25 mayo, 2024

¿Cómo contar una historia cotidiana pero no cotidiana? 

¿Cómo contar algo que me pasó extraordinario sin que sea extraordinario?

Porque lo extraordinario a veces se esconde en la cotidianidad y en algunos casos se hace más visible. Y a veces, aparecen como mojones de esperanza que renuevan el alma y nos dan un empujón para seguir adelante y continuar confiando en que la vida vale la pena a pesar del sufrimiento que también conlleva.

Porque la felicidad surge más plenamente y más palpable luego de haber atravesado alguna tormenta o después de un esfuerzo muy grande, o en el propio trayecto de una enfermedad brava o en medio de una charla con otro que está cabizbajo y anda buscando respuestas y algún hombro para apoyarse un rato o una oreja que simplemente le preste atención. 

Momentos de felicidad. Instantes de esperanza que son como luciérnagas, que en medio de la noche oscura aparecen y nos invitan a seguir creyendo. Destellos de luz. 

Como ayer que, sin querer, terminé charlando con unos desconocidos e intercambiando contactos para ayudar con una necesidad que tenían. Vivencias únicas. Luciérnagas en el camino. Minutos de felicidad. Chispazos de esperanza que hacen que el corazón lata más fuerte y el cuerpo funcione mejor. 

Porque en medio de las dudas, en medio del dolor, en medio de las no respuestas y aun de la profunda tristeza, Dios sigue apareciendo.  

Y en esa mezcla de experiencias favorables y desfavorables, fáciles y difíciles, agradables y desagradables los milagros suceden. Y nos permiten acercarnos incluso mucho más íntimamente a otros que están sufriendo. Y el fenómeno del encuentro se produce y volvemos a respirar profundamente y de repente, como algo mágico, la alegría aparece y el sentido de humanidad resurge y entendemos que la vida vale la pena. 



Artículos relacionados

«Nuevas amigas»

Son tres. Señoras muy amables, que de tarde en tarde se “asoman” en el restaurante donde escribo estas “Cartas”. Una de ellas al despedirse, le preguntó a mi compañero de mesa, su […]

Onírico

Corro,  con rapidez. No quiero que me atrape, me alcance, me someta, me vuelva inútil. No tiene sentido que me inutilice. Me vuelva un desvalido. Infructuoso, acabado, la tortura del fin. Trató […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×