25 junio, 2024

El Dalai Lame

El beso más famoso, aparece en una foto que refleja el apasionado momento en el que un marinero y una enfermera, se besan en New York el 14 de agosto de 1945 celebrando la terminación de la Segunda Guerra Mundial.

El origen del beso está en el impulso instintivo de succionar del bebé, relacionado con hábitos sociales heredados de la costumbre de olfatearse de tribus primitivas y alimentar a los bebes dándoles la comida ya masticada directamente a la boca, igual que los pájaros.

Sea cual fuere su origen, el beso pronto evolucionó para transformarse en una muestra de afecto entre las personas, con distintos matices que van desde la amistad hasta el deseo sexual. La mala noticia es que está comprobado que no despiertan a princesas ni transforman sapos en príncipes.

Según el neurobiólogo Neneto Avenzar, los besos ayudan a quemar calorías, liberan endorfina, oxitocina , dopamina y bajan los niveles de estrés. En un beso se puede llegar a pasar más de 40 mil bacterias y un pedacito de pan del desayuno.

La mayoría de las personas al besar cierran los ojos, especialmente cuando están besando un bagre.

El ósculo es un beso mal direccionado.

Se han escrito millones de canciones sobre los besos ; El beso en España; Besame en la boca; Besame Mucho; Dejame Robarte un Beso; El primer beso; Sealed With a Kiss y el mas enigmático, Un beso que dure hasta el lunes.

Gustavo Adolfo Becquer nunca llegó a decirnos lo que daba por un beso. Gabriela Mistral,
decía que hay besos que se dan con la mirada silenciosos, nobles, enigmáticos, sinceros, prohibidos, verdaderos, traicioneros y cobardes.

Estudios indican que los hombres que son besados por sus esposas antes de ir a trabajar, tienen menos accidentes y viven durante mucho más tiempo.

Dos tercios de la población mundial gira la cabeza hacia la derecha cuando besa. Esto se relaciona con la forma en la que la madre sostiene al bebé para alimentarlo.

El Día Internacional del Beso se celebra cada 13 de abril, como un homenaje al beso de más larga duración que se ha registrado en la historia. Tuvo lugar en Tailandia, para conmemorar el Día de San Valentín, Los ganadores unieron sus labios por 58 horas, 35 minutos y 58 segundos, debían permanecer despiertos, de pie, sin apoyarse, sin comer ni beber y continuar besándose incluso cuándo iban al baño. El premio fue, dos anillos de diamantes y USD 3.300 dólares. Ahora se saludan con la mano.

Besar sigue siendo una manera de demostrar a nuestros seres queridos cuánto los apreciamos, así que, la próxima vez que esté con ellos, anímese a darles un beso y no los cabecee.

Que lo despierten con besos y caricias es lo mejor que le puede pasar…a menos que esté en la cárcel.

El titulo era para atraer su atención.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×