19 julio, 2024

Rehabilitación del ferrocarril ecuatoriano

SOY UNO DE LOS POCOS O QUIZÁS MUCHOS, DE LOS ECUATORIANOS QUE CREE EN LA REHABILITACIÓN DEL FERROCARRIL DEL ECUADOR.

EL ECUADOR, PESE A SER UN PAÍS PEQUEÑO, tenía un sistema de ferrocarriles en varias provincias. Cuando Bahía de Caráquez era el puerto de importación y exportación del Ecuador, tenía un sistema ferroviario hasta Montecristi y pensaba ampliarlo hasta Manta. La obra se truncó por cuanto se empezó la construcción del Ferrocarril de Durán hasta Quito.

La provincia del Guayas, tenía el sistema de ferrocarriles desde Guayaquil hasta Salinas y desde Durán hasta Bucay. La provincia de El Oro tenía un sistema de ferrocarriles desde Santa Rosa- Pasaje-Machala. Había un ramal del ferrocarril Duran-Quito, que conectaba con Cuenca.

El Gobierno del Dr. Borja Cevallos amplió la linea férrea desde Quito a Tulcán, con un empresa francesa que tenía un diseño de las rieles más ancho que el tradicional y tuvo que importarse 6 locomotoras francesas para su operación.

Cuando recién se construyó el ferrocarril Durán-Quito, este hacía estación en Riobamba. El Tren tenía “coches-camas”, donde los pasajeros pasaban la noche, otros preferían los hoteles aledaños y seguir al día siguiente a Quito.

Riobamba era la Central ferroviaria del Ecuador y ahi quedaba el mayor centro de mantenimiento del ferrocarril. También Durán era una terminal importante, donde incluso en sus talleres, se hacían piezas y repuestos que se requerían.

El Tramo Durán-Milagro, fue construído por el Dr. García Moreno. Se utilizaron trabajodores negros de Haiití para la construcción de ese tramo, pero, después fueron remplazados por indígenas de las provincias de Cañar y Azuay. Terminado el ferrocarril, se convirtieron en zafreros de los cultivos de caña de azúcar de los ingenios de azúcar del Sector.

A este interesante historial ferrocarrilero del Ecuador, traigo a colaciión la construcción del ferrocarril desde Yucatan (Cancún), hasta México (City), que será construio por una transnacional china, cuyo nombre no viene al caso, pero sí su ejecutor, un jóven ecuatoriano, de apellido Mosquera, PHD, estuidado, en el Tecológico de Monterrey, hijo del Ing. Fernando Mosquera (Ingeniero en minas y petróleo). El tramo es de unos 800 Km., y trata de aumentar el Turismo en la zona del Caribe, toda vez que el turismo en la zona del Pacífico está disminuído.

El ex Presidente Correa se interesó por el ferrocarril en su gobierno, pero sólo desde el punto de vista turístico y sólamente en dos tramos de la vía Durán-Quito. El primer tramo, iva desde Durán a Milagro, a cargo de la Empresa de Ferrocarriles del estado, tenía un costo pagable. En alguna ocación, antes de la pandemia, un grupo de amigos/as, salinos en ese tour desde Duràn. Dejamos los vehículos en llos parqueaderos de la estación y subimos en estos elegantes vagones, atendidos por unas “azafatas”, que con micrófono nos indicaban los distintos cultivos a lo largo de la vía. Parábamos en cada población y nos reuníamos en el parque central, donde generalmente había un Busto del personaje de dicha población y conocíamos su historia de servicio, a continuación visitábamos las Iglesisa católicas de cada población, generalmente de madera, salvo aquellas que por incendios ya fueron levantadas de cemento, nos daban un tour por la Iglesia, donde colgaban grandes pinturas de la época de la construcción del ferrocarril y de sus santos y personajes.

Antes de llegar a Milagro, tomamos otro tour, en una buseta tierra adentro y otras guías, nos indicaban los diferentes cultivos de cacao existentes a cada lado de la vía, hasta llegar a un lugar, donde enseñaban a preparar chocolate, partiendo de las “piedras” del mismo cacao. Ahí almorzamos una buena comida y nos trasladamos a un lugar de venta de sombreos de paja, bolsos para la playa y de artesanías de los campesinos del sector. Regresamos a la última estación del ferrocarril turístico y llegabámos a Durán donde dejamos estacionados nuestros vehículos para volver a Guayaquil. Lamentablemente la pandemia primero y la situación de inseguridad de Durán, presumo, este proyecto turístico ya no funciona.

El otro tramo de la vía ferrea, de caracter turístico, es el de “la Nariz del Diablo”. Ahí el tren se refuerza con otra máquina al final del mismo y empieza la trepada en zigzag, hasta la cumbre, en la que ya estás en la sierra ecuatoriana y continúas hasta Quito.Es un recorrido impresionante, pasas muy cerca del río Chanchán, que botaba humo, de sus correntosas aguas y pasabas por tres túneles, pequeño, mediano y largo, que para nostros los chicos de escuela que íbamos a opasar vacaciones a Ambarto, tres largos meses, eran tiempos inolvidables.

En los inicios el Ferrocarril pernoctaba en Riobamba. Ahí se dormía en los “coches-camas”, algunos pasjeros, otros preferían los hoteles de la ciudad y continuaba el viaje a las seis de la mañana del día siguiente.(era la época de mis padres y abuelos) Los ferrocarriles del Ecuador trajeron los autoferros, pequeñas unidades de 40 pasajeros, más veloces que el tren, llegaban a Ambato a las 15hoo (tres de la tarde), donde pasábamos los tres meses de vacaciones eescolares. Los ambateños acostumbraban a alquilar sus buenas villas, en los barrios principales de Ambato, amobladas, de suerte que sólo teníamos que llevar nuestras ropas y colchas para abrigarnos,( las llamábamos borregas).

Lamentablemente, el mantenemiento de la vía ferrea se descuido y empezó la presión del transporte privado de pasajeros desde Guayaquil a Quito y los gobiernos de turno, empezaron a desmontar las rieles del ferrocarril. Los cientos de pueblos, que quedaban o se formaban a lo largo de la vía ferrea,vieron disminuídos sus ingresos y muchos de ellos migraron a las ciudadades cercanas a tales estaciones

Me permito sugerir, al Gobierno del sr. Daniel Noboa Azín, la convocatoria para un concurso público privado, que lo rehabilite, mediante una concesión internacional, pero para paajeros y carga, adicionándole un vagón extra para turistas extranjeros.

El nuevo ferrocarril, movera la economía de tales sectores por donde avance el tren y dará empleo a miles de ciudadanos, por donde pase el tren.

Recordemos que el transporte más seguro y barato, es el que se reliza por tren. Cuando se desmanteló el ferrocarril, el Ecuador tenía unos 10 millones de habitantes, hoy tiene muy cerca de los 18 millones.

HAY NEGOCIO PARA EL TRANSPORTE DE PASAJEROS EN BUS, PARA EL TRANSPORTE PESADO Y PARA EL TREN.

Espero el Presidente Noboa, tome encuenta nuestra sugerencia.

Artículos relacionados

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×