19 julio, 2024

¿Por qué existen más divorcios que matrimonios?

Muchas personas se preguntan por qué se producen tantos divorcios desde hace varias décadas. La respuesta está tanto en el individuo como en la sociedad.

¿Qué está pasando con nosotros o con nuestras familias que hay mas divorcios que matrimonios al año? Este tema desde el ámbito jurídico lo tocamos en mi video. LA SEPARACIÓN DE CUERPOS ANTESALA DE LOS DIVORCIOS

Hoy lo abordamos el tema  desde  el lado del comportamiento humano y los especialistas nos tratan de explicar  afirmando que  existen  determinadas áreas  en el ser humano  que se  repiten a nivel de  la comunicación , que los seres  humanos fuimos creados  para dar, para abrirnos , para conectarnos  y   a la vez  los cambios culturales nos han distraído de  ese nivel de  conexión y aparecen  el desamor,  la depresión, la soledad y empiezas a buscar nuevas  experiencias  etc.

Es evidente que lo que llamamos felicidad esta en proporción a la calidad de las relaciones que mantengas en tu entorno

Lo cierto es que en apenas un siglo, los divorcios se han convertido en un fenómeno social casi tan normalizado como las bodas. No obstante, en la actualidad nos preguntamos por qué se producen tantos divorcios en sociedades donde los recursos para mejorar la comunicación y la convivencia son cada vez mejores.

Este número creciente de separaciones oficiales responde a una serie de cambios en la cultura y la sociedad, en especial en la occidental.

LOS DATOS

Los datos arrojan información significativa: la duración de las uniones matrimoniales dura una media de 16,3 años.

El 31,6 % de las separaciones se producen después de 20 años o más y el 22,2 % entre los 5 y los 9 años.

Estas estadísticas se sustentan en varios pilares socioeconómicos que deben ser tenidos en cuenta, además de los valores individuales de cada persona.

 

Causas más habituales de divorcio 

Si bien el número de divorcios ha aumentado considerablemente desde que se permitió a nivel legal en la mayoría de los países, con las uniones de hecho, con la separación de cuerpos, con la anulación del matrimonio ante Notario   etc. las causas que lo provocan han permanecido más o menos inalteradas a lo largo de las décadas.

De forma general, las causas más frecuentes de divorcio son:

1. Falta de compromiso: las parejas que se constituyen a largo plazo con un matrimonio, en ocasiones solo se sustentan en lo emocional. Puesto que este factor cambia con el tiempo, en algún momento la pareja se rompe, ya que no se toman en cuenta otras facetas de la relación como la comunicación, la convivencia o las responsabilidades conjuntas.

2. Infidelidad: si bien algunas parejas resisten a episodios de infidelidad, lo más común es que esta ruptura de la confianza termine en separación

3. Expectativas defraudadas: ya sea por esperar aspectos irreales en la relación o por un fraude real, romper con estos ideales termina, en ocasiones, en divorcio.

4. Desequilibrios en la relación: el reparto de tareas, los compromisos o las responsabilidades deben tener una proporción adecuada a lo que cada uno de los miembros necesita y considera adecuado. De lo contrario, el desgaste de esta desigualdad acaba por terminar con la relación.

5. Dificultades económicas: pasar por un momento financiero complicado es la causa de muchos divorcios, ya que la pareja se ve sometida a una situación límite en la que las acciones de cada uno tienen gran relevancia respecto a la propia supervivencia.

6. Abusos: esta razón de divorcio es controvertida, pues la relación de dependencia emocional que se genera cuando existen abusos suele ser un motivo de resistencia a la separación. Sin embargo, el conflicto de pareja es explícito y, por suerte, algunas personas consiguen escapar de este infierno.

 

¿SIGUEN LAS DUDAS POR QUÉ SE PRODUCEN TANTOS DIVORCIOS EN LA ERA MODERNA?

Desde que el matrimonio es una institución sobre la que se construye el modelo de supervivencia colectiva, los problemas que arrastra son similares a los que se encuentran hoy en día.

Entonces, ¿por qué se producen tantos divorcios ahora? La respuesta está en que la sociedad ha experimentado varios cambios a lo largo de los siglos, al tiempo que la unidad matrimonial ha permanecido prácticamente igual y a mi juicio son los siguientes cambios:

1. La independencia económica de la mujer 

La mayoría de divorcios en matrimonios heterosexuales en la sociedad occidental los inicia la mujer. Para que te hagas una idea: en un estudio publicado en 2018, el 69 % de mujeres de la muestra observada arrancaron el proceso de divorcio. Además, estas personas puntuaron más bajo en las escalas de satisfacción marital que los hombres.

A esto hay que añadir los factores socioeconómicos que permitieron a las mujeres ser independientes y productivas, como el acceso al trabajo remunerado y a la vivienda.

Por tanto, desde que se autorizó el divorcio a nivel legal en varios países incluido Ecuador  con la separación de cuerpos, uniones de hecho,  el divorcio consensuado ante Notario Público  etc. las mujeres tuvieron a su disposición una vía de escape para cuando su matrimonio se tornaba en una amenaza para su seguridad o su supuesta  felicidad.

2. Cambios socioeconómicos

Una persona nacida en la época preindustrial o industrial no tenía la capacidad de mantenerse por sí sola. De esta manera, las familias se constituían no solo por la relación afectiva entre dos personas, sino por un factor de supervivencia.

Hoy en día, y aunque el sistema sigue favoreciendo la unidad familiar tradicional, es posible para un individuo ser independiente si cuenta con los recursos económicos suficientes.

3. Aumento de la esperanza de vida

Es ya conocido que el avance de la medicina y el desarrollo de la sociedad han favorecido el aumento de la esperanza de vida en ciertos lugares del mundo. Por tanto, resulta difícil que una pareja se mantenga unida durante 50 años (dentro del ejemplo de una pareja que se case a los 25-30 años).

4. Mayor número de exigencias en cuanto a pareja

Otra razón que puede explicar el aumento del número de divorcios es que las personas son más exigentes en cuanto a las relaciones. Dado que la idea de pareja está cada vez más orientada a la salud y la equidad, las personas que se casan suelen hacerlo con uno nivel más alto de exigencia o estatus

Lo que está claro es que, cuando las personas tienen poder de elección, la sociedad se diversifica y lo establecido se convierte en una opción más, no en el camino a seguir.

Para hacer este análisis y video se utilizó una bibliografía que fue considerada confiable y de precisión académica o científica.

Divorce Rates by Country 2022. (s. f.). World Population  y mi video LA SEPARACIÓN DE  CUERPOS ANTESALA  DE LOS DIVORCIOS

Artículos relacionados

Chisme y Juzgamiento

El chisme o habladuría es el dar paso a una murmuración sobre otra persona o lo que se supone que ella dijo o hizo. Este chime sólo puede ser malintencionado, pues nadie debe seguir una murmuración de ninguna manera, y peor sin estar seguro de su veracidad.

Los seres humanos, como ya lo dijo Jesucristo hace dos mil años, tenemos tendencia a buscar la pajilla en el ojo ajeno, sin notar la viga que tenemos en el nuestro, y si es factible, para darle más credibilidad o sazón, añadimos algo nuestro, inventado.

Ya de por sí el chisme es malo porque lleva la intención de hacer daño, pero peor es el juzgamiento que acompaña al chisme. Muchas veces ese juzgamiento lleva a condenar a una persona o a una causa, por el simple hecho de murmurar en contra o acerca de ella. El juicio, por lo general, es condenatorio. Quita el beneficio de la duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×