18 julio, 2024

Sebastián Piñera

Fue despedido con todos los honores, incluso de opositores, que le ofrecieron respeto y destacan su contribución como hombre público; hoy todos reconocen su patriotismo y madurez para enfrentar las difíciles responsabilidades del poder.

El mismo Boric afirmó “que las querellas y recriminaciones fueron en ocasiones, más allá de lo justo y razonable”. Una forma elegante de pedir disculpas al colega expresidente antes de su partida. Hubiera sido más significativo que se lo hubiera dicho antes, en privado; tal vez sí lo hizo, por ello hablaban y colaboraban ante decisiones cruciales y difíciles.

El arzobispo de Santiago, Fernando Chomali, declaró que la muerte del presidente Piñera ha servido para unir al país, “que no es necesario esperar que ocurran desgracias como las que hemos vivido, -refiriéndose a los incendios de la V Región y el lamentable accidente de SP-, para abrazarnos, respetarnos, para reconocer lo bueno que hay en cada uno de nosotros”. Fue un llamado oportuno por la unidad del país, a encontrar razones para no enfrentarse entre chilenos, para unir esfuerzos y tener un objetivo común, pese a diferencias y distintos intereses.

El dirigente Fernando Claro, de Fundación El Progreso, afirma “que Piñera fue víctima de una izquierda sin principios, como está ocurriendo en diferentes partes del mundo. Acá en Chile quedará para la historia la vergonzosa oposición que le hicieron”.

No obstante, el pueblo en las calles, ante el paso solemne del cortejo, aplaudían y saludaban “Sebastián, el pueblo está contigo”. Equivalía a un ‘mea culpa’ colectivo, a un reconocimiento al estadista, a un verdadero demócrata que había dedicado parte de su vida para resolver con honestidad y dedicación problemas de la colectividad. Él fue un reconocido ambientalista, a quien se le deben las iniciativas para contrarrestar el cambio climático y la promoción de energías renovables.

No hay duda que Chile perdió un gran líder, un hombre generoso que se preparó para servir a su pueblo, que salvó la vida de los acompañantes en su helicóptero y de los 33 mineros de la mina San José. Un buen hombre, íntegro, nunca perfecto, pero sus aciertos pesaron mucho más que sus errores.

Artículos relacionados

La Revolución no necesita edecanes

El proyecto de Ley reformatoria a la Ley de Personal de las FF.AA., enviado a la Asamblea por el Presidente Correa, dispone que se derogue el Art. 45 de la Ley de Personal de las FF.AA., el cual se relaciona con los cargos de edecanes del Presidente de la República, del Vicepresidente, de los Presidentes de la Función Legislativa y de la Corte Suprema de Justicia.

En dicho proyecto simplemente se establece, sin mencionarlo, que los edecanes de las principales autoridades no son necesarios; se esgrime, entre otros motivos, que de acuerdo a la Ley Órganica de la Defensa Nacional, el representante legal de las FF.AA es el Ministro de Defensa, sin duda que así lo es. La presencia del edecán es una representación simbólica, una demostración de la subordinación de las FF.AA. al poder civil,. legítimamente constituido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×