Otto and Fritz y los carnavales de Louisiana - Desde mi Trinchera
Comentario Vivencias

Otto and Fritz y los carnavales de Louisiana

Fueron dos olviadados comediantes aclamados hace unos 60 años por lo menos. Posiblemente judíos-alemanes que tuvieron que huir a los Estados Unidos, por las políticas antisemitas de Hitler. Vivieron en N.Y.

Un día Otto, estaba en el Empire State en el piso 96, observando la ciudad, con aquellos telescopios que están instalados, para que los turistas y los mismos americanos observen la “Gran Manzana”. Fue cuando Otto divisó a Friz, que desde la calle le indicaba que bajara. Otto, de inmediato se dirigió a los ascensores, pero todos los ascensores estaban dañados. Tuvo que bajar por las escaleras. Llegando casi a rastras hasta la planta baja,

Fue entonces cuando Fritz le dijo a Otto: “Oye Otto, préstame diez dólares. Otto le dijo, vamos a arriba y allá te contesto. Así lo hicieron y llegaron casi arrastrándose al piso 96. Volvió Fritz a insistirle, Otto, me puedes prestar los diez dólares? y Otto le contestó: “No tengo”.

Hay otros chistes, menos inocentes y más picantes, uno de ellos es con ocasión de su viaje a New Orleans, para observar el famoso desfile del Carnaval de Luisiana. Carnaval que tuve, en algún viaje de soltero a USA, la oportunidad de verlo. Es un gran desfile y al mismo tiempo una gran parada. Desfiles de carrozas, adornadas con lindas chiquillas representativas de los distintos colegios y centros comerciales de la ciudad, con bandas de músicos, con los representantes de todos y cada uno de los Condados y Barrios de Louisiana o de N. Orleans, con sus uniformes característicos de cada sector de la ciudad o de los Condados, en fin, muy agradable.

Por supuesto, tales carnavales, atrae a muchos turistas americanos y sobre todo a los jóvenes de ambos sexos de las Universidades del Estado y otras Universidades cercanas. Es un día festivo, donde los jóvenes de ambos sexos aprovechan para bailar en las discotecas, libar, emborracharse y si no tienen donde llegar, se duermen en la playa. Es tal la cantidad de jóvenes que viajan a esos carnavales, que los hoteles no se abastecen para alojarlos y – esto me lo contaron mis amigos latinos- alquilan, no las habitaciones, sino las camas, de manera individual, o media cama y hasta tercio de cama, para alojarlos.

A Otto y Fritz, les tocó alquilar una cama para los dos, hasta ahí llego con mi cuento, pues los que vivimos en aquellas épocas, conocemos el desenlace de este picante chiste y no necesito recordarles a ustedes, porque seguramente lo conocen.

Recuerdo también, otros comic, como:Saeta y Rafle, Dick Tracy, Don Pancho y Doña. Ramona, fueron otras tiras cómicas también famosas en aquellos años. Don Pancho fumaba cigarros y tomaba a escondidas de su mujer, gustaba los frijoles cubanos, con arroz, cosa que Doña Ramona, una señora muy gorda y de nariz fruncida, no lo aceptaba y en algunas ocaciones cuando lo sorprendía lo amenazaba con un rodillo y Don Pancho, salía a la carrera….

Son parte de las historietas de la prensa escrita, a la que los diarios le daban muy buen espacio en sus páginas, de suerte que eran de obligada lectura. Eran cómics americanos que se traducían al español, para el público latinoamericano.

Soy de aquellos que cree, firmemente en la permanencia de los medios escritos, por muchos años por delante. Para muchos la prensa escrita desaparecerá en unos diez o veinte años, a lo mucho. No lo creo. Lo que sí podría ser, es que la prensa escrita ya no se publique todos los días, quizás, lunes, miércoles, viernes y domingo y probablemente después se publique dos veces a a la semana: (Miércoles y domingo) y finalmente una vez al semana, por la competencia de la tecnología y de la electrónica, pero siempre habrá personas como yo, que necesitan leer el periódico con sus manos. Lo mismo pienso con relación a los libros impresos. Que tampoco creo que desaparecerán del mapa mundi de los lectores.

Ni siquiera considero que la Inteligencia Artificial (I.A.), los sacará de circulación. Subsistirán, por muchos años aún. No comparto con quienes así lo afirman. Lo dudo.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *