30 mayo, 2024

Como testigo de ese día…

Antes de que llegues ya has llegado
Te aguardaba encadenado a mi lascivia
Eres el fuego que enciende mis lubricidades,
Te he deseado desde antes de desearte.

Acariciándome mi cuerpo me excitabas
Rompiendo la timidez de mis inhibiciones
Dando rienda suelta a mí desaforado impulso
Para irrumpir con mi dureza tus profundidades.

Prisionero de tus brazos me entregaba,
Arando surcos en tu cuello con mis labios,
Mientras tu piel se desquiciaba a borbotones
Cuando sentías que mi voracidad colmaba tus pasiones.

Exprimido entre tu fuerza vi la gloria
Mientras subías y bajabas demandando más satisfacciones
No sé si te mordiste o me mordías,
Cuando enterraba la última gota mi amor en tus entrañas.

Sofocado tu ardor con mí fluido…
Tus silencios daban paso a la ternura
Y gozoso en el regazo te quedabas,
Con tu satisfecha pasión como testigo de ese día.

Artículos relacionados

El Padre

Héctor Francisco Gagliardi fue un destacado poeta, recitador y letrista de tangos, argentino. Nació en el barrio de Constitución, en Buenos Aires en 1909 y pasó su infancia y juventud en el barrio de San Telmo. Hincha del Racing Club de Argentina, le dedicó más de un poema al club de sus amores. Muy conocido por sus poesías, sus textos en lunfardo y la letra de sus tangos. Después de Martín Fierro, puede decirse que sus libros son los que más se han vendido en su país, de autores nacionales. Su amigo Celedonio Flores (el negro Cele) lo impulsó a recitar sus versos en público en el bar de la cortada Carabelas, centro nocturno tanguero por excelencia de donde pasó a recitar en Radio Belgrano. Lo apodaron “El Triste” por su recitación de su poema Reyes Magos, durante la segunda guerra mundial.

Poeta costumbrista. Entre sus poesías más conocidas están: La madre, El padre, La maestra, A Gardel, El casamiento y A mi Esposa. Muchos de sus poemas fueron convertidos en tangos y Milongas.

Las cruces

Rafael Pombo, poeta, escritor, fabulista, traductor, intelectual y diplomático colombiano nació en Bogotá en 1833, cuando sus padres, miembros de la aristocracia de Popayán, viajaron a Bogotá al ser designado su padre, Secretario del Interior por el General Santander.

Luego viajó a Estados Unidos, donde residió 17 años, volvió a Bogotá donde trabajó como traductor y periodista, fundando varios periódicos, como El Cartucho y El Centro. También trabajó como libretista de óperas con buen éxito.

En 1905 fue coronado como poeta nacional de Colombia. En 1912 fue nombrado miembro de la Academia colombiana de la lengua, de la que fue su Secretario perpetuo. En 1912 el Gobierno de Colombia honró su memoria nombrándolo Gloria de las letras colombianas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×