25 junio, 2024

¿Quién paga los impuestos?

Los tributos se establecen para que el Estado financie los servicios que debe prestar a la colectividad, con miras al bien común. Esta es ley universal permanente, no importa el sistema de gobierno que rija a un país.

La creación de impuestos y tasas tiene su basamento en la justicia, pero su abuso puede generar malestar, del que principalmente se beneficia la maquinaria burocrática, en perjuicio de los que menos tienen.

Esto ocurre también cuando el Estado cree gravar a los estratos sociales más pudientes planteando la tesis de que «el que más gana más paga”. Porque en realidad aquellos no lo sacan de su utilidad, sino que lo trasladan al costo de los productos que venden o al servicio que prestan. En consecuencia, mientras más imposiciones se creen aumenta la inflación y como siempre, es el menos rico el afectado.

Esta conducta, esta mecánica o modo de ser y pensar, no puede cambiar con discursos y menos con coacciones o controles legales. La naturaleza humana actúa así. Es una constante suya.

Es falso y demagógico hacer creer que cuando se decretan tributos sujetos a escala, va a pagar más el que más tiene. Así sucede con el costo de la energía eléctrica, el agua potable, la matriculación de vehículos, etc.; no afectarán a los adinerados, porque ellos gravarán los servicios que prestan. De cualquier forma que se lo presente, lo pagará el pueblo.

Esta actitud no sólo proviene del egoísmo personal o la descristianización de la sociedad, sino que se promueve desde las altas esferas del Gobierno. Es que todos sabemos y sentimos que los impuestos se destinan principalmente a prebendas de la burocracia, no a prestaciones y servicios de la comunidad, fin verdadero del Estado.

Para cambiar esta mentalidad, deben los gobernantes dejar trabajar a las empresas que generan empleos, dinero y divisas, y ellos demostrar con trabajo y eficiencia, que su finalidad es de servicio y no la búsqueda de privilegios personales y ventajas partidistas.

Artículos relacionados

Él ordena romper la Ley ¿Puede esperar que mañana para él se la ejerzan?

Aunque es común que el “Presidente” monte actos escénicos, lleno de histeria e histrionismo, esta vez ordenó a “su representante” en la provincia que detenga a los “metropolitanos” (Policía Metropolitana DE LA CIUDAD) “que no dejen trabajar a los informales en las calles”. Estaba disponiendo en contra de lo que él tanto reclama: Que se viole, ahí sí, la Majestad de la Ley. Comenzando porque el Gobernador es un representante “administrativo” del Ejecutivo y no está dentro de sus funciones la capacidad de quitar la libertad a nadie, menos aún cuando estas personas, o representantes de la autoridad legal, estén cumpliendo lo estrictamente nomotético.

Por supuesto los súbditos borreguitos se llenaron de alabanzas para su amo que les pedía actuar con majadería.

1 comentario

  1. Felicitaciones por su pensamiento
    En efecto el estado debe garantizar los servicios básicos y no beneficiar a ningún individuo del sector público

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×