19 abril, 2024

¿Son los tatuajes igual a delincuencia?

Sin duda una de las preguntas más controversiales sobre todo entre las generaciones anteriores, es difícil debatir este tema, ya que las posiciones están divididas entre dos bandos. Primero los que ven a los tatuajes como algo inmoral y sobre todo como una característica de la delincuencia y segundo, los que ven a los tatuajes como un arte para decorar su cuerpo o una forma de expresión. 

En mi caso, siempre me han gustado los tatuajes, yo comencé a tatuarme desde los 18 años, es claro que pertenezco al grupo de los que ven a los tatuajes como una forma de expresión y un arte, pero, debido a los actuales acontecimientos delincuenciales de nuestro país, el ver a los tatuajes como una característica de la delincuencia se ha agravado; por ejemplo, la disposición de no dejar que una persona tatuada pueda acceder al curso para poder ser policía me parece totalmente fuera de lugar, ya que alimentan ese pensamiento retrograda de que todos los tatuados somos malos, por lo que, respondiendo a la pregunta, es claro que no, un tatuaje o varios no significan delincuencia, no hay que generalizar, ya qué existen personas sin tatuajes que son delincuentes como los que los tienen.

Todos somos y valemos lo mismo, la delincuencia viene de la mano con la educación y el libre albedrío. Tener la disposición y el dinero para decorar su cuerpo no es igual a la delincuencia.



Artículos relacionados

Carta a mi Alcalde

Marcha por Guayaquil 2010 - Jaime Nebot No está solo

Estimado amigo. Vine a Guayaquil hace 43 años y soy parte viva de esta ciudad portuaria, agitada, fértil y caóticamente fecunda. He vivido sus buenos y malos momentos y no he pasado indiferente a sus grandes batallares. No sé cuantas marchas y protestas hacen parte de mi carne. Sé que es tiempo de nuevos cambios y que debemos prepararnos para no sucumbir urbanísticamente ya que están sonando las alarmas en este tema del tránsito.

El ejercicio de la alcaldía de Guayaquil ha estado siempre vinculado al quehacer político del país, y esa es nuestra desgracia urbanística. Las promesas populistas, el arte de atraer votantes y de ganar las elecciones se contraponen con las metas que una ciudad debe proponerse para mejorar esa calidad de vida resultante de esa fusión entre el ser humano y el cemento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×