30 mayo, 2024

Amnesia selectiva.

Como concepto de amnesia selectiva, encontré en una web especializada lo siguiente: “implica olvidar solamente algunos de los eventos durante un cierto período o solo una parte de un evento”; y esta patología estimados lectores, es la que he llegado a concluir padecen ciertos compatriotas o ciertos segmentos significativos de nuestro País.

Ver como asambleístas afines al correísmo se rasgan las vestiduras, vociferando por los problemas de inseguridad del Ecuador, que son temas totalmente válidos, me parecen, por no decir una grosería, actos bochornosos, cuando fueron ellos, quienes auparon el desorden social, aceptando la exclusión de la base de Manta a nombre de nuestra soberanía, dando inicio al dominio a nivel nacional de las mafias del narcotráfico, que es lo que en nuestra actualidad, nos mantiene en el grado de indefensión que permanecemos los ecuatorianos. Parafraseándolos, Prohibido Olvidar.

A nombre de la paz y salud mental del Ecuador, desarmó de un plumazo a los civiles, sinembargo mágicamente los cárteles de drogas que nos dominan actualmente, están dotando de armas a sus huestes, incluso más aún que las mismas fuerzas del orden en su conjunto, que son quienes en desventaja, salen a protegernos con sus precarios recursos armamentísticos. Prohibido Olvidar.

Si un Policía, hiere o mata a un delincuente en el ejercicio de su deber, los Derechos Humanos de la delincuencia, se mueve como pez en el agua en gobiernos de izquierda o populares, porque eso es lo que está de moda y activa a los “Progres” y con ese segmento no hay que meterse, porque es muy redituable en tiempo de elecciones y lo más probable que ese agente del orden, que en muchas ocasiones, arriesga su propia vida por muy poco, termine tras la rejas, junto a los que combate en las calles por facinerosos. Prohibido Olvidar.

Grupos minoritarios, no por eso sin derechos, se toman ciudades, las caotizan, vandalizan y saquean y a la vuelta de la esquina, mediante leyes pro delincuenciales, salen nuevamente a las calles en un franco desafío en los que aun creemos en la Constitución y la Ley, porque a nombre de la “justicia social”, “que le hemos fallado a estas generación” o más torpe aún “que tenemos deuda antigua con ellos”, se ha convertido en patente de corso, para disfrazados con un poncho y alpargatas y en coordinación directa con los líderes del ático, agredan ciudades y con esos mismos argumentos, algunos asalariados de los poderes, traten de justificar unas eventuales causales para destituir gobiernos. Prohibido Olvidar.

Si seguimos aceptando la sociedad ecuatoriana de esa manera, volverán y con más peso y hambre de poder, quienes dieron inicio a la gran debacle nacional, a los corruptos hay que identificarlos y no olvidarlos jamás, pero por lo que son, coparticipes o participes de el latrocinio al País y no dejarnos convencer por cantos de sirenas y alaridos de ciertas honorables Asambleístas que la solución es sacar al presidente y rogar porque el prófugo del ático vuelva a sus andanzas en nuestro querido País.

Ecuador sale adelante con la ayuda de todos, poniendo un granito de arena y arrimando el hombro por un nuevo País, pero tampoco podemos caer en la simplona idea que con “ellos estábamos mejor porque teníamos carreteras”, al sinvergüenza hay que identificarlo y enrostrarle todo el daño que hizo a nombre de su revolución ciudadana y no caer al terreno que nos quieren llevar, de aletargarnos en una Amnesia selectiva.

Artículos relacionados

Lo que está mal

Ante la cantidad de irregularidades, por decir lo menos, de las autoridades de turno, se ha desatado una cacería de brujas, con acusaciones contra Raymundo y todo el mundo, donde se presume […]

Estigma

La ofensiva descripción (con fines de propaganda política) puesta a una forma de vida (por no vivir en la pobreza, se es pelucón) por parte del mas alto representante del gobierno, desdice de la condición a la que accede un gobernante por elección popular. Cuando por efectos de una elección, un candidato accede al ejercicio del puesto para el cual puso su nombre y persona a disposición de los electores en ese momento, por efecto de la ficción democrática, deja de ser propiedad de sus electores, sino que siendo producto de la voluntad de una mayoría pasa a tener la obligación de servir a todos, no solo a sus electores. Ese es el pacto democrático que tiene como contrapartida la aceptación de los contrarios.

A lo que quiero llegar y determinar es que el gobernante elegido por efectos de la mayoría de los votos del sistema escogido como método de elección, es un personaje que accede al poder por la voluntad de una parte de la población y una vez elegido, su investidura lo despoja de ese poder parcial y lo viste de una obligación de servicio sobre todos los ciudadanos mas no sobre una parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×