15 abril, 2024

Acróstico

El acróstico es un escrito que lleva enmascarado el nombre de la persona, o la frase que quiere decir. Como ejemplo, pongo aquí un acróstico a mi padre. 

ACROSTICO
A mi padre, Luis Fernando Gómez Lince

L uchador por honor, verdad y vida
U n auténtico líder de la ciencia,
I inteligente, firme, con conciencia,
S abio, veraz, humilde, alma fornida.

G racias a Dios, del mundo conseguiste
O tra alma pura que tu amor reclame
M ostraste al mundo hogar, donde se aclame
E  l amor, la virtud, trabajo, y fuiste
Z  ar de tu hogar, donde el amor existe.  

L o que hiciste en la tierra se concreta
I nmensa obra: Trabajo y mucho amor
N adie podrá negar tu obra completa:
C on amor trabajar. Con alma inquieta
E ntregar tu legado al Creador.



Artículos relacionados

Si pudiera…

Si pudiera atrapar un arco iris, Lo haría solo para ti. Y compartiría contigo su belleza, En aquellos días que te sientas triste. Si pudiera construir un cielo, Seria nuestro firmamento. Un […]

Antes que tú

Definitivamente los tiempos cambian. Para poder entender esta poesía de Federico Barreto, hay que ubicarse en su tiempo, o cuando menos en la época en que los de mi edad o mayores, estábamos en los 15 abriles.

En esa lejana época, se creía que la mujer debía llegar virgen al matrimonio. Ahora los tiempos han cambiado. Hasta las ballenas usan bikini. Prácticamente el único traje de baño que se puede comprar de una pieza es un monokini, es decir, un bikini sin la parte superior. Al hombre le gustan las “grillas” que bailan el “perreo”, que gustan de jugar a la “ruleta sexual”, y las madres se ponen felices cuando sus hijas bailan imitando a Madonna, a Lady Gaga, a Shakira o a cualquier otra artista que baile con movimientos sensuales, o mejor dicho, sexuales.

La costumbre social ha ido calando fuerte en el alma del ser humano. Ahora es común que los enamorados vivan juntos y consideran una aberración el casarse sin haber probado si son o no compatibles sexualmente. Le damos demasiada importancia a lo material, a lo físico, al hedonismo, a la diversión. Como alguna vez me dijo una madre: “la que no exhibe no vende”. Sigo creyendo, capaz ingenuamente, que la mujer no es un objeto sexual que se compra y se vende. Para mí, la riqueza espiritual de la mujer es lo más hermoso que ella tiene. La moral debe ser respetada, así como debe ser respetada la mujer. A mi modo de ver es ella misma la que se degrada, al aceptar mostrarse desvestida en público y al permitir que se la mancille con las letras de las canciones y los insinuantes bailes actuales.

2 comentarios

  1. Verdad que tu papá fue una persona maravillosa, gran profesional, honesto, buen padre, esposo y amigo. Merece el acróstico que le has escrito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×