23 abril, 2024

Acróstico 2

La otra forma del acróstico es dando un dato, una fecha, o cualquier otra indicación, en vez del nombre.

Pongo aquí un ejemplo de este tipo de escrito. El acróstico no tiene que ser en verso. Este verso también es un soneto.

A MIS PADRES
En sus bodas de oro
José Fernando Gómez Rosales

C omo una bendición del Dios amado,
I ntenso amor unió los dos destinos;
N adie pudo jamás romper lo unido
C on el amor de Dios, amalgamado.
U n hogar con ejemplo bien logrado
E n amor, comprensión, perdón y olvido;
N o sólo frases, el ejemplo ha sido
T ambién la escuela, do el amor ha entrado.
A sí ya de este amor han transcurrido
CINCUENTA AÑOS DE AMOR E IDOLATRÍA
A donde Dios su amor ha demostrado.
Ñ aña Delia con Lucho, su marido –
O jalá Dios les dé siempre alegría-
S on ejemplo de amar y ser amado.

———————————-

Como una bendición del Dios amado,
intenso amor unió los dos destinos;
nadie pudo jamás romper lo unido
con el amor de Dios, amalgamado.

Un hogar con ejemplo bien logrado
en amor, comprensión, perdón y olvido;
no sólo frases, el ejemplo ha sido
también la escuela, do el amor ha entrado.

Así ya de este amor han transcurrido
cincuenta años de amor e idolatría
a donde Dios su amor ha demostrado.

Ñaña Delia con Lucho, su marido
–Ojalá Dios les dé siempre alegría-
son ejemplo de amar y ser amado.

Artículos relacionados

Balada del Loco Amor

Continuando con Buesa, hay otra poesía que tiene un encanto sublime: la balada del loco amor, que vale la pena recordar, sobre todo para los que piensan que el amor, a veces, puede llegar demasiado tarde:

Balada del Loco Amor

I

No, nada llega tarde, porque todas las cosas
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.

No, amor no llegas tarde. Tu corazón y el mío
saben secretamente que no hay amor tardío.

Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.

 Carta a un amigo que me escuchó

Querido amigo:  Mientras estoy en la clase de consultoría, me viene continuamente tu persona a mi mente. Recién nos hicieron pensar en alguna persona que nos haya escuchado. Y enseguida me viniste […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×