22 junio, 2024

Cuando escucho las palabras del silencio…

Hay momentos donde necesito estar conmigo en solitario, pero mis pensamientos me arrastran hacia ti.

Desesperadamente busco mis respuestas en las oquedades pardas del despacio espacio.

Son divagaciones percibidas por mi necesidad incontenible de repensar mis soledades…

Desaforadamente me pregunto y repregunto,

Pero como clamor a mis disquisiciones solo escucho el grito silencioso de un eco  enmudecido.

Haga lo que haga, la intelectualidad de mi percibir regresa a ti.

Te he amado como nuca he amado a nadie,

Te adoro desde mucho antes de poderte amar…

Llegaste al otoño de mi vida cuando ya no te buscaba.

Eres la consecuencia de lo anhelado desde que tuve conciencia de amar en mis entrañas…

Piense lo que piense o haga lo que haga; asombrado descubro que en mis más profundos silencios, te quiero más en cada te quiero que no te pueda decir…

 

Artículos relacionados

Poema Semanal: Alma Fuerte

Pedro Bonifacio Palacios, poeta argentino que escribió con el pseudónimo de Almafuerte, nació en San Justo, en el suburbio oeste de Buenos Aires en 1854. Su primera carrera fue como pintor, pero al no lograr una beca de estudios en Europa, se dedicó a enseñar y a escribir. Entró en política y sus escritos mordaces le valieron más de un revés en su vida. Llegó por elección a la Cámara de Diputados y fue columnista del periódico “El pueblo”.

Entre sus obras más brillantes están sus “SIETE SONETOS MEDICINALES”: “¡Avanti!”, “¡Piu avanti!”, ¡Molto piu avanti!”, “¡Molto piu avanti ancora!”, “¡Moltisimo piu avanti ancora!”, “¡Vera violeta!” y “La yapa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×