18 julio, 2024

Un manual para la vida 

Una canción de letra verdadera dice, «Los caminos de la vida no son como yo pensaba como los imaginaba, no son como yo creía» poco tiempo de un cumpleaños, entran los inevitables pensamientos de sentir que ya pasó un año más, ni el Año Nuevo occidental ni el Chino marcan tanto la diferencia como el onomástico propio, y es precisamente ese sutil desliz en el tiempo hacia lo inevitable. Hace algunos años alguien me dijo, estás cerca de los 40, y en ese momento me sentía bastante alejada, y ahora lo veo a la vuelta de la esquina. 

El pasar de los años te enseña mucho, no necesariamente te hace más sabio (o menos) simplemente las experiencias te van mostrando el camino, el cual no siempre es lineal y se podrán enfrentar nuevos desafío con el tiempo. Sin embargo, al pensar en la vida propia, nos ponemos a analizar si todo hubiese sido más sencillo si la vida viniera con un manual. 

Si al nacer, nos entregarían a cada uno, la sinopsis de lo que podrían ser los diferentes escenarios en la vida, desde los momentos más íntimos, felices, difíciles, y complejos, si para cada circunstancia, enfermedad, negocio, relación interpersonal supiéramos que hacer para obtener los mejores resultados para nuestro bienestar de quienes queremos, la vida sería distinta, tal vez más fácil, o tal vez no. 

Vivir no es fácil, es para valientes, y tampoco tendremos un manual. Podemos guiarnos por los mayores, por los sabios, por algo el dicho, el que escucha consejo, llega a viejo, por algo tengo inclinaciones a juntarme con personas mayores, y es porque uno aprende (y a veces de los errores ajenos).  Hasta los reyes magnánimos de la historia tenían sus consejeros, los Chinos sus oráculos, como el I-Ching, y los presidentes, sus asesores, iguales de importantes que el propio mandatario. 

Sin embargo, en cierto momento de la vida, quisiéramos que alguien nos diga exactamente lo que tenemos que hacer, y usualmente para estos instantes, recurrimos a nuestras parejas, amistades, familiares, sin embargo, el mejor manual para la vida es Dios o ese ser supremo en el que queremos. Lo difícil es creer en Dios, y en que tiene guardado los mejores consejos y el mejor manual para nuestra vida, y este acercamiento por lo general también se consolida con los años. Tampoco existe un manual para llegar a Dios, y este es el propósito principal que tendremos a lo largo de nuestra vida. 

Artículos relacionados

Reflexiones por el día de la Madre

El segundo domingo de mayo, es decir mañana, es la fecha escogida para rendir homenaje a aquella mujer dedicada, abnegada, persona que nos dio la vida y que está dispuesta a dar la suya por nosotros, LA. MADRE.

Cada uno de nosotros tenemos la Madre que Dios nos quiso dar, algunos tienen la suerte de tenerla viva, quizás otros no tengan dicho privilegio, pero de igual forma ese vacío trata de ser cubierto con la cercanía a Dios y a la familia.

Dicen que la Madre tiene algo de Dios por la inmensidad del amor que puede dar, también lo tiene de ángel porque nunca se distrae ni desmaya en los cuidados de sus seres queridos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×