14 junio, 2024

Hay vidas bendecidas…

Son aquellas que describen un círculo perfecto de felicidad.
En su centro confluyen los más hermosos sentimientos.
Son uniones que se llenan de expresiones permanentes del amor.
Se nutren de las bendiciones otorgadas por el creador.
Desde que puedo recordar; mi existencia fue maravillosa.
Haciendo memoria en mis memorias; solo tengo buenos recuerdos que rememorar.
Crecí en una familia colmada de cariño.
En mi casa los sentimientos se respiraban; transpiraban.
Mis padres me amaron con la profunda intensidad de su querer.
Forjaron mí amor con la fragua de su amor.
Me protegieron bajo el manto de su devoción.
Me dieron mucho más querencia de la que podía recibir.
Fui cuidado con tanta dulzura; tanta ternura…
Desde que tuve conciencia fui amado plenamente.
Me enseñaron a querer como se debe querer.
Su amor generó la fortaleza de mi amor.
Soy el agregado de un total.
Ahora tengo mi propia descendencia.
Es mucho más hermosa que la de mis padres.
Es tan maravillosa para mí como para todos los que la componen.
Nos sabemos amados por el amor de los demás.
Los nuevos hijos son tan queridos como los nacidos ahí.
Si hoy tuviera que morir; solo podría sonreír.
Soy más dichoso de lo que merecí.
Mi familia es un perfecto círculo de amor.
En la pasión por los que adoro es donde conmemoro mis ansias por vivir…

Artículos relacionados

Arturo Borja

Arturo Borja fue otro poeta de la generación decapitada, de Ecuador. Nació en Quito en 1892, décimo tercer hijo del matrimonio de Luis Felipe Borja Pérez, por quien descendía directamente del Papa Alejandro VI, Rodrigo Borgia, por medio de su hijo Juan Borgia y Gandía, II Duque de Borgia, casado con María Enríquez Luna. Su madre fue Doña Carmen Amelia Pérez Chiriboga, prima hermana de su padre.

Un día sufrió una lesión en el ojo derecho, al hincarse con la pluma con la que escribía. En 1907 viajó en busca de tratamiento a París en compañía de su Tío Carlos Pérez Quiñones. En París aprovechó para estudiar literatura. En poco tiempo el contagio de los poetas simbolistas fue total. Baudelaire, Verlaine, Mallarmé, Samain, Rimbaud y otros, influyeron grandemente en su corta obra.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×