30 mayo, 2024

El intervencionismo de Estado y sus consecuencias

Desde el retorno a la democracia el país ha retrocedido social, política y económicamente a manos de toda clase de políticos que desde el poder se han allanado a un concepto intervencionista preponderante en regímenes de izquierda. Los detentores del poder político han utilizado al Estado (llámese Gobierno) como ente interventor en las vidas de los electores, aplicando desde un aparente proteccionismo a través de subsidios hasta tasas de interés camufladas como instrumentos de supuesta estimulación económica. Difícil argumentar que los ciudadanos sientan que el Estado sea un aliado en su procura por un mayor bienestar.

Parecería que los políticos se disputaran un liderazgo para lograr que el Estado colme de estímulos a los electores, por cierto no todos contribuyentes por ingresos debido justamente a la intervención estatal. Sin equivocación alguna ese mismo Estado, a través del poder constituido, ha sido el proveedor de la mayor pobreza jamás registrada en la historia. Así las cosas, ¿por qué esperar que nuestro porvenir, a manos de un Estado omnipotente y derrochador al cual continuamos engordando, cambie radicalmente ante la ausencia de austeridad presupuestaria y clarísimas limitaciones en las libertades ciudadanas?

Las sociedades libres son siempre más prósperas que los políticos que las comandan. Mientras la derecha oportunista continúe guiñando a la izquierda proteccionista no habrá redención para una sociedad estropeada principalmente por quienes coyunturalmente defienden al Estado en beneficio propio.

Artículos relacionados

Mayor desempleo

De acuerdo a la información que proporciona el gobierno el índice de DESEMPLEO que se tiene en el país es favorable, las plazas de trabajo han aumentado, es decir que aquellos que no tienen un empleo y una remuneración fija mensual, han disminuido considerablemente, esto nos presenta ante el mundo con un puntaje conveniente. Indudablemente la cifra debe ser mentirosa ya que lo que se palpa es otra realidad.

En días pasados se cancelo de un solo golpe cerca de 4.000 empleados públicos, en su mayoría pertenecientes al aérea de la salud, se uso como fundamento un Decreto Presidencial que esta revestido de dudosa ilegalidad; igualmente se utilizo cierto tipo de evaluación donde se califica a los burócratas de corrompidos, incapaces y vagos. En la demoledora decisión, cayeron justos y pecadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×