18 abril, 2024

Un peligro

Lo que está ocurriendo en Perú, gracias al recién electo Castillo, es un peligro. ¡Es una bomba de tiempo! El Perú, así como Ecuador, pese a todas las corrupciones, las pillerías, los robos, los políticos deshonestos, es un país democrático. En Ecuador y en Perú, vivió el Padre de la democracia, Don José Joaquín de Olmedo, que en su Alfabeto para un niño, en la letra T, dice:

“Tiranía y opresión
suenan y expresan lo mismo,
para salir de este abismo,
¡es honrosa toda acción!”.

Ecuador y Perú, son dos pueblos gemelos. Ecuador tuvo la suerte este año de poder elegir un presidente honrado, trabajador y honesto. ¡Ojalá le permitan trabajar! Perú, tuvo que elegir entre la corrupción y el socio comunismo, es decir ¡entre el hambre y la necesidad! ¡No tuvo una opción digna!, pero el pueblo sigue siendo el mismo y la gran mayoría, es democrática.

Si el presidente Castillo tuviese una onza de cerebro, cambiaría radicalmente su forma de proceder y buscaría la forma democrática de actuar, olvidaría las consignas ideológicas socio comunistas, y recibiría el amor y el beneplácito de todo su pueblo. Se evitaría ser recordado como otro Chávez, Ortega, Correa, Maduro, Fernández, y evitaría lo que se le viene a Perú si continúa por el camino errado.

Los latinoamericanos, somos un pueblo desordenado, rebelde, jodido, pero amamos la democracia y la libertad. Nadie quiere la esclavitud, ni el borreguismo. Cuando nos atacan, luchamos y estamos dispuestos a perder hasta perder hasta la última gota de nuestra sangre, por recuperar nuestra libertad.

Si Castillo no cambia radicalmente y empieza a respetar los derechos humanos y la democracia, si continúa intentando convertir a Perú en otra Venezuela, Nicaragua, Cuba o Argentina, me temo que va a correr sangre de inocentes, porque el pueblo peruano, ya conoce, como el ecuatoriano (porque ha visto sufrir, y ha recibido miles de venezolanos en éxodo), las desgracias del socio comunismo, la gente no huye por idiota, sino por hambre y miseria.

Artículos relacionados

El falso heroísmo de Correa

Cada vez que veo a Correa en la televisión me pregunto: ¿Que hace metido en pleito ajeno y por qué no está trabajando para nosotros en lugar de perder su tiempo tratando de solucionar problemas de otros?

Los ecuatorianos no le pagamos el sueldo para que se la pase viajando y buscando arreglos a los líos de otros países y peor si en estos, el principio de la libre determinación de sus propios pueblos exige que nadie intervenga.

Este falso heroísmo solo camufla la intensión de figuretear para estar en la mira de la atención internacional.

Para su desmedida vanidad, el Ecuador ya resulta chico y ahora su hipertrofiado ego necesita el reconocimiento universal para así calmar sus ansias de querer ser como Bolívar, autoproclamándose el paladín de la democracia latinoamericana.

2 comentarios

  1. ahora un pediatra experto en politica nacional aventurandose a hablar de politica internacional, me pregunto será bueno en su área, ya que parece un todologo, y a veces ya raya en denunciologo, la guga ayala tiene una buena competencia con este pitoniso

    1. guamàn, no seas insolente, dedícate a trabajar sanduchero. las ratas roboluicionarias que gobiernan con ideologías socialistas, solo han empobrecido a los pueblos, si no te das cuenta, es porque eres borrego y recibes paga de tu mameluco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×