30 mayo, 2024

La prosperidad en crisis

La gente quiere vivir en prosperidad y requiere trabajo e ingresos suficientes para cubrir gastos de vivienda, alimentación, educación, salud, seguridad social, jubilación, entre otros, y ahorrar. Las expectativas de una sociedad, por mínimas que sean, responden siempre a una racionalidad no politizada que no conjuga con el debate izquierda vs derecha, sea este con o sin populismos. En nuestro caso y con el propósito de obviar cualquier desviación filosófica y marginarnos de todo debate ideológico, bastaría con avanzar hacia la consecución de un Estado menos imperfecto a través de una institucionalidad forjada intrínsecamente en el Estado de derecho. ¿Vamos por el camino correcto?

Si nos afincáramos en la premisa de que el Estado es generalmente ineficiente y hoy por demás obeso, ¿por qué centrar entonces expectativas de que este en sus actuales condiciones solucione nuestros problemas? El crecimiento económico (no más impuestos), factor preponderante en la generación de empleo, requiere de un Estado ágil, reducido en su tamaño y presupuesto, pero sólido en su capacidad para promover el bien común a través de una seguridad jurídica sustentada en preceptos constitucionales y leyes acordes a estos tiempos. Montecristi 2008 es un atentado contra el futuro del país. ¿Cuándo seremos consultados sobre una nueva Carta Magna?

La tarea es titánica y la única receta válida a ser implementada implica racionalidad política y ortodoxa sensatez económica. No existen atajos para alcanzar aquella lejana y anhelada prosperidad.

Artículos relacionados

No es del socialismo que vive el Ecuador

“Para hacer la paz se necesitan al menos dos; mas para hacer la guerra basta uno solo”. – Neville Chamberlain –

No nos confundamos en pensar que del socialismo que trae este gobierno vive el país. Estamos viviendo del dinero del petróleo y de la estabilidad generada por la dolarización. Curiosamente ambas debemos agradecer al gobierno del presidente Gustavo Noboa Bejarano.

El presidente Noboa tuvo que manejar con mucha delicadeza y tino – y lo hizo muy bien – la dolarización que se la habían impuesto un día antes de su accidental gobierno. Consiguió bajar la inflación del 98% a un dígito. En aquel tiempo la balanza comercial no estaba tan a favor como para mantener la dolarización, pero como los migrantes estaban bien, el dinero que enviaban a sus parientes en el país era lo que tenía funcionando el sistema.

Comunidad del Sur

La nacionalidad es un vínculo jurídico político de las personas con el Estado, y por lo general esta se obtiene por nacimiento o por naturalización. En Ecuador por ejemplo, los ecuatorianos son ciudadanos y gozarán de los derechos establecidos en la Constitución, que son muchísimos.

Para ostentar la referida ciudadanía sudamericana, seguramente se requerirá ser nacional de alguno de los Estados miembros; sin embargo, lo interesante radica en conocer cuáles serán los beneficios para los ciudadanos, pues es lógico que al ostentar una nacionalidad, esta dé al portador una serie de derechos nuevos, como la libre circulación de bienes y servicios, la protección del consumidor, la seguridad social, la salud pública, la igualdad de oportunidades, libre acceso a un puesto de trabajo, libre circulación y residencia en cualquier país de Sudamérica, derecho a elegir y a ser elegido en cualquier país de la región, y desde luego el derecho de petición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×