23 julio, 2024

Nueva constitución

Diversos criterios, entre los que jamás será considerado el del delincuente y prófugo mayor, se han vertido respecto de las preguntas planteadas para una futura consulta. Ante tales sugerencias bien valdría meditar respecto de los plazos que nuestra legislación dispone y, además, tomar en consideración los actores políticos: Ejecutivo, Corte Constitucional, Consejo Nacional Electoral, Instituto Geográfico Militar, Asamblea Nacional, sin olvidar las zancadillas de ciertos detractores, por ello siendo optimistas la consulta podría concluir talvez en 6 u 8 meses. El resultado nadie lo sabe.

Ante la lógica incertidumbre bien valdría, de modo inmediato intentar otro camino constitucional cierto, al que habría necesariamente que ponerle cinturón valido y legal en cuanto a plazos inexorables, para asegurarnos que la alternativa que exponemos se cumpla.

La nueva opción que nuestro presidente debe, inaugurando una visión de estadista, es darle al pueblo ecuatoriano una nueva constitución. ¿Cómo?:

Nominando una comisión integrada por máximo 15 miembros, constituida por los más ilustres académicos, abogados constitucionalistas, cargados de probidad, ciencia y amor patrio, para que en un plazo máximo de 60 días redacte una nueva carta magna, en la que con compromiso sincero, cívico e inteligente se determine, entre otros pilares constitucionales los siguientes:

Nueva estructura política-administrativa de división territorial. La actual con 221 cantones y 1.499 parroquias está agotada. Hay cantones tan pequeños en territorio y rentas que no pueden brindar los servicios que sus ciudadanos merecen, ni ejercer a cabalidad sus legítimas competencias.

Talvez privilegiar que las 24 provincias se consoliden en 4 ó 5 estados federales. En esta nueva estructura territorial y administrativa cada uno con salida al mar como también beneficiarios de las riquezas orientales.

Claro y determinante equilibrio de los tres poderes del estado, en el que el ejecutivo ejerza su poder con autoridad plena, dentro de un marco legal muy bien establecido. 

Legislativo constituido por un reducido número de integrantes, poseedores de aquilatados conocimientos y dotados de sólidos principios cívicos, éticos y morales. Poder constituido por dos cámaras: Senaduría y Diputación, elegidos en segunda vuelta electoral.

Función Judicial, precedida por una Corte Suprema de Justicia integrada por cinco salas, una de las cuales sea de orden constitucional y otra cuya función sea la de ente nominador de las Cortes Provinciales y de todos los integrantes de la Función Judicial a nivel nacional. Las tres restantes para el conocimiento y resolución de los casos que de acuerdo a las leyes vigentes corresponda su conocimiento. Consejo de la Judicatura desaparece.

Autoridades de Control elegidas por la Cámara del Senado de las ternas que envié el presidente de la república. Ternas obligatoriamente integradas por respetables y sapientes ciudadanos y especializados en las materias que correspondan. Entonces el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social no tendría razón de existir.

Regulación del voto, para que éste sea un derecho privilegiado y convencional para los ciudadanos mayores de edad y que tengan la suficiente capacidad de discernimiento.

Redactada la nueva Constitución y en conocimiento del presidente, inmediatamente él convocará al pueblo ecuatoriano a una histórica consulta, que con este carácter se haga para que en un plazo de 90 días el pueblo ecuatoriano decida en la urnas si está de acuerdo con la constitución de 2008 redactada en Montecristi o la que el presidente actualmente está poniendo a consideración. Este sistema o mecanismo constitucional se aplicó en el año 1978 cuando el Ecuador retornó a la democracia luego de la Dictadura Militar: 1972-1979.

Estas ideas, pequeñas pinceladas, limitadas por mi pobre conocimiento en materias constitucional y legal, no tienen otro propósito de que se intente un camino expedito para dotar al pueblo ecuatoriano de una Constitución que llene sus aspiraciones y le dé la certeza en sus derechos y obligaciones.

Seguramente muchos pensarán que es muy tarde. No es así, meditemos en los plazos y zancadillas políticas que se intenten a la consulta que está en marcha.



Artículos relacionados

Ecuador quebrado

La propaganda gubernamental a nivel nacional e internacional se refiere a un milagro ecuatoriano. Sin embargo, ¿existe milagro en un país con más y más impuestos, des-aceleración económica, eliminación de subsidios, resurgimiento de la inflación, déficit fiscal insostenible, deuda en crecimiento y con su principal riqueza dilapidada?

El crecimiento económico en 2011 fue 7.8%; en 2012, 5.1%; en 2013, 4.5%; para 2014 está proyectado en 4% y en los años venideros no podrá ser sostenido con el esquema económico del Gobierno actual, puesto que el motor del crecimiento de años pasados, el gasto público, no será posible mantener, como se le ha advertido a este Gobierno de forma continua y constante, ya que, como es evidente, la bonanza ha terminado, a tal punto que se está adquiriendo deuda para pagar deudas pasadas (capital e intereses).

2 comentarios

  1. Totalmente de Acuerdo con vuestra propuesta. El Centralismo ha hecho y sigue haciendo mucho daño a la economia
    Estados federales para que cada Provincia asuma su economía, que ahora como le viene del Centralismo, la derrochan o desperdician.
    Lo importante seria la decisión del Presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×