14 abril, 2024

Ante una crisis, jamás olvidar el diseño y otros detalles.

Es común que en nuestro país optemos por prescindir del diseño cuando nos encontramos en crisis. Solemos decir: cuando tenga dinero invierto en mi imagen. Ese es un común y grave error que veo desde hace más de tres décadas de vida profesional y noto que se ha trasladado a las campañas de redes sociales y a las fotografías que se usan para vender productos… algo ilógico pero real.

La tecnología, que tan generosamente nos da herramientas para hacerlo todo nosotros mismos, pone en nuestras manos la enorme responsabilidad de proyectar la imagen de emprendimientos que, sin darnos cuenta, podemos llegar a matar con nuestros propios actos cuando lo hacemos con mal gusto, descriterio, faltas ortográficas, errores de redacción, entre otras cosas.

De las aplicaciones que más recomiendo usar cuando alguien quiere hacer diseño para redes sociales está Canva, un programa que en el nivel Pro ofrece muchas herramientas interesantes. Tener esta versión pagada en el celular acelera los procesos para diseñar imágenes que se vayan a publicar en redes, con la ventaja de que se las puede subir sin usar memoria del celular.

Siempre comento a los jóvenes diseñadores que en lugar de vetar esa aplicación, la conozcan y le saquen provecho, ya que es preferible que sea usada por personas con criterio y creatividad para que la puedan explotar. En manos de usuarios sin mayor conocimiento, los diseños que vienen pre hechos serán de gran ayuda, pero tengan claro que probablemente se encuentren el mismo diseño en otras cuentas. Es decir, que si buscan distinguirse, ese no será el mejor camino. Cuando yo era estudiante algún profesor también satanizó el adobe Illustrator, haciéndonos creer que este nos haría todo el trabajo y nosotros no haríamos nada. Quizá tenía una premonición de la actual inteligencia artificial, pero está claro que durante más de treinta años de usar las aplicaciones de Adobe, estas han sido herramientas excepcionales para diseñadores que hemos pasado largas horas frente al monitor elaborando y depurando nuestros diseños.

La democratización del diseño no es necesariamente una ventaja y, lejos de lo que podamos pensar, pone en evidencia la peor crisis que podemos estar viviendo y que no es precisamente la económica, sino la que vivimos internamente las personas. Si no le damos su lugar a la creatividad, difícilmente saldremos de cualquier crisis que se nos presente ahora o después.

Me gusta decir, porque además estoy convencida de ello, que la creatividad genera más creatividad. Es un virus contagioso, pero un buen virus, uno que nos da esperanza de vida. Por eso, ver una buena obra de teatro, una buena película, escuchar una canción bien compuesta, ver una exposición de arte, ir a un concierto de danza, leer un libro, o incluso buscar la compañía de personas de creativas, nos ayudará a impulsar ese motorcito que todos llevamos dentro y que estimula nuestra capacidad creadora. Para eso es también indispensable saber seleccionar lo que decidimos consumir a todo nivel.

Que la crisis no sea la excusa para dejar de hacer cosas o para hacerlas mal. ¡Al contrario! Que lo veamos como un reto para ser una mejor versión de nosotros mismos y seamos capaces de proyectarlo a nuestros negocios y emprendimientos.

 

Artículos relacionados

Informalidad: ¿Guerrilla urbana?

Hace ya algunas décadas, el Capitán del Pueblo (Carlos Guevara Moreno) imponía un nuevo ritmo de manifestación callejera con el accionar de sus mítines relámpagos en los escenarios urbanos de Guayaquil. Los policías se dislocaban el cerebro porque nunca sabía en cuál esquina les aparecería un nuevo grupo de manifestantes. El Capitán enseñó nuevas formas de hacer política, de expresión popular y hasta de oratoria.

Hoy día los opositores a la Ciudad usan a los resentidos, prematuros o tardíos, para que esgriman su inconformidad frente a un escenario urbano que, si ellos fuesen un poco más positivos –y proactivos, por supuesto-, les otorgaría un sin número de posibilidades de desarrollar un destino evolutivo…

España y la doble nacionalidad

En las clases de Derecho Internacional Público explicaba a mis alumnos sobre de la doble Nacionalidad en España. Les recordaba que fue la Constitución de 1945, la que formuló por primera vez el principio de la doble Nacionalidad entre Ecuatorianos y Españoles que sin embargo no llegó a ponerse en práctica por la falta de una Legislación secundaria probablemente por el poco tiempo que duro esta Constitución posteriormente el decreto supremo 976, publicado en el Registro Oficial del 5 de marzo de 1964, dispuso que sin perder la Nacionalidad de origen, podrían ser considerados Ecuatorianos los Iberoamericanos y Españoles por nacimiento que se domicilien en el Ecuador y manifiesten su voluntad de serlo siempre que igual trato se otorgue al Ecuatoriano en el Estado correspondiente.

Por otra parte, el 23 de marzo de 1965, se celebró un convenio de Nacionalidad con España, que aparece en el Registro Oficial #463 que tenía como finalidad abrir el camino para que la Constitución de 1967, volviera a incorporar el precepto de la Constitución de 1945.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×