nuestras libertades, impuestos y medidas coercitivas. 

Y de gota en gota y sin darnos cuenta estamos pasando de estados de derecho a estados totalitarios. Estos patrones ya se vienen dando en países mucho más desarrollados que los de Latinoamérica, nosotros no somos la excepción, es parte de una agenda planificada.

Es hora de frenar esta tendencia, dejar de ser reaccionarios y plantear soluciones quizás revolucionarias.



Artículos relacionados

Terremoto

Un estudio reciente del año 2000 realizado por la United States Geological Survey predijo un 62 por ciento de posibilidad de un gran terremoto en los próximos 30 años, en cualquier momento. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×