14 abril, 2024

La guerra comercial entre China y EE.UU.

La reducción de las importaciones de China a EEUU y viceversa es evidente y no es necesariamente algo bueno. Después de todo, no son sólo la ‘política fiscal’ y la ‘política monetaria’ las que afectan la inflación de un país; la ‘política comercial’ también lo hace por ejemplo cuando las empresas de EE. UU. reorientan sus cadenas de suministro y reducen las importaciones chinas, invariablemente aumentan los costos, para las empresas en cuestión y, en última instancia, para sus clientes estadounidenses. Y  esto  unido  al despilfarro que hace   EEUU   con la intromisión   en el planeta en sus conflictos bélicos   por la apropiación  de  recursos naturales   en especial por  petróleo  y gas  que  tiene algo más de 200.000 militares distribuidos en unos 180 países y territorios alrededor del mundo   hace que  su economía tambalee y se produzca un estancamiento  y amenaza de quiebra de EEUU  que  en este mes de  julio del 2023  se quedó sin dólares o liquidez y tuvo que imprimir  billetes  sin respaldo en un monto nunca visto  3, mil quinientos millones de dólares

Todo esto   produce deflación que actúa en los hogares de los estadounidenses como un freno para el crecimiento económico, ya que la caída de los precios empuja a los consumidores y las empresas a retrasar las compras y las inversiones porque esperan que las cosas sean más baratas en el futuro.

Artículos relacionados

Los Tres

El secuestro de los tres periodistas de Diario el Comercio fue sin lugar a dudas la alarma que despertó al país del letargo en que estaba sumido luego del somnífero que le […]

Los juicios

Me preocupa la ola de demandas que se está desatando. Todos se creen con derecho a pensarse injuriados y demandar. La camarera de Hotel que acusa al ex Director del FMI, Strauss-Kahn, se ve una mujer fornida y dudo mucho que alguien así haya sido forzada a tener sexo oral.

Ya no es necesario ni siquiera parecer honesto. Lo que se busca es desacreditar al que nos acusa, diciendo que es pillo, que es corrupto, o se lo silencia con juicios o con amenazas, y más si se tiene poder. En vez de atacar al denunciante o silenciarlo, se debe demostrar la propia inocencia.

Como lo dije en un artículo anterior en Desde mi Trinchera, en el escrito de Palacio, lo malo es el decirle dictador a cada rato, pero no se lo puede acusar por ello, porque eso puede ser una apreciación personal y de acuerdo con la Constitución hay libertad de pensamiento y libertad de opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×