«Cómo han pasado los años…» – Desde mi Trinchera
Comentario Sociedad

«Cómo han pasado los años…»

Me tomo el título de una canción de una de las mejores Divas españolas: Rocío Durcal, para tratarles este comentario.

De suyo el tiempo va dejando en nosotros sus huellas y nos va marcandonos. Añoramos la juventud. De aquellos días donde el mundo nos quedaba corto.

Tiempo de grandes propósitos, de proezas, de ideales y de iresponsabilidades.e imprudencias., me incluyo.

Me gustó siempre cantar de chico, pronto comprendí que no era esa mi fortaleza. Cantaba de niño las canciones de “Joselito”, ¿lo recuerdan?.y practicaba mis ensayos oratóricos a la hora del baño.

Tenía una gran fan, mi tía abuela Genovita, que algún tiempo vivió en mi casa. La única persona que me oía y me alababa.

Mi abuela fue mi maestra y me formó en los años de mi niñez. Era la mayor de cinco hermanas maravillosas y exageradamente bondadosas, sobre todo con migo. Creo que todos tuvimos esos seres queridos.

Mi Abuela Ana Muñoz, era dulce, pero también muy estricta, incluso con sus hijos, nietos y sobrinos nietos. Todos la respetaban y la querían.

Mi abuela era muy católica y muy devota de la Virgen De Agua Santa de Baños de Ambato, a ella se encomendaba todos los días, a pedir por todos sus parientes y por personas que estaban pasando por algún problema económico, social, o familiar.

Mi abuela era la ecónoma de la casa.Sus comidas eran preparadas esencialmente con legumbres. También era excelente en la preparación de dulces: El Queso de Leche, el Budín Inglés, la torta de camote o de maduro, el dulce de membrillo, los higos con queso. No concebía un niño sin vaso de leche en la mano.

“Como decíamos ayer”, el tiempo nos va marcando, al paso de los años: Antes hacía deportes, ahora los veo por la televisión; antes recitaba los poemas de los poetas mejicanos, ahora los leo: antes era puñetero -no por vocación- ahora evito los problemas. Pero no me dejo. Hago respetar mis derechos, que nos concede a los adultos mayores, la Ley del Anciano, aunque no me considero uno de ellos.

Gracias a Dios, ni mi esposa ni yo, requerimos todavía de algún artefacto para caminar o la ayuda de algún bastón.pero respeto como el que más a quienes ya los requieren y estoy presto si requieren alguna ayuda.

Me alegro cuando algún joven me cede el puesto o me ayudan a llevar una silla más cómoda (tapizada), a la mesa donde escribo mis “cartas” para Uds.

Antes usaba terno y corbata, (para los estudiantes de Derecho era obligatorio en mi época)., ahora sólo uso ropa sport. El terno lo dejo para los eventos muy especiales. Ya nadie usa terno, ni para asistir a los velorios. Algún momento, -ya no voy- fuí a un velorio de una persona mayor que había fallecido, nadie estaba con terno, solo en pantalón oscuro y camisa blanca, Me sentí incómodo, era el lunar.

Lamentablemente, no soy tan bueno con la electrónica, de repente moví una tecla del tablero y se me perdieron los cera de 5.000 amigos dell F,B.. Empecé nuevamente a aceptar amistad, ya tengo cerca de 200. “Así Pasa”. De la tecnología aprovecho lo necesario para llegar a Uds.

Antes era una persona muy calurosa, sudaba mucho, Los abogados de mi época caminábamos y subíamos las escaleras de los tribunales y jueces de las Cortes, generalmente no tenían ascensores o estaban dañados. Me ensopada de sudor, ahora soy friolento. En esta época de friecito, uso suéter o chompas ligeras y en ocaciones me pongo medias blancas para dormir.

Antes para ir a la Universidad, utilizaba el Colectivo o el bus, las clases empezaban a las 7 am y los profesores eran puntuales, ahora uso mi vehículo para ir a doscientos metros a comprar mis cigarrillos, o taxi para regresar a mi casa.

Antes me encantaba engrosar las manifestaciones políticas o cívicas, ahora escribo sobre las mismas, después de oir los noticieros o leer los periódicos. Cuando algún familiar o amigo, estaba enfermo, yo iba a visitarlo, ahora lo llamo por el celular o le hago llegar un mensaje de texto.

Así habran muchas cosa que antes hacíamos y ahora ya no.Esa es la vida y tenemos que aceptar el paso de los años.

Antes no me perdía ninguna fiesta o reunión, ahora soy un tanto renuente a asistir a lugares, donde hay mucha emoción y sentimentalismo.

Antes bailaba como un trompo, en las fiestas o reuniones, ahora espero que mi esposa me saque a bailar. Antes organizaba reuniones de compañeros o amigos, ahora pago la cuota.

Antes si mis amigos me llevaban para salir de noche, salía con ellos, ahora, estoy en casa a las 7pm., máximo a las ocho p.m. para oir las noticias.Por las noches nunca salgo. Tampoco puedo decir como algún amigo me lo contaba “mis travesuras las hago de día”.

Con el pasar de los años, somos los mismos, pero somos distintos. Bendigo a quienes se cren de 20, cuando ya superaron los 70 y dudo muchos de sus historias. No los contradigo.

Antes me gustaban las discusiones y los debates, sobre todo en el colegio, hoy los debates los oigo por la televisión y no contradigo aa quienes se expresan de tal o cual manera, pero si les hago llegar mi manera de pensar respecto a lo que opinan, respetando sus puntos de vista.

Considero que he sido un hombre feliz a lo largo de mi vida: Cuando cumplí mis veinte años, me alegré, soy la antípoda del poeta de la nostalgia, Medardo Angel Slva. él cuando los cumplió, se amargo.

Me alegro siempre del logro del éxito de los demás, admiré siempre a los que hicieron fortuna honestamente.Pero si me molesta y me disgustan aquellos que quieren ser millonarios muy rápido y sin mayor esfuerzo.

La vida es una continuidad de principios éticos y morales. Soy pro vida y con la vida de los no nacidos no tranzo. El aborto es un delito y los matrimonios gay, son una irracionalidad o una aberración..

Sin embargo si he tenido amigos gay y lesvianas, lamentablemente la homosexualidad esta como de moda. Respeto sus comportamientos, pero no los admito. Ya no voy a cambiar a estas alturas del partido.

Soy fanático de la Selección Nacional de Futbol y de todas las estrellas del deporte, en todas sus disiplinas. Tenga una nieta que es maravillosa en Gimnasia Olímpica, y va a representar dentro de poco al país en eventos internacionales. Es su pasión. Que maravillosos que son los nietos. Babeo frente a ellos y los consiento, aunque en ocaciones sus papás, me miran con cara de, “que pasó”, como quien dice,esta botando por la borda todo lo que nos cuesta educarlos. Asi somos los abuelos y no vamos a cambiar.

Discúlpenme si los canse, con mis largos comentarios, que por ser tan personales, no debería escribir sobre ellos, pero que Uds. compartirán conmigo, alguna de las cosas que he narrado.

Porque así somos los “viejos”, inmortalizado por Piero, el famoso cantautor argentino: “Viejo mi querido viejo, ahora ya caminas lento…”,.

Siempre espero y respetaré sus comentarios.

Doy “gracias a la vida que me ha dado tanto…”, tanto amor y cariño de los míos y de Uds.

Un abrazo a la distancia. Saludos.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.